Ro­bert Frank, el fo­tó­gra­fo de la tras­tien­da del sue­ño americano

El País (País Vasco) - - CULTURA - GLO­RIA CRES­PO MACLENNAN

El au­tor, quien tam­bién di­ri­gió más de 30 pe­lí­cu­las, fa­lle­ce a los 94 años

Ro­bert Frank, uno de los fo­tó­gra­fos más in­flu­yen­tes del si­glo XX, mu­rió ayer en In­ver­ness, una pe­que­ña lo­ca­li­dad de la pro­vin­cia ca­na­dien­se de No­va Sco­tia, a los 94 años, se­gún con­fir­mó Pe­ter Ma­cGill, de la ga­le­ría Pa­ce-Ma­cGill de Nue­va York, al dia­rio The New York Ti­mes. Na­ci­do en Zú­rich (Sui­za) en 1924, Frank se con­so­li­dó co­mo uno de los gran­des de la fo­to­gra­fía tras pu­bli­car The Ame­ri­cans, un con­jun­to de imá­ge­nes en blan­co y ne­gro de sus via­jes a tra­vés de Es­ta­dos Uni­dos en los años cin­cuen­ta.

“Soy un pe­re­grino y un fo­ras­te­ro”, can­ta­ba Johnny Cash. Y así se de­fi­nía Frank. “Lle­gué don­de que­ría lle­gar, pe­ro no resultó ser el lu­gar que es­pe­ra­ba en­con­trar. Aún si­go sien­do un out­si­der”, le di­jo al crí­ti­co bri­tá­ni­co Sean O’Ha­gan en 2004. En la úl­ti­ma etapa de su vi­da Frank se­guía sien­do el hom­bre in­con­for­mis­ta, es­qui­vo y fiel a sus creen­cias que a me­dia­dos de los cin­cuen­ta re­de­fi­nió la fo­to­gra­fía con las 83 ins­tan­tá­neas pu­bli­ca­das en The Ame­ri­cans ,un re­su­men de su pe­re­gri­na­ción pa­ra mos­trar a los es­ta­dou­ni­den­ses el país en que vi­vían.

Po­co des­pués, qui­zás te­me­ro­so de re­pe­tir­se crea­ti­va­men­te, guar­dó su Lei­ca en un ar­ma­rio y se de­di­có al ci­ne. No re­gre­sa­ría a la fo­to­gra­fía has­ta una dé­ca­da más tar­de, pe­ro su ta­len­to ya ha­bía he­cho his­to­ria.

Te­nía 31 años cuan­do, ani­ma­do por Wal­ker Evans y sub­ven­cio­na­do por una be­ca Gug­gen­heim, se lan­zó a re­co­rrer EE UU en un Ford Coupe. Nue­ve me­ses, 10.000 mi­llas, 30 Es­ta­dos, 767 ca­rre­tes y 27.000 imá­ge­nes da­rían for­ma a The Ame­ri­cans. “Des­pués de ver es­tas fotos aca­bas no sa­bien­do si una ju­ke­box es más tris­te que un ataúd”, es­cri­bía Jack Ke­rouac en el li­bro. Frank di­sec­cio­nó Amé­ri­ca con la mi­ra­da im­po­lu­ta de un ex­tran­je­ro, una vi­sión pro­fun­da y poé­ti­ca que re­ve­la­ba lo que se es­con­día tras el sue­ño americano: la alie­na­ción, la in­jus­ti­cia, las di­fe­ren­cias so­cia­les y ra­cia­les, la so­le­dad y la tris­te­za. Y lo hi­zo uti­li­zan­do un len­gua­je nun­ca vis­to has­ta en­ton­ces.

“Aquel via­je hi­zo que me gus­ta­ra Amé­ri­ca”, di­ría el fo­tó­gra­fo, quien en 1963 ob­tu­vo la nacionalid­ad es­ta­dou­ni­den­se. Sin em­bar­go, la res­pues­ta an­te su tra­ba­jo no pa­re­ció com­par­tir su cri­te­rio: no so­lo se le acu­só de an­ti­ame­ri­cano, sino de an­ti­fo­tó­gra­fo. Aque­lla for­ma de mi­rar tan per­so­nal, me­ta­fó­ri­ca a la vez que real, desafia­ba a la vi­sión sim­plis­ta y trans­pa­ren­te que de­fen­día la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal del mo­men­to. El uso de de­sen­fo­ques, de so­bre y subex­po­si­cio­nes, de pe­lí­cu­las con grano, de co­pias con­tras­ta­das y de cor­tes ra­di­ca­les se opo­nía a los es­tán­da­res téc­ni­cos y es­té­ti­cos y da­ba a su fo­to­gra­fía ese to­que cru­do, am­bi­guo e im­pac­tan­te que per­se­guía. Que­ría atra­par de in­me­dia­to al es­pec­ta­dor, pe­ro tam­bién de­jar­le con tan­tos in­te­rro­gan­tes co­mo res­pues­tas.

