“Es­ta má­qui­na es mi ri­ñón; no pue­de via­jar en la bo­de­ga”

Pa­cien­tes que ne­ce­si­tan lle­var un apa­ra­to pa­ra la diá­li­sis de­nun­cian que al­gu­nas ae­ro­lí­neas no per­mi­ten me­ter­lo en ca­bi­na u obligan a com­prar un bi­lle­te ex­tra

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - SIL­VIA R. PON­TE­VE­DRA,

“To­dos los años iba a un país di­fe­ren­te, co­noz­co ca­si to­da Europa. Has­ta aquel vue­lo con Ibe­ria a Ro­ma, en 2017: pa­sé tan­ta an­gus­tia que ya no he vuel­to a arries­gar­me”. Ra­món Ro­drí­guez, ou­ren­sano de 73 años, es, co­mo le di­je­ron los mé­di­cos, un “mal re­cep­tor” sin op­ción a un tras­plan­te re­nal. “Soy de­pen­dien­te de una má­qui­na de por vi­da. Es una par­te de mi cuer­po”, ex­pli­ca.

To­dos los días, mien­tras duer­me, de­be per­ma­ne­cer co­nec­ta­do du­ran­te ocho ho­ras y me­dia a una ci­cla­do­ra pa­ra rea­li­zar­se la diá­li­sis pe­ri­to­neal, que di­fie­re de la más co­mún que lle­van a ca­bo má­qui­nas por­que es el pe­ri­to­neo (un te­ji­do que re­cu­bre la par­te in­te­rior del ab­do­men) el que fil­tra la san­gre. Es una cues­tión “de vi­da o muer­te”, di­ce, que to­do el mun­do pa­re­ce com­pren­der, “sal­vo de­ter­mi­na­do per­so­nal mal in­for­ma­do” de al­gu­nas com­pa­ñías aé­reas.

En aquel em­bar­que del vue­lo a Ita­lia, acom­pa­ña­do de su es­po­sa y su hi­jo, que en­ton­ces te­nía 11 años, quien se ne­gó a acep­tar su má­qui­na —apa­ga­da y den­tro de su co­rres­pon­dien­te ma­le­ta—, en la ca­bi­na de pa­sa­je­ros fue “la aza­fa­ta” que es­ta­ba en la puer­ta. La agen­cia de viajes “ha­bía aler­ta­do pre­via­men­te al ser­vi­cio mé­di­co de Ibe­ria”, la em­pre­sa es­ta­ba de­bi­da­men­te in­for­ma­da y no ha­bía pues­to im­pe­di­men­tos. “Lle­va­ba con­mi­go to­da la do­cu­men­ta­ción, in­clu­so una car­ta de Fo­men­to que de­cía que te­nía de­re­cho a vo­lar con mi equi­po”, re­la­ta. “Fac­tu­ré y pa­sé el con­trol de se­gu­ri­dad sin pro­ble­ma... has­ta que lle­gué al avión”. “Us­ted, con ese ma­le­tón no pue­de via­jar”, re­cuer­da el pa­cien­te que le re­pro­chó la em­plea­da. ‘¡Y ade­más con una mo­chi­la!”, pro­tes­tó la mu­jer por la bol­sa “con ro­pa” que lle­va­ba Ra­món a la es­pal­da. “Es­ta má­qui­na es mi ri­ñón, no pue­de ir en la bo­de­ga, no pue­do co­rrer el ries­go de que se es­tro­pee o se pier­da”.

Sil­via Pérez, ve­ci­na de Noia (A Co­ru­ña), de 31 años y ma­dre de dos ni­ños pro­ta­go­ni­zó una es­ce­na si­mi­lar el pa­sa­do 29 de agos­to. Vo­la­ba a Fuer­te­ven­tu­ra pa­ra “re­car­gar pi­las” an­tes del trans­plan­te de ri­ñón al que es­pe­ra so­me­ter­se en po­cos días. Tam­bién via­ja­ba con Ibe­ria y ha­bía avi­sa­do pre­via­men­te de que lle­va­ría con­si­go una ci­cla­do­ra en su co­rres­pon­dien­te ma­le­ta, que en to­tal “no al­can­za los 30 ki­los”. Las “pe­gas” del per­so­nal co­men­za­ron ya en el mos­tra­dor de fac­tu­ra­ción, y aun­que lo­gró su­pe­rar esa ba­rre­ra, ya no tras­pa­só la puer­ta del avión. Se que­dó en tie­rra sin so­lu­ción y abo­chor­na­da: “To­do ocu­rrió de­lan­te de los de­más pa­sa­je­ros, sin nin­gún de­re­cho a la in­ti­mi­dad. No me gus­ta que me vean co­mo una en­fer­ma, y no se me no­ta, pe­ro allí to­da la gen­te se en­te­ró”.

Re­ubi­ca­da en otro vue­lo

Por suer­te, del ae­ro­puer­to de La­va­co­lla (San­tia­go), se fue al hos­pi­tal, y al po­co ra­to su ca­so lle­gó a Al­cer (Aso­cia­ción pa­ra la Lu­cha con­tra las En­fer­me­da­des Re­na­les).

