El des­per­tar de los des­cen­dien­tes de es­cla­vos

El as­cen­so po­lí­ti­co del ac­ti­vis­ta Bi­ram Dah Abeid en­car­na el avan­ce en Mau­ri­ta­nia de un sec­tor mar­gi­na­do de la po­bla­ción

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JO­SÉ NA­RAN­JO,

Cár­cel de Aleg, en el sur de Mau­ri­ta­nia. Año 2015. Bi­ram Dah Abeid y Brahim Bi­lal, los dos mi­li­tan­tes más ac­ti­vos y co­no­ci­dos de la lu­cha con­tra la es­cla­vi­tud en su país, una prác­ti­ca prohi­bi­da pe­ro que se re­sis­te a des­apa­re­cer, pur­gan una pe­na de dos años por ma­ni­fes­ta­ción ile­gal. In­clu­so de­trás de los mu­ros de la pri­sión, los dos ac­ti­vis­tas ne­gros pue­den sen­tir la enor­me mo­vi­li­za­ción po­pu­lar a su fa­vor, tan­to den­tro co­mo fue­ra del país. “Bi­ram”, di­ce Bi­lal a su ami­go sa­bien­do que la li­be­ra­ción lle­ga­rá pron­to, “te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de cam­biar las co­sas en Mau­ri­ta­nia. Hoy exis­te In­ter­net, Fa­ce­book, What­sApp y po­de­mos ha­cer lle­gar nues­tro men­sa­je mu­cho más le­jos que nun­ca a una ju­ven­tud muy ac­ti­va que em­pie­za a reac­cio­nar. Es el mo­men­to”.

La es­cla­vi­tud es un te­ma sen­si­ble en Mau­ri­ta­nia. Aun­que no exis­ten da­tos ofi­cia­les por et­nias, se es­ti­ma que al me­nos la mi­tad de la po­bla­ción des­cien­de de an­ti­guos es­cla­vos, los ha­ra­ti­nes, mien­tras que la otra mi­tad es­tá for­ma­da por los lla­ma­dos ne­groa­fri­ca­nos y la mi­no­ría blan­ca de ori­gen ára­be y be­re­ber. La do­mi­na­ción de unos gru­pos o fa­mi­lias so­bre otros du­ran­te si­glos ha de­ja­do una hue­lla en for­ma de dis­cri­mi­na­ción, dé­bil ac­ce­so a la edu­ca­ción o ex­plo­ta­ción más o me­nos ve­la­da. Aún hoy son los des­cen­dien­tes de es­cla­vos y los miem­bros de et­nias co­mo la so­nin­ké o la peul quie­nes ocu­pan los ba­rrios más des­fa­vo­re­ci­dos y, por re­gla ge­ne­ral, quie­nes lle­van a ca­bo los tra­ba­jos más du­ros.

Nuak­chot, ca­pi­tal de Mau­ri­ta­nia. Ju­nio de 2019. Abeid, el ac­ti­vis­ta que en 2016 sa­lió de pri­sión con la in­ten­ción de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de su país, obtuvo el 18% de los vo­tos en las elec­cio­nes de ju­nio, un re­sul­ta­do no­ta­ble pa­ra un des­cen­dien­te de es­cla­vos en un país do­mi­na­do por una éli­te blan­ca ara­bo­be­re­ber. Aun­que el ge­ne­ral Moha­med Ould Gha­zoua­ni obtuvo un 52% de las pa­pe­le­tas y Abeid no al­can­zó su sue­ño, lo cier­to es que su­po re­co­ger el des­con­ten­to de bue­na par­te de la po­bla­ción pa­ra con­ver­tir­se en el nue­vo lí­der opo­si­tor, al­guien con quien ha­brá que con­tar en el de­li­ca­do juego de equi­li­brios que es la po­lí­ti­ca en es­te país.

Has­ta el len­gua­je de Abeid ha cam­bia­do. “Se es­tá pro­du­cien­do un cam­bio his­tó­ri­co”, ase­gu­ra, “los mau­ri­ta­nos es­tán re­cu­pe­ran­do la idea de pen­sar y ac­tuar jun­tos, más allá de las di­vi­sio­nes ét­ni­cas. El po­der ha in­ten­ta­do di­vi­dir­nos en com­par­ti­men­tos es­tan­cos y mi re­sul­ta­do de­mues­tra que he­mos tras­cen­di­do ese es­que­ma sec­ta­rio”. Si du­ran­te años su es­tra­te­gia fue la de pre­sen­tar­se co­mo el de­fen­sor de los es­cla­vos ne­gros, y es­te ha si­do su prin­ci­pal ni­cho de vo­tos, aho­ra tien­de la mano a to­das las co­mu­ni­da­des del país, in­clu­so a los mau­res blan­cos. “Ha mo­de­ra­do su len­gua­je, sa­be que de lo con­tra­rio nun­ca va a con­se­guir lle­gar a na­da”, ase­gu­ra un miem­bro de la éli­te dirigente.

