Ma­yo­ría de Go­bierno

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Ha si­do ex­pli­ca­da con me­ri­dia­na cla­ri­dad la exi­gen­cia de un acuer­do en­tre PSOE y Po­de­mos, y que esa prio­ri­dad tie­ne una fórmula que es el Go­bierno de coa­li­ción. Aca­ba de pro­du­cir­se en Ita­lia el acuer­do, en prin­ci­pio ca­si im­po­si­ble, en­tre Mo­vi­mien­to Cin­co Estrellas (M5S) y el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co (PD), des­pués de años de en­fren­ta­mien­to, su­peran­do ri­va­li­da­des per­so­na­les y des­ca­li­fi­ca­cio­nes.

Hay un pun­to co­mún en­tre la con­ver­gen­cia ita­lia­na y la que pu­die­ra dar­se en­tre no­so­tros. En am­bos ca­sos exis­te una ra­zón de pe­so pa­ra el acuer­do: la ne­ce­si­dad de fre­nar la ame­na­za de la ex­tre­ma de­re­cha, in­mi­nen­te con la ofen­si­va

de Sal­vi­ni en Ita­lia, a me­dio pla­zo en Es­pa­ña con la recuperaci­ón pre­vi­si­ble del elec­to­ra­do de PP-Cs-Vox de ce­le­brar­se nue­vas elec­cio­nes, mien­tras la iz­quier­da que­da­ría encerrada en un ca­lle­jón sin sa­li­da. Y, a pe­sar de las di­fe­ren­cias re­gis­tra­das en los úl­ti­mos tiem­pos, tam­bién ha­bía an­te­ce­den­tes de apro­xi­ma­cio­nes, más acu­sa­das in­clu­so en­tre PSOE y Po­de­mos des­de el triun­fo de la mo­ción de cen­su­ra a Ma­riano Ra­joy, en tan­to que la po­si­bi­li­dad de un acuer­do M5S-PD se ha­bía ba­ra­ja­do en Ita­lia fren­te a Sal­vi­ni ya tras las úl­ti­mas elec­cio­nes, pe­ro fue reventada per­so­nal­men­te por Mat­teo Ren­zi des­de un po­pu­lar pro­gra­ma de te­le­vi­sión, Che tem­po che fa. Ade­más, con re­gis­tros bien di­fe­ren­tes, am­bas for­ma­cio­nes pro­po­nían po­lí­ti­cas de cam­bios, ahora con­ju­ga­dos.

La cer­ca­nía es ma­yor en­tre el PSOE y Po­de­mos, y sin em­bar­go, tal vez por eso los pun­tos de frac­tu­ra son más cla­ros, en la me­di­da que el par­ti­do de Pa­blo Igle­sias, con la coa­li­ción, exi­ge una nue­va dis­tri­bu­ción del po­der, en la lí­nea pa­leo­co­mu­nis­ta de coali­gar­se bus­can­do su­plan­tar al hoy so­cio ma­yo­ri­ta­rio. Los de­fen­so­res de la unión sin más de­be­rían pre­gun­tar­se por la sig­ni­fi­ca­ción de mo­men­tos ta­les co­mo el re­cha­zo de Igle­sias en la in­ves­ti­du­ra a la ofer­ta re­ci­bi­da, tan ri­dícu­lo co­mo que el obs­tácu­lo eran po­lí­ti­cas ya trans­fe­ri­das.

Se tra­ta­ba de im­po­si­ción o muer­te. Va­le la pe­na leer el re­cien­te “pro­gra­ma” pro­coa­li­ción, don­de Po­de­mos afir­ma que “el PSOE re­pre­sen­ta la reac­ción más con­ser­va­do­ra”, así co­mo an­tes Sán­che­zBo­rrell-Cal­vi­ño for­ma­ban par­te de la “coa­li­ción neo­li­be­ral” de Mer­kel. Cu­rio­sa for­ma de tra­tar al in­mi­nen­te alia­do, ac­ti­tud que ade­más en­la­za con el reite­ra­do pro­pó­si­to de des­gas­tar­le, vi­si­ble en la acu­sa­ción a Car­men Cal­vo, blan­co pre­fe­ri­do, por su di­fí­cil la­bor en el Open Arms. ¿Có­mo com­pa­gi­nar en un Go­bierno la con­cep­ción de “diá­lo­go” de Sán­chez con el re­fe­rén­dum y la me­sa de “diá­lo­go” de Igle­sias?

Pro­xi­mi­dad y abis­mo. Con­ven­dría mi­rar re­tros­pec­ti­va­men­te al pro­yec­to de Al­do Mo­ro y Ber­lin­guer en 1978, de in­te­grar al Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ita­liano (PCI) en la ma­yo­ría de go­bierno, con res­pon­sa­bi­li­da­des con­cre­tas, y con la mi­ra pues­ta ex­plí­ci­ta­men­te en la coa­li­ción en ca­so de ser el ba­lan­ce fa­vo­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.