La es­cue­la de la ter­ce­ra vía

El País (País Vasco) - - BABELIA EN PORTADA - REALI­DAD Y FIC­CIÓN

le Pa­ra to­dos los es­cri­to­res fran­ce­ses que han cons­trui­do sus ca­rre­ras bus­can­do una ter­ce­ra vía en­tre reali­dad y fic­ción, An­nie Er­naux se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia in­elu­di­ble. Su nom­bre es reivin­di­ca­do hoy por to­do ti­po de au­to­res, des­de Vir­gi­nie Des­pen­tes (1), con sus ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos que aú­nan re­la­to y teo­ría so­cial, has­ta Di­dier Eri­bon, que apun­ta a Er­naux co­mo má­xi­ma in­fluen­cia pa­ra es­cri­bir su

mi­tad au­to­bio­gra­fía y mi­tad es­tu­dio so­cio­ló­gi­co.

Em­ma­nuel Ca­rrè­re (2), otro fir­me de­fen­sor de los hí­bri­dos, se in­cli­na an­te la for­ma li­te­ra­ria que Er­naux in­ven­tó a co­mien­zos de los ochen­ta, cuan­do re­nun­ció a la fic­ción pu­ra pa­ra mez­clar­la con la his­to­ria, la so­cio­lo­gía y las ex­pe­rien­cias vi­vi­das. “Er­naux es uno de los au­to­res con­tem­po­rá­neos, no ex­ce­si­va­men­te nu­me­ro­sos, de quie­nes he leí­do to­dos los li­bros. Es uno de esos au­to­res que siem­pre cuen­tan lo mis­mo, que es lo que sue­len ha­cer los me­jo­res”, afir­ma Ca­rrè­re en un co­rreo elec­tró­ni­co. “El ca­fé de sus pa­dres en Li­lle­bon­ne, en Nor­man­día, se ha con­ver­ti­do en un lu­gar li­te­ra­rio mí­ti­co, no exac­ta­men­te co­mo el Com­bray de Proust, pe­ro tam­po­co muy le­jos. Cuan­do pu­bli­có con esa sim­pli­ci­dad so­lem­ne y esa ma­jes­tuo­si­dad des­ga­rra­do­ra, nos di­mos cuen­ta de que se ha­bía con­ver­ti­do en un clá­si­co. Ni si­quie­ra sus lec­to­res más fie­les lo vi­mos ve­nir”, aña­de Ca­rrè­re.

Édouard Louis (3), jo­ven fe­nó­meno de las le­tras fran­ce­sas, tam­bién fi­gu­ra en­tre sus se­gui­do­res. “Los au­to­res a los que más ad­mi­ro son aque­llos que han si­do ata­ca­dos con gran vio­len­cia. An­nie Er­naux for­ma par­te de ellos. Du­ran­te mu­cho tiem­po se di­jo que con­ta­ba his­to­rias de se­ño­ro­na y que ha­ría me­jor en de­jar­lo co­rrer”, señala Louis, que aca­ba de pu­bli­car

(Sa­la­man­dra). El es­cri­tor se ins­pi­ró en Eri­bon, su men­tor, pe­ro tam­bién en Er­naux pa­ra fir­mar su exi­to­so de­but,

que ha­bla­ba de lo que con­lle­va cam­biar de cla­se so­cial y aban­do­nar los orí­ge­nes fa­mi­lia­res. Louis señala a la au­to­ra co­mo uno de los po­cos nom­bres den­tro de la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa que “no se han ple­ga­do a la cul­tu­ra de la su­mi­sión, esa que lle­va a ren­dir­se an­te las ins­ti­tu­cio­nes y ob­se­sio­nar­se con los pre­mios”. Pa­ra el au­tor, Er­naux ha pro­vo­ca­do “una trans­for­ma­ción del cam­po li­te­ra­rio” in­ven­tan­do “una nue­va ma­ne­ra de es­cri­bir”.

Ni­co­las Mat­hieu, ga­na­dor del úl­ti­mo Pre­mio Gon­court con

(AdN), fres­co li­te­ra­rio ins­pi­ra­do en su ju­ven­tud en la Lo­re­na fran­ce­sa, tam­bién la señala co­mo su ma­yor in­fluen­cia. “En­con­tré en sus li­bros las pa­la­bras que de­sig­na­ban con exac­ti­tud la reali­dad que yo vi­vía a tí­tu­lo per­so­nal: el des­tino de un tráns­fu­ga de cla­se y las deu­das y las ver­güen­zas que lue­go pe­sa­rán en su tra­yec­to­ria”, señala Mat­hieu. “Re­pre­sen­ta un ejem­plo muy lo­gra­do de hi­bri­da­ción en­tre li­te­ra­tu­ra y cien­cias so­cia­les. Ade­más, Er­naux es un ejem­plo de pro­bi­dad. Co­mo tan­tos otros, pe­ro me­jor que mu­chos, pro­cu­ró des­po­jar la es­cri­tu­ra de su atuen­do ce­re­mo­nial, de sus ma­nías de pres­ti­di­gi­ta­dor. Fue a bus­car la he­ri­da, el hue­so. Es­cri­bió li­bros con un bis­tu­rí en la mano. Yo le en­vi­dio esa ri­gi­dez”, con­clu­ye Mat­hieu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.