Bi­den se reivin­di­ca co­mo la me­jor apues­ta de­mó­cra­ta pa­ra de­rro­tar a Trump

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AMANDA MARS,

El ter­cer de­ba­te te­le­vi­si­vo de las pri­ma­rias de­mó­cra­tas se con­vir­tió en una con­ver­sa­ción de ideas y es­tra­te­gia: so­bre si EE UU re­quie­re po­lí­ti­cas más atre­vi­das de cor­te so­cial­de­mó­cra­ta o si a la Ca­sa Blan­ca se vuel­ve por el cen­tro o la iz­quier­da. “Pue­de

En el de­ba­te, ce­le­bra­do en la no­che del jue­ves en Hous­ton, Joe Bi­den, vi­ce­pre­si­den­te de la era Oba­ma, se reivin­di­có co­mo la apues­ta más segura pa­ra de­rro­tar a Trump en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2020 y de­fen­dió su idea­rio cen­tris­ta fren­te a los dos pre­can­di­da­tos de­mó­cra­tas que le si­guen a la zaga en los son­deos, los se­na­do­res iz­quier­dis­tas Ber­nie San­ders y Eli­za­beth Wa­rren.

Bi­den em­pe­zó al ata­que, cues­tio­nan­do la via­bi­li­dad de los pla­nes de dos pro­gre­sis­tas de vie­ja es­cue­la, San­ders y Wa­rren, so­bre sa­ni­dad, uno de los asun­tos más com­ple­jos en la po­lí­ti­ca in­ter­na y de los más san­gran­tes pa­ra la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Tam­bién uno de los di­le­mas que más di­vi­den a los pro­pios de­mó­cra­tas. El ex­vi­ce­pre­si­den­te de­fen­dió me­jo­rar la co­ber­tu­ra pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses par­tien­do de la re­for­ma de Oba­ma y cri­ti­có con du­re­za la pro­pues­ta más atre­vi­da, que apues­ta por ex­ten­der el sis­te­ma pú­bli­co de co­ber­tu­ra de los ma­yo­res de 65 años (Me­di­ca­re) a to­da la po­bla­ción y, ade­más, eli­mi­nar el sis­te­ma pri­va­do de se­gu­ros.

“¿Có­mo va­mos a pa­gar­lo?”, se pre­gun­tó Bi­den. “Mi ami­ga y se­na­do­ra a la iz­quier­da [en re­fe­ren­cia a Wa­rren] no ha di­cho có­mo va a pa­gar­lo, pe­ro yo sí di­go có­mo voy a pa­gar mi pro­pues­ta”. que te gus­te más otro can­di­da­to, pe­ro tie­nes que fi­jar­te en quién va a ga­nar”, di­ce la es­po­sa del fa­vo­ri­to Joe Bi­den, Jill, en un anun­cio. Un pu­ña­do de can­di­da­tos muy di­ver­sos le lle­van la con­tra­ria: la victoria de al­guien tan he­te­ro­do­xo y di­vi­si­vo co­mo Trump re­fu­tó las le­yes de la ele­gi­bi­li­dad.

Cuan­do San­ders re­pro­chó que EE UU es­tá pa­gan­do en sa­lud el do­ble per cá­pi­ta que Ca­na­dá, es­pe­tó: “Es­to es Amé­ri­ca”.

De­cía Toc­que­vi­lle que los ame­ri­ca­nos ado­ran los cam­bios, pe­ro te­men las re­vo­lu­cio­nes. “Ca­da día cam­bian o mo­di­fi­can co­sas se­cun­da­rias, y se cui­dan mu­cho de no to­car las prin­ci­pa­les”, es­cri­bió. Na­die co­mo Bi­den re­pre­sen­ta ese es­pí­ri­tu en es­ta carrera, ya ven­ga a cuen­ta de la sa­ni­dad, de la re­gu­la­ción de ar­mas, o de la in­mi­gra­ción. Cues­tio­nó que un pre­si­den­te pue­da prohi­bir

los ri­fles de asal­to (que sue­len usar­se en los ti­ro­teos ma­si­vos) me­dian­te una orden eje­cu­ti­va, al­go que sí de­fien­de la se­na­do­ra Ka­ma­la Ha­rris. “Hay co­sas que no se pue­den ha­cer”, di­jo. “Sea­mos cons­ti­tu­cio­na­les”, in­sis­tió. Mien­tras, Ha­rris le in­te­rrum­pía ha­cien­do su­yo el le­ma de Oba­ma: “Bueno, Joe, en lu­gar de de­cir, ‘no po­de­mos’, di­ga­mos ‘sí po­de­mos’ (Yes, we can)”.