de ae­ro­lí­neas re­co­no­ce que “el Plan Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad ha­bla de ca­sos es­pe­cia­les y que re­cuer­da a los ae­ro­puer­tos que de­ben fa­ci­li­tar la en­tra­da por el con­trol de se­gu­ri­dad”, pe­ro que no va más le­jos. Ese tex­to, ex­pli­ca, no afec­ta a las com­pa­ñías y, de mo­men­to, “la de­ci­sión den­tro del avión de­pen­de de la po­lí­ti­ca co­mer­cial de ca­da ae­ro­lí­nea”. ALA asegura que des­de an­tes del ve­rano tra­ba­ja con Al­cer y es­tá “ha­cien­do un se­gui­mien­to” pa­ra re­sol­ver el en­tuer­to. Ha pe­di­do al co­lec­ti­vo do­cu­men­ta­ción téc­ni­ca so­bre las má­qui­nas, pa­ra co­no­cer sus com­po­nen­tes y acla­rar di­men­sio­nes y po­si­bles ries­gos que pue­dan su­frir en las bo­de­gas, e in­for­ma­ción so­bre la for­ma de ac­tuar “en otros paí­ses de Europa”. Se ar­mó tal “re­vue­lo” que por la tar­de, cuan­do ya es­ta­ba de vuel­ta en Noia, re­ci­bió una lla­ma­da de Ibe­ria. Te­nía que re­gre­sar in­me­dia­ta­men­te al ae­ro­puer­to por­que la com­pa­ñía la ha­bía re­ubi­ca­do en otro avión.

Al­cer re­ci­be que­jas to­dos los años por si­tua­cio­nes co­mo es­tas, que en unos ca­sos se de­ben a de­ci­sio­nes in­ter­nas de las ae­ro­lí­neas y en otros al cri­te­rio per­so­nal de la plan­ti­lla. Se­gún la en­ti­dad, el pa­no­ra­ma es muy dis­par, y mien­tras que a Jo­sé An­to­nio Ruiz, ali­can­tino de 66 años, Vue­ling le exi­gió pa­gar “dos bi­lle­tes de ida y vuel­ta” pa­ra po­der lle­var con­si­go la ci­cla­do­ra, la “dis­cri­mi­na­ción”, en otros ca­sos, obli­ga a “ba­jar­se del avión”.

“Ca­sos es­pe­cia­les”

Así le ocu­rrió a Rafael Gu­tié­rrez, de 57 años, que aca­bó lle­van­do a jui­cio a su com­pa­ñía aé­rea por ne­gar cual­quier op­ción al pa­sa­je­ro: la tri­pu­la­ción ale­ga­ba que la má­qui­na “no ca­bía en ca­bi­na y que tam­po­co po­dían me­ter­la en bo­de­ga por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad”. Se­gún Al­cer, ga­nó la em­pre­sa por­que, aun­que el pa­cien­te asegura que sí lo hi­zo, pa­ra el juez “no que­dó de­mos­tra­do que lla­ma­ra pre­via­men­te a la com­pa­ñía pa­ra ase­gu­rar­se de que po­dría via­jar con su ci­cla­do­ra”.

La Aso­cia­ción de Lí­neas Aé­reas de Es­pa­ña (ALA) ex­pli­ca que el Plan Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad con­tem­pla el tra­ta­mien­to de “ca­sos es­pe­cia­les” co­mo los re­la­ti­vos a ma­qui­na­ria sa­ni­ta­ria pe­ro “so­lo en el con­trol de se­gu­ri­dad de pa­sa­je­ros”. Una vez su­pe­ra­do es­te trá­mi­te, si­gue la por­ta­voz de ALA, la úl­ti­ma pa­la­bra a la ho­ra de su­bir al avión “de­pen­de de las com­pa­ñías y su po­lí­ti­ca co­mer­cial”, so­bre las que na­da es­pe­ci­fi­ca el plan gu­ber­na­men­tal.

“Exis­te un va­cío le­gal”, la­men­tan des­de Al­cer, “no hay una nor­ma­ti­va cla­ra so­bre má­qui­nas de diá­li­sis en los avio­nes, pe­ro sí unos de­re­chos fun­da­men­ta­les, co­mo el de la mo­vi­li­dad y la no dis­cri­mi­na­ción”. Daniel Ga­lle­go, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Al­cer, ci­fra en cer­ca de 3.400 las per­so­nas que en Es­pa­ña de­pen­den de la diá­li­sis do­mi­ci­lia­ria, al­go más de 3.100, de ti­po pe­ri­to­neal y unos 200, de he­mo­diá­li­sis. El nú­me­ro es cre­cien­te, pe­ro to­da­vía pe­que­ño si se lo com­pa­ra con los 24.000 es­pa­ño­les que son dia­li­za­dos en cen­tros sa­ni­ta­rios. Pa­ra los sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud, asegura Ga­lle­go, la al­ter­na­ti­va a do­mi­ci­lio es ren­ta­ble, por­que “ca­da pa­cien­te le cues­ta 25.000 eu­ros al año fren­te a los 45.000 que su­po­ne el tra­ta­mien­to en hos­pi­tal”.

Las ci­cla­do­ras via­jan en unas ma­le­tas de ruedas se­me­jan­tes a cual­quier equi­pa­je, pe­ro al­go más al­tas o más an­chas (de­pen­dien­do de la mar­ca) que las di­men­sio­nes que acep­tan las ae­ro­lí­neas y que ca­ben en los com­par­ti­men­tos dis­pues­tos so­bre los asien­tos. Es­tos tro­lley fa­ci­li­ta­dos por los hos­pi­ta­les a los pa­cien­tes que de­ci­den ha­cer diá­li­sis do­mi­ci­lia­ria lle­van den­tro unas má­qui­nas de­li­ca­das, que se­gún Al­cer po­drían per­der­se, des­con­fi­gu­rar­se, gol­pear­se o su­frir otros da­ños a cau­sa de las di­fe­ren­cias de pre­sión, tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad de las bo­de­gas.

/ ÓSCAR CO­RRAL

Sil­via Pérez po­sa jun­to a la ci­cla­do­ra por la que un pi­lo­to le ne­gó el em­bar­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.