El pro­fe­so­ra­do en­ve­je­ce mien­tras que­dan 1.780 pla­zas va­can­tes

La plan­ti­lla sa­le de la cri­sis ave­jen­ta­da tras años de re­cor­tes. La su­pre­sión del in­cen­ti­vo a la pre­ju­bi­la­ción dis­pa­ra un 93% el nú­me­ro de do­cen­tes de 60 a 64 años

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - IG­NA­CIO ZA­FRA,

El pro­fe­so­ra­do español ha sa­li­do de la cri­sis en­ve­je­ci­do co­mo con­se­cuen­cia de las se­ve­ras res­tric­cio­nes que se im­pu­sie­ron a la en­tra­da de nue­vo per­so­nal do­cen­te al sis­te­ma pú­bli­co du­ran­te los años de re­cor­tes. Mien­tras la OCDE re­co­mien­da que por ca­da dos pro­fe­so­res ma­yo­res de 50 años ha­ya uno me­nor de 30, en Es­pa­ña esa re­la­ción es de seis a uno, se­gún el in­for­me pre­sen­ta­do ayer por la Fe­de­ra­ción de Edu­ca­ción de Co­mi­sio­nes Obre­ras con mo­ti­vo del ini­cio de cur­so.

En ocho años, el gru­po de edad más nu­me­ro­so en­tre los pro­fe­so­res de co­le­gios e ins­ti­tu­tos pú­bli­cos ha pa­sa­do a ser el de 50 a 59 años, cuan­do en 2009 era el de 40 a 49. Los do­cen­tes me­no­res de 30 se han re­du­ci­do un 45%. Los que tie­nen en­tre 60 y 64 han au­men­ta­do un 93% —aun­que si­guen sien­do un gru­po re­la­ti­va­men­te re­du­ci­do—. Y dos de ca­da tres do­cen­tes tie­ne aho­ra más de 40 años, se­gún el es­tu­dio ela­bo­ra­do por CC OO con los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles, co­rres­pon­dien­tes al cur­so 2017-2018.

“Lo gra­ve no es que ha­ya pro­fe­so­res ma­yo­res, que hay mu­chos ex­ce­len­tes, sino que no se es­té pro­du­cien­do una re­no­va­ción por aba­jo. A par­tir de cier­ta edad, mu­chas ve­ces el pro­fe­so­ra­do pierde el rit­mo de los re­cur­sos que apa­re­cen en una so­cie­dad di­gi­tal co­mo la nues­tra, y que son el len­gua­je ha­bi­tual de los alum­nos. Y no es so­lo la tec­no­lo­gía. Los pro­fe­so­res jó­ve­nes tie­nen una pro­xi­mi­dad ge­ne­ra­cio­nal que les per­mi­te es­tar más cer­ca del mo­do en que los alum­nos cons­tru­yen el co­no­ci­mien­to; sa­ber qué can­cio­nes es­cu­chan, qué pe­lí­cu­las ven y qué ti­pos de re­la­cio­nes tie­nen fa­ci­li­ta la in­ter­ac­ción. Hay do­cen­tes ma­yo­res que son sen­si­bles a ello, pe­ro otros no”, afir­ma Mi­quel Mar­tí­nez, pro­fe­sor de Teo­ría de la Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Barcelona. “De­be­ría­mos fa­ci­li­tar la ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da de aque­llos que es­tén can­sa­dos y po­ner gen­te nue­va al la­do de bue­nos pro­fe­so­res con ex­pe­rien­cia, que no se van a que­rer ir por­que dis­fru­tan de lo que es­tán ha­cien­do”, pro­si­gue.

En 2010, en ple­na tor­men­ta eco­nó­mi­ca, el Go­bierno so­cia­lis­ta es­ta­ble­ció la lla­ma­da ta­sa de re­po­si­ción en las pla­zas de fun­cio­na­rios Maes­tros/as Se­cun­da­ria FP Es­cue­la ofi­cial de idio­mas

Mú­si­ca y ar­tes es­cé­ni­cas

Ar­tes plás­ti­cas y di­se­ño 9,7 247 do­cen­tes del 30%, que im­pli­ca­ba que de ca­da 10 ju­bi­la­cio­nes so­lo po­dían cu­brir­se tres. En 2012, el PP en­du­re­ció el lí­mi­te a uno de ca­da 10 y su­pri­mió los in­cen­ti­vos a las pre­ju­bi­la­cio­nes de los do­cen­tes a par­tir de los 60. En pa­ra­le­lo, las am­plia­cio­nes de plan­ti­lla me­dian­te la con­tra­ta­ción de in­te­ri­nos que­da­ron blo­quea­das. Pa­ra que el sis­te­ma aguan­ta­ra, se au­men­tó la ra­tio de alum­nos por aula y se alar­gó la jor­na­da lec­ti­va de los pro­fe­so­res.