“Pron­to es­te país se­rá la nue­va Su­dá­fri­ca”, ase­gu­ra Bi­lal, un mi­li­tan­te

La po­lí­ti­ca es­tá do­mi­na­da por una éli­te de ori­gen ára­be y be­re­ber

Pa­ra Bi­lal, com­pa­ñe­ro de pri­sión de Abeid que hoy si­gue lu­chan­do con­tra la es­cla­vi­tud y sus se­cue­las, la pri­me­ra prue­ba de que las co­sas es­tán cam­bian­do es que el Eje­cu­ti­vo de Gha­zoua­ni, nom­bra­do ha­ce unas se­ma­nas, cuen­ta con sie­te mi­nis­tros ha­ra­ti­nes de un to­tal de 24. “En los Go­bier­nos del ex­pre­si­den­te Ab­de­la­ziz ha­bía dos o tres, pe­ro aho­ra son sie­te y ade­más dos de ellos ocu­pan mi­nis­te­rios cla­ve co­mo In­te­rior y Jus­ti­cia”, ase­gu­ra Bi­lal.

A un la­do de la carretera que con­du­ce al fla­man­te nue­vo ae­ro­puer­to de Nuak­chot emer­ge el re­cién es­tre­na­do Pa­la­cio de Con­gre­sos, inau­gu­ra­do pa­ra una cum­bre de la Unión Afri­ca­na. Al vo­lan­te de su des­ven­ci­ja­do au­to­mó­vil, Omar re­co­no­ce ha­ber vo­ta­do por el cam­bio. “Abeid di­ce co­sas du­ras que son ver­dad, pe­ro que los otros ni se atre­ven a plan­tear”, ex­pli­ca. En el sa­lón de una lu­jo­sa ca­sa del ba­rrio de Las Pal­mas, el em­pre­sa­rio Ahmed de­gus­ta un té con dá­ti­les y ad­mi­te que le sor­pren­dió el re­sul­ta­do de Abeid. “Fue es­pec­ta­cu­lar, muy a te­ner en cuen­ta”, di­ce. En el re­mo­za­do dis­tri­to de Te­vragh Zei­na, co­ra­zón po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­vo de la ca­pi­tal, un cur­ti­do pe­rio­dis­ta se atre­ve a pro­nos­ti­car que lle­ga­rá el día en que un ha­ra­tin sea pre­si­den­te. “Qui­zás no sea Bi­ram, pe­ro él ha lo­gra­do lle­gar le­jos”, ad­vier­te.

Pri­mer re­le­vo de­mo­crá­ti­co

“La llave que abri­rá la puer­ta de una nue­va Mau­ri­ta­nia es la edu­ca­ción”, ase­gu­ra sin du­dar­lo Bi­lal. Gha­zoua­ni, que ac­ce­dió al car­go en el pri­mer re­le­vo de­mo­crá­ti­co de la his­to­ria de es­te país, pa­re­ce es­tar de acuer­do a te­nor de sus pro­me­sas de cam­pa­ña. Has­ta los opo­si­to­res más acé­rri­mos del ex­pre­si­den­te Ab­de­la­ziz con­fían en que su del­fín im­pri­mi­rá a su ges­tión un se­llo de ma­yor li­ber­tad, aper­tu­ra y desa­rro­llo. “Pro­ce­de de una tri­bu de eru­di­tos, es más re­fle­xi­vo y dis­cre­to que su an­te­ce­sor”, ase­gu­ra Mous­sa Ould Moha­med, un abo­ga­do que vo­tó por él. Aún es pron­to pa­ra sa­ber­lo.

La he­ri­da de la es­cla­vi­tud es­tá aún abier­ta, pe­ro de­fi­nir a to­do un país por ello no le ha­ce jus­ti­cia, tal y co­mo re­cor­da­ba en un re­cien­te en­tre­vis­ta con EL PAÍS el eco­no­mis­ta Car­los Lo­pes, uno de los pa­dres del acuer­do de li­bre co­mer­cio con­ti­nen­tal: “Hay mu­chos paí­ses que lo es­tán ha­cien­do bien (…) co­mo Mau­ri­ta­nia, que ha cam­bia­do mu­chí­si­mo, aun­que se sue­le ha­blar so­lo de su es­cla­vi­tud”.

Las vie­jas asig­na­tu­ras pen­dien­tes de las ten­sio­nes in­ter­co­mu­ni­ta­rias, la dis­cri­mi­na­ción y el con­trol del po­der por una éli­te po­lí­ti­co-mi­li­tar se per­ci­ben co­mo el au­tén­ti­co Ru­bi­cón. “Lle­ga­rá el día que ten­ga­mos un pre­si­den­te des­cen­dien­te de es­cla­vos. Es un asun­to de nú­me­ros, de pe­so de­mo­grá­fi­co, pe­ro tam­bién de con­cien­cia. Pron­to Mau­ri­ta­nia se­rá la nue­va Su­dá­fri­ca”, opi­na Bi­lal. “El pro­ble­ma no son las et­nias, sino el po­der ar­bi­tra­rio de quie­nes lo de­ten­tan”, ter­cia Abeid.

/ CARMEN ABD ALI (AFP)

Bi­ram Dah Abeid, du­ran­te un mi­tin en mar­zo en Nuak­chot.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.