El bam­bú emer­ge co­mo he­rra­mien­ta de desa­rro­llo sos­te­ni­ble

Cre­cen las ini­cia­ti­vas por ex­ten­der­lo da­da su ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción del CO2

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ZIGOR AL­DA­MA,

El bam­bú es mu­cho más que co­mi­da pa­ra osos pan­da. Bor­ja De la Pe­ña, res­pon­sa­ble de las po­lí­ti­cas glo­ba­les de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra el Bam­bú y el Ra­tán (OIBR), una ins­ti­tu­ción que agru­pa a 45 paí­ses y que “pro­mue­ve el uso del bam­bú pa­ra el desa­rro­llo am­bien­tal­men­te sos­te­ni­ble y el cre­ci­mien­to ver­de”. Lo de­fien­de co­mo ar­ma muy efec­ti­va pa­ra com­ba­tir tan­to la cri­sis cli­má­ti­ca que su­fre el pla­ne­ta co­mo la po­bre­za que afec­ta a gran par­te de su po­bla­ción. En su plan es­tra­té­gi­co 2015-2030, la or­ga­ni­za­ción se ha pro­pues­to po­pu­la­ri­zar­lo en to­do ti­po de ám­bi­tos: ma­te­rial pa­ra an­da­mios, sus­ti­tu­to del plás­ti­co en cu­ber­te­ría de un so­lo uso, pa­pel o te­la, e in­clu­so car­bón ve­ge­tal.

“Hay 1.642 especies ca­ta­lo­ga­das, cre­ce en ca­si to­do el mun­do, y, aun­que pue­de al­can­zar 35 me­tros de al­tu­ra y un diá­me­tro de 30 cen­tí­me­tros, es una hier­ba. No un ár­bol. Eso quie­re de­cir que, si lo cor­tas, vuel­ve a cre­cer muy rá­pi­do. En al­gu­nos ca­sos, in­clu­so has­ta 91 cen­tí­me­tros al día. Y sus usos son muy va­ria­dos: se pue­de con­ver­tir en ma­te­rial de cons­truc­ción o en tex­til, y tam­bién en sis­te­ma pa­ra tra­tar aguas re­si­dua­les o con­tro­lar la ero­sión del te­rri­to­rio”, ex­pli­ca De la Pe­ña.

Co­mo ob­ser­va­do­ra per­ma­nen­te de la ONU, la OIBR es­tá ali­nea­da con sie­te de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, en­tre ellos: “erra­di­car la po­bre­za” (el nú­me­ro 1), “pro­por­cio­nar ac­ce­so a una vi­vien­da ade­cua­da y sos­te­ni­ble” (el ob­je­ti­vo 11º), o “pro­te­ger y res­tau­rar los eco­sis­te­mas te­rres­tres” (el 15º).

“El bam­bú no so­lo no emi­te CO2, sino que lo ab­sor­be. Con­cre­ta­men­te, se es­ti­ma que en­tre 200 y 400 to­ne­la­das por hec­tá­rea. Tam­bién ayu­da a la re­cu­pe­ra­ción de tie­rras de­gra­da­das por ac­ti­vi­da­des co­mo la mi­ne­ría o la in­dus­tria. Una plan­ta­ción ma­du­ra en so­lo cua­tro o cin­co años, de for­ma que re­sul­ta muy efec­ti­va”, apun­ta De la Pe­ña. “Por eso, pro­po­ne­mos el bam­bú no co­mo la pa­na­cea, sino co­mo uno de los ele­men­tos a nues­tro al­can­ce pa­ra com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co y al­can­zar los ob­je­ti­vos fi­ja­dos en la Cum­bre del Clima de Pa­rís”, apos­ti­lla.

Al­gu­nos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos han co­men­za­do a uti­li­zar­lo en la cons­truc­ción, so­bre to­do tras el te­rre­mo­to de Ecua­dor, sub­ra­ya De la Pe­ña. Esas vi­vien­das de bam­bú no so­lo son muy re­sis­ten­tes a los seís­mos, tam­bién son eco­nó­mi­cas de cons­truir. Por eso, se han pues­to en mar­cha pro­yec­tos co­mo Bam­bú So­cial, que ha di­se­ña­do vi­vien­das so­cia­les pa­ra Ni­ca­ra­gua. En Es­pa­ña, ar­qui­tec­tos co­mo Ale­jan­dro Zae­ra tam­bién han uti­li­za­do el ma­te­rial en vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial en lo­ca­li­da­des co­mo Ca­ra­ban­chel. Y tam­bién de bam­bú di­se­ñó el arquitecto es­pa­ñol la fachada del pa­be­llón con el que Ma­drid se lu­ció en el es­pa­cio de Me­jo­res Prác­ti­cas Ur­ba­nas de la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 2010, en Shanghái. “Es ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de los Go­bier­nos, pa­ra que obli­guen a los cons­truc­to­res a que la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y la sos­te­ni­bi­li­dad no sean ex­tras, sino que es­tén re­co­gi­das en los es­tán­da­res de cons­truc­ción”, ex­pli­có Zae­ra en aque­lla oca­sión.

Si hay un país que sa­be sa­car to­do el par­ti­do que ofre­ce el bam­bú es Chi­na. De los 70.000 mi­llo­nes de dó­la­res que mue­ve la pro­duc­ción de es­te ma­te­rial en el mun­do, 35.000 mi­llo­nes cam­bian de ma­nos en el gi­gan­te asiá­ti­co. De bam­bú son bar­cas, si­llas, es­te­ri­llas, ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, ja­rro­nes, toa­llas, ser­vi­lle­tas, e in­clu­so al­moha­das que tie­nen muy bue­na aco­gi­da en­tre la po­bla­ción de más edad. Y sí, los osos pan­da se nu­tren de bam­bú, pe­ro tam­bién lo ha­cen los pro­pios chi­nos. Sus bro­tes son una de­li­cia cu­li­na­ria.

/ Z. A.

Bar­ca­zas de bam­bú en Guang­xi, al sur de Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.