Go­ya ya no tie­ne ni ca­bras en Fuen­de­to­dos

El País (País Vasco) - - PANTALLAS -

Co­mo en la Oda a las co­sas ro­tas de Ne­ru­da, en Fuen­de­to­dos, el pue­blo na­tal de Fran­cis­co de Go­ya, más uni­ver­sal que la Vir­gen del Pi­lar y que Bu­ñuel, se han ido rom­pien­do co­sas, me­nos la ca­sa del pin­tor, que sub­sis­te al la­do de un res­tau­ran­te (La Ma­ja, ce­rra­do ha­ce 10 años) y de un mu­seo que lle­va su nom­bre en el que aho­ra se ex­po­ne a Pi­cas­so, otro gran ar­tis­ta es­pa­ñol de la his­to­ria.

Al con­tra­rio que Pi­cas­so, que tie­ne en Má­la­ga un fes­te­jo per­pe­tuo, a Go­ya no le asis­te la suer­te en Fuen­de­to­dos (Za­ra­go­za). Has­ta las ca­bras (de ni­ño pin­tó, con car­bon­ci­llo, ma­chos ca­bríos) pro­pias del buen ga­na­do que se cul­ti­va en la Co­mar­ca de Bel­chi­te, han des­apa­re­ci­do. Jo­sé Gra­cia Gra­cia, que aho­ra tie­ne 66 años, fue ca­bre­ro des­de ni­ño. Se can­só y ven­dió pa­ra car­ne o pa­ra pas­to las 300 que te­nía. Has­ta el pas­to es­tá can­sa­do.

Pe­ro no se han ido so­lo las ca­bras. El mu­seo pro­yec­ta­do co­mo si fue­ra un pom­pi­dou se que­dó a me­dias y ex­po­ne al ai­re su mi­se­ria co­mo un gri­to mo­les­to en el pai­sa­je. Las au­to­ri­da­des van po­co en au­xi­lio de es­te lu­gar que, co­mo di­cen los ar­tis­tas Ri­car­do Calero, vo­ca­cio­nal apa­sio­na­do de Go­ya, y su com­pa­ñe­ro Rafael Na­va­rro, ga­na­dor en 2013 del pre­mio Ara­gón de fo­to­gra­fía, “se­ría tra­ta­do de otro mo­do si es­tu­vie­ra en Fran­cia, Ita­lia o In­gla­te­rra”. Ellos es­tán en la or­ga­ni­za­ción de Te­rri­to­rio Go­ya, que tra­ta de re­su­ci­tar el nom­bre de Fuen­de­to­dos.

No so­lo se ha de­te­ni­do aquel mu­seo. No exis­te ya el ta­ller de gra­ba­do que pro­se­guía las ins­truc­cio­nes del maes­tro, al que vi­nie­ron ar­tis­tas co­mo Luis Gor­di­llo, Gün­ter Grass o John Ber­ger. En una ca­sa re­po­san cua­tro mil gra­ba­dos de Go­ya que no tie­nen quien los ex­pon­ga. Ni en las ca­rre­te­ras se di­ce que aquí es­tá la cu­na del pin­tor de Los desas­tres de la gue­rra. Y en Fuen­de­to­dos ya no hay ni pa­na­de­ría.

Hay un in­dus­trial, Jo­sé Luis Fe­rruz, que he­re­dó de su pa­dre el amor a Fuen­de­to­dos; es­tá ha­cien­do un ho­tel pa­ra de­por­tis­tas del ca­ba­llo, en­fren­te de la ca­sa na­tal de Go­ya, y es­tá em­pe­ña­do en bus­car que el Es­ta­do ha­lle ma­ne­ras de ayu­dar a es­te lu­gar que es par­te con­de­na­da de la zo­na más des­po­bla­da de Ara­gón. Que el Go­bierno y las otras en­ti­da­des se­pan que aquí hay “un dia­man­te que en cual­quier otra par­te da­ría in­creí­bles ré­di­tos”.

En la tien­da de ali­men­ta­ción venden cho­ri­zos pro­pios y lo­te­ría. La se­ño­ra que ha­ce la com­pra es Ali­cia Cá­ma­ra. An­tes fue de­pen­dien­ta, aho­ra es ama de ca­sa. Di­ce, co­mo el ca­bre­ro, que los ara­go­ne­ses no sa­ben ex­plo­tar lo que re­lu­ce. “Por­que so­mos”, y aquí los dos coin­ci­den en los adjetivos, “desas­tra­dos o de­ja­dos”. Di­ce Jo­sé: “¡Si es­to fue­ra ca­ta­lán aquí ha­bría cua­ren­ta res­tau­ran­tes!”.

Aquí duer­men 70 almas. Pron­to es po­si­ble que Fuen­de­to­dos se fun­da con otros mu­ni­ci­pios y ni nom­bre ten­drá el pue­blo de Go­ya. Hay una car­te­ra, Glo­ria Her­nán­dez, so­ria­na de San Esteban de Gor­maz. Lle­va seis me­ses “re­par­tien­do car­tas y dan­do con­se­jo bu­ro­crá­ti­co a mu­chas per­so­nas ma­yo­res que sien­ten que con­mi­go pue­den te­ner con­fian­za. Soy una ca­ra que da no­ti­cias”.

No se oye un ni­ño des­de ha­ce años. Y no hay es­cue­la. Di­ce el ca­bre­ro: “Un pue­blo en el que se cie­rra una es­cue­la es­tá con­de­na­do a des­apa­re­cer”. Hay una luz: Te­rri­to­rio Go­ya, la ini­cia­ti­va que li­de­ran Calero y Na­va­rro. El pro­pó­si­to es de­vol­ver al ma­pa del mun­do el ol­vi­da­do, en­tris­te­ci­do, des­po­bla­do sue­lo por el que pi­só en sus pri­me­ros años el más im­por­tan­te pin­tor que tie­ne Es­pa­ña. Di­ce Na­va­rro: “¡Si ni si­quie­ra en los Go­ya se nom­bra Fuen­de­to­dos!”.

So­lo 70 per­so­nas vi­ven en el pue­blo na­tal del ar­tis­ta. No hay es­cue­la ni ni­ños. Has­ta el ga­na­do des­apa­re­ció

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.