La hi­ja de la acu­sa­da se nie­ga a es­cu­char­la: “No me sien­ta bien”

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

“La tes­ti­go no quie­re ver a la acu­sa­da”. Es lo pri­me­ro que se es­cu­cha a tra­vés de una pan­ta­lla por la que Ju­dit Re­don­do, hi­ja de Ana Ju­lia Que­za­da, tes­ti­fi­ca des­de Bur­gos. La jo­ven de 25 años, es­ce­ni­fi­ca la nu­la re­la­ción con su ma­dre des­de que fue de­te­ni­da. “No me sien­ta bien. No quie­ro es­cu­char­la”, di­ce llo­ran­do. An­tes so­lo se cru­za­ban what­sapps, afir­ma Ju­dit, que la me­dia­no­che del 27 de fe­bre­ro de 2018 re­ci­bió una lla­ma­da. Su ma­dre le ha­bló de la des­apa­ri­ción de Ga­briel.

Re­don­do se sin­tió “uti­li­za­da” cuan­do Que­za­da le pi­dió, días más tar­de, ha­blar mal de su ex­ma­ri­do al psi­có­lo­go que ayu­dó a la fa­mi­lia du­ran­te la bús­que­da del ni­ño. Es­te pro­fe­sio­nal, Fran­cis­co Mar­tín, re­la­ta que la ma­dre, Pa­tri­cia Ra­mí­rez, a la que tra­ta­ba des­de 2017, le con­tó que su pe­que­ño su­fría “sen­sa­cio­nes de an­gus­tia" y “mie­do ines­pe­cí­fi­co” an­te la acu­sa­da. Tam­bién “te­rror a dor­mir so­lo” cuan­do dor­mía en Ví­car (Al­me­ría) don­de Que­za­da re­si­día con Án­gel Cruz, en­ton­ces su pa­re­ja. An­te la pre­gun­ta de la de­fen­sa, Fran­cis­co To­rres, de si los síntomas son com­pa­ti­bles con los de otros hi­jos de pa­dres se­pa­ra­dos, el ex­per­to res­pon­de: “Es po­si­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.