Fue uno de los ins­tan­tes más des­crip­ti­vos del ta­ble­ro de­mó­cra­ta en es­tos mo­men­tos. Si hu­bie­ra que tra­zar un pa­ra­le­lis­mo con 2008, Bi­den en­car­na la pri­me­ra can­di­da­tu­ra de Hi­llary Clin­ton, la ex­pe­rien­cia y el dis­cur­so prag­má­ti­co fren­te al men­sa­je ins­pi­ra­dor de aquel jo­ven se­na­dor de Illi­nois que se con­vir­tió en el pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano de la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se. Hoy, la ilu­sión oba­mis­ta, la que ha­bla de re­fun­da­cio­nes, se en­cuen­tra re­par­ti­da en­tre un gru­po de pre­can­di­da­tos muy di­ver­so. Nun­ca se ha­bían pre­sen­ta­do tan­tas mu­je­res (el jue­ves coin­ci­die­ron en el es­ce­na­rio Wa­rren, Ha­rris y Amy Klo­bu­char), hay un as­pi­ran­te de ori­gen asiá­ti­co, An­drew Yang, que pro­po­ne una ren­ta uni­ver­sal, to­da una re­vo­lu­ción en EE UU, y otro de tan so­lo 37 años que es el pri­me­ro abier­ta­men­te ho­mo­se­xual. A la ca­be­za, sin em­bar­go, si­gue el ve­te­rano Bi­den.

Una nue­va fa­se

Era la pri­me­ra vez que los tres me­jor si­tua­dos en las en­cues­tas se veían las ca­ras en un de­ba­te, ya que, en lu­gar de par­ti­ci­par una vein­te­na de as­pi­ran­tes re­par­ti­dos en­tre dos no­ches, hu­bo una cri­ba pa­ra ex­cluir a la mi­tad —en fun­ción de su po­si­ción en son­deos y nú­me­ro de do­nan­tes— y so­lo la de­ce­na que pa­só el cor­te se ba­tió. La cam­pa­ña de pri­ma­rias ha en­tra­do ya en otra fa­se, en la que las fi­gu­ras con más ti­rón se dis­tan­cian del res­to y el ex­vi­ce­pre­si­den­te pa­re­ce ha­ber to­ma­do alien­to. Tu­vo su se­sión más enér­gi­ca has­ta la fe­cha y reivin­di­có el le­ga­do de Oba­ma, mien­tras sus ri­va­les re­cla­man po­lí­ti­cas más pro­gre­sis­tas.

Que Bi­den (76 años), San­ders (78) y Wa­rren (70) do­mi­nen los son­deos con au­to­ri­dad pa­ra la carrera de 2020 re­fle­ja que la ma­yor mo­vi­li­za­ción del vo­to jo­ven no im­pi­de que el can­di­da­to pre­di­lec­to sea un sep­tua­ge­na­rio. A mu­cha dis­tan­cia de es­tos, con apo­yo en los son­deos in­fe­rior a los dos dí­gi­tos, fi­gu­ran Ha­rris, But­ti­gieg y los te­xa­nos Be­to O’Rour­ke, ex­con­gre­sis­ta, y Ju­lián Castro, ex­se­cre­ta­rio de Vi­vien­da con Oba­ma.

/ WIN MCNAMEE (AFP)

Des­de la iz­quier­da, los can­di­da­tos de­mó­cra­tas Ber­nie San­ders, Joe Bi­den y Eli­za­beth Wa­rren, en un de­ba­te el jue­ves en Texas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.