La hi­jas­tra fe­mi­nis­ta de Ma­cron se en­fren­ta a Bol­so­na­ro

Tip­hai­ne Au­ziè­re pu­bli­ca un ví­deo con­tra el pre­si­den­te bra­si­le­ño y ani­ma con una eti­que­ta en la Red a de­nun­ciar ac­ti­tu­des mi­só­gi­nas

El País (País Vasco) - - GENTE - SIL­VIA AYU­SO,

Fran­cia no es Es­ta­dos Uni­dos y, aun­que la pri­me­ra da­ma ten­ga más pre­sen­cia —y aten­ción me­diá­ti­ca— que los cón­yu­ges de otros man­da­ta­rios eu­ro­peos, el res­to de la fa­mi­lia del pre­si­den­te sue­le que­dar en un dis­cre­to se­gun­do plano. Así ha su­ce­di­do tam­bién am­plia­men­te du­ran­te los dos años y me­dio que Em­ma­nuel Ma­cron —de 41 años— lle­va en el pa­la­cio del Elí­seo. La fa­mi­lia de su es­po­sa Bri­git­te —de 66 y que tie­ne tres hi­jos de su pri­mer matrimonio que ron­dan la edad del pre­si­den­te— ra­ra­men­te se mues­tra en pú­bli­co.

Ahora, sin em­bar­go, Tip­hai­ne Au­ziè­re, la hi­ja me­nor de la pri­me­ra da­ma, ha al­za­do la voz con­tra los ata­ques ma­chis­tas que des­de ha­ce se­ma­nas su­fre su ma­dre por par­te de miem­bros del Go­bierno bra­si­le­ño. La abo­ga­da ha di­cho bas­ta y ha ini­cia­do en las re­des so­cia­les una cam­pa­ña pa­ra de­nun­ciar ac­tos de mi­so­gi­nia con la eti­que­ta #ba­lan­ce­ton­mi­so, “de­nun­cia a tu mi­só­gino”.

“Es­ta­mos en 2019 y hay res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos que ata­can a una mu­jer pú­bli­ca por su fí­si­co”, ex­pli­ca Au­ziè­re en un bre­ve ví­deo que ha subido a sus re­des so­cia­les. En la gra­ba­ción, lla­ma a lle­var —y de­nun­ciar— el te­ma de la mi­so­gi­nia a las dis­cu­sio­nes “en fa­mi­lia, en las em­pre­sas y en las ur­nas”.

Mien­tras ha­bla, la hi­ja de Bri­git­te Ma­cron mues­tra va­rias no­ti­cias so­bre los in­sul­tos del Go­bierno de Jair Bol­so­na­ro a su ma­dre. Las ve­ja­cio­nes co­men­za­ron des­pués de que Ma­cron cri­ti­ca­ra al pre­si­den­te bra­si­le­ño por su res­pues­ta an­te los de­vas­ta­do­res in­cen­dios en la Ama­zo­nia y ame­na­za­ra con ve­tar el acuer­do de la Unión Eu­ro­pea con Mer­co­sur. El en­fren­ta­mien­to lle­gó a su cús­pi­de du­ran­te la cum­bre del G7 que Fran­cia or­ga­ni­zó en Bia­rritz a fi­na­les de agos­to, y en la que Ma­cron in­clu­yó la Ama­zo­nia en la agen­da. Un detalle que no gus­tó na­da a Bol­so­na­ro que, en­tre otros, em­pe­zó a ata­car a Bri­git­te Ma­cron.

El man­da­ta­rio bra­si­le­ño hi­zo un co­men­ta­rio jo­co­so en un men­sa­je de Facebook en el que un usua­rio com­pa­ra­ba des­fa­vo­ra­ble­men­te a la pri­me­ra da­ma fran­ce­sa y a la bra­si­le­ña, Mi­che­lle Bol­so­na­ro, de 37 años. Ma­cron no de­jó pa­sar la ofen­sa y, en rue­da de prensa des­de Bia­rritz, la­men­tó la si­tua­ción y ma­ni­fes­tó su es­pe­ran­za de que los bra­si­le­ños lo­gren te­ner un pre­si­den­te “que es­té a la al­tu­ra”.

La ac­ti­tud de Bol­so­na­ro y la reac­ción de Fran­cia hi­zo que mu­chos bra­si­le­ños, in­clui­das fi­gu­ras re­co­no­ci­das co­mo el es­cri­tor Paulo Coel­ho, pi­die­ran per­dón en las re­des so­cia­les a la pri­me­ra da­ma fran­ce­sa con la eti­que­ta #dis­cul­paB­ri­git­te. En un ra­ro ges­to, Bri­git­te Ma­cron apro­ve­chó un even­to a fi­na­les de agos­to pa­ra res­pon­der con un “mui­to obri­ga­da” (mu­chas gra­cias, en por­tu­gués). Aun así, los in­sul­tos han con­ti­nua­do. “El pre­si­den­te [Bol­so­na­ro] lo ha di­cho y es la ver­dad. Esa mu­jer es ver­da­de­ra­men­te fea”, di­jo el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Paulo Gue­des, el pa­sa­do jueves.

Me Too

Po­co des­pués, Tip­hai­ne Au­ziè­re res­pon­día con su ata­que a la mi­so­gi­nia en las re­des so­cia­les, que se ha­ce eco de la ver­sión fran­ce­sa del Me Too de 2017, cuan­do una pe­rio­dis­ta de es­ta nacionalid­ad in­vi­tó a las mu­je­res a de­nun­ciar ca­sos de abusos se­xua­les su­fri­dos con la eti­que­ta #ba­lan­ce­ton­porc (“de­nun­cia a tu cer­do”). El ví­deo ha si­do vis­to ya por ca­si me­dio mi­llón de in­ter­nau­tas.

La abo­ga­da, de 35 años, es la más me­diá­ti­ca de los hi­jos que Bri­git­te Ma­cron tu­vo con su pri­mer ma­ri­do, el ban­que­ro An­dréLouis Au­ziè­re. To­da­vía es­ta­ba ca­sa­da con él cuan­do co­no­ció a quien se con­ver­ti­ría en su se­gun­do es­po­so. Fue en 1993, en un ins­ti­tu­to je­sui­ta de Amiens don­de ella era pro­fe­so­ra de fran­cés y tea­tro y Em­ma­nuel Ma­cron uno de sus alum­nos, de la mis­ma edad y com­pa­ñe­ro de cla­se que su hi­ja me­dia­na, Lau­ren­ce, y so­lo sie­te años ma­yor que Tip­hai­ne.

Aun­que sus her­ma­nos ma­yo­res tam­bién se han de­ja­do ver oca­sio­nal­men­te y die­ron su apo­yo des­de el prin­ci­pio al can­di­da­to Ma­cron, Tip­hai­ne ha si­do la ca­ra más vi­si­ble de la fa­mi­lia de la hoy pri­me­ra da­ma. Ca­sa­da y con dos hi­jos, hi­zo ac­ti­va­men­te cam­pa­ña a fa­vor de Em­ma­nuel Ma­cron y se ha de­ja­do fo­to­gra­fiar va­rias ve­ces al la­do de la pa­re­ja pre­si­den­cial en es­tos años en el Elí­seo, pe­ro la de­fen­sa en Twit­ter de su ma­dre es pro­ba­ble­men­te el ges­to más con­tun­den­te has­ta ahora.

/ GETTY

Bri­git­te Ma­cron y Tip­hai­ne Au­ziè­re, en un ac­to de cam­pa­ña de Em­ma­nuel Ma­cron en 2017 en París.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.