Uno de los re­sul­ta­dos fue el en­ve­je­ci­mien­to ace­le­ra­do de las plan­ti­llas, que ha cons­ta­ta­do Em­par Barranco, pro­fe­so­ra de In­glés y je­fa de es­tu­dios en el ins­ti­tu­to pú­bli­co de Be­na­gua­sil (Valencia):

MEL 97/0

CV 4.600/682 MUR 1.300/0 BAL 1.070/226 “Hay mu­cha gen­te de mi ge­ne­ra­ción, de en­tre 50 y 59 años, dan­do cla­ses. Es un pro­ble­ma por el as­pec­to tec­no­ló­gi­co y tam­bién por­que nos ju­bi­la­re­mos mu­chos de gol­pe. Lo me­jor pa­ra un cen­tro es la mez­cla de ge­ne­ra­cio­nes, que en­ri­que­ce la ma­ne­ra de ver las co­sas”. Una opi­nión que com­par­te De­si­ré Mar­tín, de 27, pro­fe­so­ra de in­fan­til en un co­le­gio de Ma­drid: “Lo me­jor son los equi­pos de eda­des dis­tin­tas. Apren­do mu­cho de los más ma­yo­res y creo que los jó­ve­nes apor­ta­mos ener­gía e ilu­sión”.

Jo­sé Ruiz, res­pon­sa­ble de En­se­ñan­za Pú­bli­ca de Co­mi­sio­nes Obre­ras y coor­di­na­dor del in­for­me, cree que el efec­to re­ju­ve­ne­ce­dor de las dos gran­des opo­si­cio­nes ce­le­bra­das en 2018 y 2019, que han su­ma­do 51.000 pla­zas, se­rá es­ca­so, por­que en torno al 80% de las pla­zas son ocu­pa­das por in­te­ri­nos, cu­ya edad ya se te­nía en cuen­ta en el cálcu­lo.

Las ju­bi­la­cio­nes vol­vie­ron a po­der cu­brir­se al 100% en 2016. Pe­ro la ta­sa de re­po­si­ción si­gue vi­gen­te y ac­túa co­mo un to­pe en las ofer­tas pú­bli­cas de em­pleo. So­lo pue­den cu­brir­se pla­zas co­rres­pon­dien­tes a ju­bi­la­cio­nes y pues­tos que lle­ven cu­bier­tos de for­ma tem­po­ral al me­nos tres años. La úni­ca ma­ne­ra que las co­mu­ni­da­des han te­ni­do por tan­to de re­cu­pe­rar nú­me­ro de pro­fe­so­res —que a 1 de enero su­ma­ban 511.250, 2.214 me­nos que al ini­cio de la cri­sis— es con­tra­tan­do in­te­ri­nos, la­men­ta el so­cia­lis­ta Mi­guel So­ler, se­cre­ta­rio au­to­nó­mi­co de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na.

Tem­po­ra­li­dad

Una cir­cuns­tan­cia que re­du­ce el im­pac­to que las opo­si­cio­nes ce­le­bra­das es­tos dos úl­ti­mos cur­sos es­tán te­nien­do en la re­duc­ción del vo­lu­men de in­te­ri­nos. Y que, se­gún CC OO, “con­de­na al sis­te­ma a una tem­po­ra­li­dad cró­ni­ca”. El sin­di­ca­to cal­cu­la que la tem­po­ra­li­dad si­gue por en­ci­ma del 21% —el ob­je­ti­vo pac­ta­do con el Go­bierno pre­vé re­du­cir­la al 8%—, y es­ti­ma que se­rá ne­ce­sa­rio con­vo­car otras 89.000 pla­zas has­ta 2022 pa­ra re­du­cir­la.

Tam­po­co ha ayu­da­do a la es­ta­bi­li­za­ción del pro­fe­so­ra­do las 1.780 va­can­tes que de­ja­ron los sus­pen­sos en las opo­si­cio­nes de ju­nio. Una con­vo­ca­to­ria enor­me —30.462 pla­zas pa­ra las que se pre­sen­ta­ron 185.173 per­so­nas—, cen­tra­da so­bre to­do en el cuer­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.