El “ojo frío”

EE UU era la tie­rra pro­me­ti­da pa­ra es­te jo­ven ju­dío que de­ja­ba atrás el am­pa­ro de una fa­mi­lia aco­mo­da­da. Sui­za se ha­bía vuel­to pe­que­ña y abu­rri­da pa­ra él mien­tras da­ba sus pri­me­ros pa­sos co­mo apren­diz del fo­tó­gra­fo Her­mann Se­ges­ser. Tra­ba­ja­ría co­mo fo­tó­gra­fo co­mer­cial y con­fec­cio­na­ría con 40 ins­tan­tá­neas su pri­mer li­bro, que le sir­vió de pre­sen­ta­ción cuan­do lle­gó a Nue­va York en 1947 an­te el pres­ti­gio­so director de ar­te Ale­xey Bro­do­vich, quien le con­tra­ta­ría co­mo fo­tó­gra­fo asis­ten­te de la revista Har­per’s Ba­zaar. Allí co­no­ció a Louis Fau­rer, con quien com­par­tió cuar­to os­cu­ro, re­ne­gan­do de las im­po­si­cio­nes co­mer­cia­les que les im­po­nían en las re­vis­tas pa­ra las que co­la­bo­ra­ban, en­tre ellas Li­fe.

Via­jó por Bo­li­via y Pe­rú y a prin­ci­pios de los cin­cuen­ta re­co­rre­ría Eu­ro­pa —pa­só cuatro me­ses en Va­len­cia—, en­tre­nan­do ese “ojo frío” que de­fi­ni­ría a The Ame­ri­cans. Su ar­te no ad­mi­ti­ría con­ce­sio­nes.

“¿Por qué an­das con esa gen­te,

Ro­bert? Real­men­te, no tie­nen cla­se”, le pre­gun­ta­ba Wal­ker Adams cuan­do le in­vi­ta­ba a su apar­ta­men­to del Up­per East Si­de neo­yor­quino. Se re­fe­ría a los es­cri­to­res beats Jack Ke­rouac, Allen Gings­berg y Gre­gory Cor­so, con quien ha­bía en­ta­bla­do re­la­ción a me­dia­dos de los cin­cuen­ta. Ins­ta­la­do en la ca­lle Dé­ci­ma jun­to a su pri­me­ra es­po­sa Mary y sus dos hi­jos, Frank com­par­ti­ría sus vi­ven­cias e in­quie­tu­des ar­tís­ti­cas con aque­lla amal­ga­ma de ar­tis­tas ico­no­clas­tas (en­tre quie­nes tam­bién se en­con­tra­ban los ex­pre­sio­nis­tas abs­trac­tos) que fre­cuen­ta­ban el ba­rrio en bus­ca de nue­vas for­mas de ex­pre­sión.

The Ame­ri­cans se pu­bli­có en 1958 en Fran­cia y al año si­guien­te en EE UU. Tar­da­ría ca­si una dé­ca­da en con­ver­tir­se en una de las obras fun­da­men­ta­les de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Pe­ro a prin­ci­pios de los se­sen­ta, cuan­do su nom­bre co­men­za­ba a so­nar, Frank ya es­ta­ba de­di­ca­do ple­na­men­te al ci­ne. Su pri­me­ra pe­lí­cu­la, Pull My Daisy, di­ri­gi­da jun­to con el pin­tor Al­fred Les­lie, con­ta­ba con un guión na­rra­do y es­cri­to por Ke­rouac. Su obra un­der­ground, que abar­ca más de 30 tí­tu­los, desafia­ría to­dos los cá­no­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, aun­que no en­con­tró el re­co­no­ci­mien­to desea­do.

Hu­yen­do de la fama a la que le ca­ta­pul­tó The Ame­ri­cans, a prin­ci­pios de los se­ten­ta se ins­ta­ló en una re­mo­ta al­dea de Canadá con Ju­ne Leaf, su se­gun­da es­po­sa. En 1971. re­to­ma­ría la fo­to­gra­fía con la se­rie au­to­bio­grá­fi­ca The Li­nes of My Hand. Co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar con Po­la­roids y a in­cor­po­rar el co­lla­ge y el tex­to en sus ins­tan­tá­neas. La muer­te de sus dos hi­jos —An­drea en un ac­ci­den­te de avión y Pa­blo en un hospital psi­quiá­tri­co— dio a su obra un tono más des­ga­rra­dor y per­so­nal, que ex­plo­ra­ba la pér­di­da, la me­mo­ria, el cam­bio y la con­ti­nui­dad. “Mi tra­ba­jo pa­só de tra­tar so­bre aque­llo que veía a tra­tar de aque­llo so­bre lo que sen­tía”, co­men­ta­ría.

/ FRED STEIN ARCHIVES (GETTY IMA­GES)

Ro­bert Frank, con su Lei­ca en 1954.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.