Pá­ni­co en el ‘cam­ping’

Se­sen­ta per­so­nas pa­san ho­ras en­ca­ra­ma­das a me­sas y sa­ni­ta­rios por una to­rren­te­ra en Ca­bo de Ga­ta

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA ALFAGEME,

Dos de la ma­dru­ga­da en un bun­ga­low del cam­ping Ca­bo de Ga­ta (Almería). Se abre el cie­lo, Lau­ren­ce y Pie­rre ven có­mo el agua les cu­bre los pies en po­cos mi­nu­tos. “Pe­ro pa­sa un cuar­to de ho­ra y el ba­rro lle­ga aquí”, señala la mu­jer, de me­dia­na edad. Aquí es la en­tre­pier­na. “La ca­sa flo­ta­ba, co­mo si fue­ra un bar­co”. Sal­tan por la ven­ta­na, de­jan su Re­nault atrás con el que han via­ja­do por Es­pa­ña des­de Ba­yo­na y, a os­cu­ras, desafian­do la to­rren­te­ra, buscan tie­rra fir­me, la re­cep­ción.

“Rom­pi­mos los cris­ta­les, nos subimos a las me­sas y así es­tu­vi­mos has­ta las seis de la ma­ña­na”. Lle­ga­ron mu­chos más, “pe­rros, ni­ños, to­dos bus­can­do la al­tu­ra”. Los bom­be­ros, que lle­ga­ron so­bre las cua­tro de la ma­dru­ga­da del vier­nes tu­vie­ron que res­ca­tar a quie­nes, en los ba­ños se subie­ron a la­va­bos y ta­zas. Fue­ron 60 los eva­cua­dos del cam­ping cuan­do cla­rea­ba el día. Unas man­tas les es­pe­ra­ban en el Palacio de Con­gre­sos de El To­yo, una nue­va zo­na ur­ba­na en el ex­tre­mo oes­te de Almería ca­pi­tal. Ho­ras des­pués les tras­la­da­ron a un ho­tel.

Des­de allí, el gru­po de ros­tros bron­cea­dos de to­das las eda­des se subió a un au­to­bús ur­bano y re­gre­sa­ron al cam­ping por la tar­de. Pa­re­cían un equi­po. Ves­tían las mis­mas de­por­ti­vas, pan­ta­lo­nes de chán­dal, ca­mi­se­tas. Lim­pias y se­cas, cortesía de la Cruz Roja. Lau­ren­ce y Pie­rre tam­bién. Ella tie­ne as­pec­to de ha­ber llo­ra­do mu­cho.

Es­col­ta­do por un co­che de la po­li­cía lo­cal, el au­to­car con los eva­cua­dos cru­zó el pai­sa­je de in­ver­na­de­ros, en­tró en el par­que na­tu­ral del Ca­bo de Ga­ta y, muy cer­ca del des­tino, re­ba­só una rie­ra ce­ga­da, sal­pi­ca­da de ba­su­ra y plás­ti­cos. El cam­ping les re­ci­bió ta­pi­za­do con un ba­rro es­pe­so y ma­lo­lien­te que cu­bría los to­bi­llos. Al­gu­nas ca­si­tas es­ta­ban des­pla­za­das. Los por­ches de ma­de­ra se ha­bían des­ga­ja­do. Los chan­da­les in­ma­cu­la­dos de la co­mi­ti­va se vol­vían ma­rro­nes al en­fi­lar las calles.

Al fon­do de una de ellas cua­tro co­ches han que­da­do arrum­ba­dos por la ria­da. El de dos jó­ve­nes de Burdeos pa­re­ce cla­va­do en el cen­tro. Mien­tras re­co­gen los en­se­res em­ba­rra­dos, se­ña­lan el ni­vel del agua den­tro de su ca­si­ta. Ha lle­ga­do a la ro­di­lla. El co­che de otra pa­re­ja trein­tea­ñe­ra de Al­ca­lá de He­na­res cie­rra la ex­tra­ña for­ma­ción. Sa­can las ma­le­tas cu­bier­tas de ba­rro y las si­llas de pla­ya.“Ya es­ta­ba el ma­le­te­ro car­ga­do. El lu­nes em­pe­za­mos a tra­ba­jar”.

“¡Que nos mo­ri­mos!”

Fren­te al bar en el que se si­gue achi­can­do el ba­rro, Si­mo­na di­ce que co­gió un col­chón de un so­fá que te­nían fren­te a la ca­mio­ne­ta y que subió a los dos ni­ños en­ci­ma. Y al pe­rro. “No sa­bía­mos si el col­chón flo­ta­ba, Y así sa­li­mos”, cuen­ta la jo­ven ma­dre. So­lo un pun­to de luz ha­bía en to­do el cam­ping, una fur­go­ne­ta que se in­cen­dió. Di­ce la her­ma­na de Si­mo­na, muy exal­ta­da: “Nos lla­ma­ron so­bre las tres de la ma­ña­na, que nos mo­ri­mos, que nos mo­ri­mos. Avi­sé a mi no­vio, que es ca­bo de la Guar­dia Ci­vil y vi­ni­mos los pri­me­ros, va­dean­do”. Son de la zo­na. “Es­to es­tá muy cer­ca de la rie­ra, y por ahí des­aguan las aguas de to­da la zo­na”.

/ A.A.

Co­ches e ins­ta­la­cio­nes vol­ca­dos por la ria­da en el cam­ping de Ca­bo de Ga­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.