Los ‘aman­tes de Mó­de­na’ eran dos hom­bres

El es­mal­te de los dien­tes per­mi­te iden­ti­fi­car el se­xo de los es­que­le­tos, en­te­rra­dos de la mano ha­ce 1.600 años

El País (País Vasco) - - CULTURA - AGATHE COR­TÉS,

Los aman­tes de Mó­de­na han re­pre­sen­ta­do du­ran­te años el mi­to del amor eterno: dos es­que­le­tos en­te­rra­dos jun­tos, co­gi­dos de la mano, uno de ellos con la ca­be­za vuel­ta ha­cia el otro, uni­dos pa­ra la eter­ni­dad. Has­ta aho­ra, se su­po­nía que eran un hom­bre y una mu­jer. Pe­ro se ha des­cu­bier­to que los dos es­que­le­tos, en­te­rra­dos ha­ce 1.600 años y des­cu­bier­tos en 2009 en la ciu­dad de Mó­de­na (Ita­lia), per­te­ne­cen a dos hom­bres de unos 30 años. Unos in­ves­ti­ga­do­res de la Universida­d de Bolonia han re­ve­la­do en un es­tu­dio la ver­dad so­bre tan ro­mán­ti­ca his­to­ria gra­cias a la com­po­si­ción del es­mal­te de los dien­tes.

Los ex­per­tos su­gie­ren que el en­tie­rro se rea­li­zó de es­ta ma­ne­ra pa­ra ilus­trar una unión en­tre dos hom­bres que mu­rie­ron jun­tos en la gue­rra. Co­mo cuen­ta el es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Scien­ti­fic Re­ports, los res­tos es­ta­ban des­tro­za­dos por el pa­so del tiem­po. “No po­día­mos ana­li­zar los crá­neos o las ca­de­ras, del des­gas­te que ha­bía; eso nos po­dría ha­ber ayu­da­do, ya que la for­ma de los hue­sos es dis­tin­ta en­tre un hom­bre y una mu­jer”, acla­ra por te­lé­fono Fe­de­ri­co Lui­gi, uno de los au­to­res del es­tu­dio. Es­te in­ves­ti­ga­dor de la Universida­d de Bolonia ex­pli­ca que, en los 10 años que han pa­sa­do des­de el ha­llaz­go, han in­ten­ta­do rea­li­zar to­do ti­po de aná­li­sis, pe­ro nin­guno les per­mi­tió

Pu­die­ron mo­rir jun­tos en una gue­rra o ser de la mis­ma fa­mi­lia

con­fir­mar el se­xo de los es­que­le­tos. Por lo tan­to, el ru­mor del amor eterno he­te­ro­se­xual si­guió pro­pa­gán­do­se por el mun­do. “Ha­ce dos años, unos in­ves­ti­ga­do­res in­gle­ses des­cu­brie­ron que una pro­teí­na pre­sen­te en el es­mal­te de los dien­tes per­mi­tía iden­ti­fi­car el se­xo del fa­lle­ci­do. Lo in­ten­ta­mos con los aman­tes, y fun­cio­nó”, cuen­ta el ex­per­to ita­liano.

Es­ta pro­teí­na en cues­tión es la ame­lo­ge­ni­na y se di­vi­de, co­mo los cro­mo­so­mas, en X e Y. La AMELX se en­cuen­tra en el te­ji­do den­tal tan­to del hom­bre co­mo de la mu­jer, pe­ro la lla­ma­da AMELY so­lo es­tá en los hom­bres. Los aman­tes de Mó­de­na te­nían un es­mal­te con la mis­ma com­po­si­ción. Pa­ra ve­ri­fi­car el des­cu­bri­mien­to, los in­ves­ti­ga­do­res re­pi­tie­ron el aná­li­sis con 12 dien­tes de es­que­le­tos del mis­mo lu­gar y de otros ce­men­te­rios cer­ca­nos y dos “mo­der­nos”, co­mo los ca­li­fi­ca­ron en el es­tu­dio. Y to­do en­ca­jó.

Los es­que­le­tos fue­ron en­te­rra­dos en un ce­men­te­rio con otros 11 cuer­pos. Al­gu­nos de los ca­dá­ve­res mues­tran mar­cas de trau­mas que se pue­den re­la­cio­nar con una muer­te vio­len­ta du­ran­te una gue­rra, ex­pli­ca el es­tu­dio. Los in­ves­ti­ga­do­res su­gie­ren que el en­tie­rro se rea­li­zó de es­ta ma­ne­ra pa­ra ilus­trar una unión en­tre dos hom­bres que mu­rie­ron jun­tos en la gue­rra o bien que eran de la mis­ma fa­mi­lia y por eso com­par­tie­ron tumba. Sin em­bar­go, que­da la du­da de por qué se dan la mano. Lui­gi no quie­re es­pe­cu­lar so­bre cuál era su re­la­ción. “No po­de­mos de­cir que tu­vie­ran un ro­man­ce, por­que sa­be­mos que en Ita­lia, en la An­ti­güe­dad tar­día, ser ho­mo­se­xual era un cri­men y na­die, en su sano jui­cio, hu­bie­se mos­tra­do es­te ti­po de re­la­ción aun­que fue­se en una tumba”, ex­pli­ca el ita­liano.

Los in­ves­ti­ga­do­res in­sis­tie­ron en con­fir­mar el se­xo de los fa­lle­ci­dos cuan­do no ha­bía de­ba­tes ni du­das de por me­dio. “¿Por qué no lo he­mos de­ja­do es­tar? No es un en­tie­rro usual. Exis­ten muy, muy po­cos [en­te­rra­mien­tos de es­te ti­po]. Es ex­tra­or­di­na­rio, y mu­cho más in­tere­san­te des­cu­brir que son dos hom­bres. Nos per­mi­te in­da­gar en las ideo­lo­gías de nues­tros an­te­pa­sa­dos y so­bre to­do, des­de un pun­to de vis­ta so­cial, des­cu­brir có­mo se con­tem­pla es­to aho­ra”, asegura Lui­gi.

La cla­ve es­ta­ba en una pro­teí­na que so­lo se ha­lla en cuer­pos mas­cu­li­nos

/ UNIVERSIDA­D DE BOLONIA

Los res­tos de los aman­tes de Mó­de­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.