En busca de la iden­ti­dad

La Real, que si­gue ajus­tan­do pie­zas pa­ra re­fi­nar su jue­go, inau­gu­ra su nue­vo es­ta­dio con un lleno en la vi­si­ta del Atlé­ti­co

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JON RI­VAS,

En San Se­bas­tián hay más ga­nas de fút­bol que nun­ca. Las obras de Anoe­ta —aho­ra Rea­le Se­gu­ros Sta­dium—, que obli­ga­ron a que la Real So­cie­dad ju­ga­ra sus tres pri­me­ros par­ti­dos fue­ra de ca­sa, y la se­ma­na de pa­rón de se­lec­cio­nes ha he­cho que los se­gui­do­res blan­quia­zu­les ha­yan cum­pli­do una con­de­na de cua­tro me­ses y un día –des­de el 12 de ma­yo–, sin po­der ver de cer­ca a su equi­po. Y tie­nen ga­nas, por­que los fi­cha­jes de pre­tem­po­ra­da, a los que han po­di­do ob­ser­var a tra­vés de la te­le­vi­sión, tie­nen muy bue­na pin­ta. To­dos los nom­bres sue­nan bien, pe­ro aho­ra se tra­ta de plas­mar esa ca­li­dad, que se su­po­ne, en el cam­po, que sin ser nue­vo, lo es.

El equi­po do­nos­tia­rra busca te­ner una iden­ti­dad pro­pia. Es el ca­mino que co­men­zó la tem­po­ra­da pa­sa­da, pe­ro que no se plas­mó en un es­ti­lo de­fi­ni­do de jue­go. Con Asier Ga­ri­tano ase­gu­ra­ron des­de el club, cuan­do fue des­ti­tui­do, que, “el jue­go va mu­cho más allá de los mo­de­los, des­de ha­ce un tiem­po, te­ne­mos la in­ten­ción de me­jo­rar. La de­ci­sión de ele­gir a Ima­nol es­tá re­la­cio­na­da con la me­jo­ra del jue­go y la vi­sión de jue­go”. Con Ima­nol se so­lu­cio­na­ron al­gu­nas co­sas, so­bre to­do al prin­ci­pio, pe­ro el equi­po ter­mi­nó di­fu­mi­nán­do­se en el tra­mo fi­nal del cam­peo­na­to. Co­mo si no aca­ba­ra de creer en sí mis­mo. Las gra­das del es­ta­dio, que se lle­na­rán hoy pa­ra re­ci­bir al atlé­ti­co de Ma­drid (18.30 ho­ras, Mo­vis­tar LaLiga), co­men­za­ron a des­po­blar­se en las úl­ti­mas jor­na­das.

La Real ha em­pe­za­do re­gu­lar en el exi­lio vo­lun­ta­rio de las tres pri­me­ras fe­chas: un em­pa­te so­bre la bo­ci­na en Va­len­cia des­pués de que el equi­po lo­cal des­per­di­cia­ra un pe­nal­ti en el mi­nu­to 92 y los do­nos­tia­rras ano­ta­ran otro en el 97; una victoria tra­ba­ja­da y me­re­ci­da en Ma­llor­ca, don­de bri­lló la in­tere­san­te com­bi­na­ción en­tre el no­rue­go Ode­gaard, el sue­co Isak y el mur­ciano Por­tu en la ac­ción del gol do­nos­tia­rra, y una de­cep­cio­nan­te de­rro­ta en el der­bi de San Ma­més an­te el Ath­le­tic, tal vez por cier­to ex­ce­so de con­fian­za en un par­ti­do que la Real afron­tó sin la in­ten­si­dad de­bi­da.

Ima­nol Al­gua­cil ha te­ni­do tiem­po, des­de en­ton­ces, pa­ra pre­pa­rar el par­ti­do fren­te al Atlé­ti­co. Des­de el club re­pi­ten, con Roberto Ola­be, el di­rec­tor téc­ni­co, a la ca­be­za, que el es­ti­lo de jue­go del equi­po es in­ne­go­cia­ble, pe­ro te­men que co­mo su­ce­dió fren­te al Ath­le­tic, la pre­sión del Atlé­ti­co les des­man­te­le los pla­nes. En­ton­ces ocu­rrió que no dio la sen­sa­ción de que hu­bie­ra nin­gu­na al­ter­na­ti­va pre­vis­ta al jue­go que pro­po­nían los bil­baí­nos. La du­da per­sis­te, aun­que en teo­ría la Real po­see un plan­tel con ju­ga­do­res que sa­ben ma­ne­jar la pe­lo­ta. Sin em­bar­go, en San Ma­més per­die­ron a su me­jor ac­ti­vo en la re­cu­pe­ra­ción y el

do­mi­nio del cen­tro del cam­po, Asier Illa­rra­men­di, que se rom­pió en San Ma­més y al que no se le es­pe­ra has­ta el año que vie­ne.

Ima­nol po­drá con­tar hoy con Na­cho Monreal, que des­pués de ocho tem­po­ra­das en In­gla­te­rra, re­gre­sa a ca­sa. Ya ha­bía ju­ga­do en las tres pri­me­ras jor­na­das de la Pre­mier, a las ór­de­nes de Unai Emery en el Ar­se­nal, cuan­do se sus­tan­ció la ofer­ta de la Real. “Me en­cuen­tro bien fí­si­ca­men­te, ten­go ga­nas de con­se­guir co­sas. Ven­go a ayu­dar pe­ro el ob­je­ti­vo es se­guir ju­gan­do par­ti­dos, se­guir sien­do am­bi­cio­so y se­guir ga­nan­do”, ase­gu­ró el día de su pre­sen­ta­ción.

“Pe­lear por lo má­xi­mo”

Po­si­ble­men­te, se es­tre­na­rá an­te el Atlé­ti­co, ju­gan­do en el la­te­ral, don­de has­ta aho­ra se mo­vía Aihen. “Quie­ro apor­tar des­de ya. Quie­ro su­mar des­de ya”, di­ce Monreal, que ya sa­be lo que se es­pe­ra de él. “Sa­bía la ca­li­dad que hay, es un equi­po bueno, con mu­cha ca­li­dad. Lo que más me gus­ta es que quie­re la pe­lo­ta, no se la qui­ta. Me iden­ti­fi­co con eso. Te­ne­mos un equi­po muy bueno pa­ra pe­lear por lo má­xi­mo po­si­ble”.

Tam­bién ju­ga­rá, en el cen­tro de la de­fen­sa, Die­go Llo­ren­te, que re­gre­sa con ga­nas des­pués de ser ex­pul­sa­do fren­te a Ru­ma­nía ju­gan­do con Es­pa­ña. El fut­bo­lis­ta ma­dri­le­ño asegura que el equi­po apren­dió la lec­ción de San Ma­més: “He­mos tra­ba­ja­do bien y me­jo­ra­do en las co­sas que te­ne­mos que ha­cer­lo. El mar­gen de me­jo­ra es im­por­tan­te y en es­te ini­cio de se­ma­na la gen­te es­tá en­chu­fa­da e ilu­sio­na­da con el es­treno de Anoe­ta, y con la ilu­sión de re­ver­tir la si­tua­ción que nos de­jó el úl­ti­mo par­ti­do an­tes del pa­rón. Creo que an­te el Atlé­ti­co pue­den ocu­rrir mu­chas co­sas, pe­ro por am­bi­ción y ga­nas no nos van a su­pe­rar”.

/ J. HERRERO (EFE)

El es­ta­dio de Anoe­ta, pre­pa­ra­do pa­ra el par­ti­do de hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.