La enemi­ga en mí

El País (País Vasco) - - CULTURA - JOR­DI COS­TA

CUA­TRO MA­NOS

Di­rec­ción: Oli­ver Kien­le. In­tér­pre­tes: Fri­da-Lo­vi­sa Ha­mann, Frie­de­ri­ke Becht, Detlef Bot­he. Gé­ne­ro: th­ri­ller. Ale­ma­nia, 2017. Du­ra­ción: 94 mi­nu­tos.

Hay per­so­nas que lle­van a su peor enemi­go den­tro y pe­lí­cu­las a las que les pa­sa exac­ta­men­te lo mis­mo. Cua­tro ma­nos, se­gun­do lar­go­me­tra­je del ale­mán Oli­ver Kien­le, po­dría ser un buen ins­tru­men­to pa­ra ex­pli­car los dos ca­sos. Sop­hie, la pro­ta­go­nis­ta de es­te th­ri­ller que se abre con afor­tu­na­das no­tas gó­ti­cas pa­ra de­jar­las de la­do has­ta sus imá­ge­nes fi­na­les, es una pia­nis­ta que su­frió un acon­te­ci­mien­to trau­má­ti­co en su in­fan­cia. Un su­ce­so trans­for­ma­dor que con­vir­tió a su her­ma­na en su pro­tec­to­ra a per­pe­tui­dad, que evo­lu­cio­nó a las­tre vi­tal en una exis­ten­cia re­gi­da por el mie­do an­tes de con­ver­tir­se en al­go así co­mo la som­bra in­te­rior de la que Sop­hie ya nun­ca po­drá des­em­ba­ra­zar­se.

La ima­gen que abre la pe­lí­cu­la —una per­vi­ven­cia de ca­se­rón gó­ti­co en un en­torno in­dus­trial— y la que ca­si lo cie­rra —un ele­gan­te mo­vi­mien­to de cá­ma­ra que aca­ba des­ve­lan­do una ver­dad re­fle­ja­da en un es­pe­jo— son las dos for­ta­le­zas evi­den­tes de un tra­ba­jo que se en­car­ga de em­bo­rro­nar­las a lo lar­go de to­do el me­tra­je. Cua­tro ma­nos es, en de­fi­ni­ti­va, una pe­lí­cu­la que no con­si­gue es­tar a la al­tu­ra de la pre­ci­sa ca­pa­ci­dad de sín­te­sis y la con­si­de­ra­ble fuer­za de esos dos mo­men­tos.

Kien­le op­ta por con­tar un th­ri­ller de per­so­na­li­dad es­cin­di­da re­cu­rrien­do a to­dos los efec­tis­mos de la ca­ja de tru­cos del ci­neas­ta que con­fía más en la sa­cu­di­da que en la es­tra­te­gia. No es un tra­ba­jo en ab­so­lu­to des­de­ña­ble, y la con­tras­ta­da la­bor de las ac­tri­ces Fri­da-Lo­vi­sa Ha­mann y Frie­de­ri­ke Becht lo­gra des­viar la aten­ción de las de­bi­li­da­des y las in­cohe­ren­cias del cuer­po prin­ci­pal de la pe­lí­cu­la, pe­ro el arran­que de Cua­tro ma­nos pro­me­te al­go más in­tran­qui­li­za­dor y, so­bre to­do, más at­mos­fé­ri­co y se­duc­tor que lo que aca­ba re­sul­tan­do. Cuan­do se ma­ni­fies­ta la fór­mu­la, des­apa­re­ce, irre­me­dia­ble­men­te, la fuer­za.

Fri­da-Lo­vi­sa Ha­mann (iz­quier­da) y Frie­de­ri­ke Becht, en Cua­tro ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.