Co­ra­zón

El trá­fi­co de ór­ga­nos y el dra­ma del co­rre­dor de la muer­te cen­tran una no­ve­la do­cu­men­ta­da con fi­nal al­go dis­pa­ra­ta­do

El País (País Vasco) - - BABELIA LIBROS CRÍTICAS - POR CAR­LOS ZANÓN

Un hom­bre es ajus­ti­cia­do en una cár­cel chi­na y sus ór­ga­nos son ob­je­to de un trá­fi­co que na­da tie­ne de vo­lun­ta­rio. Su co­ra­zón aca­ba en tras­plan­te en el cuer­po de un norteameri­cano. Esa ope­ra­ción mar­ca­rá el fu­tu­ro de los des­cen­dien­tes de las dos per­so­nas que han te­ni­do ese co­ra­zón alo­ja­do en el pe­cho. Se­gún la tra­di­ción bu­dis­ta, si el co­ra­zón no se en­tie­rra con el muer­to, es­te ja­más lo­gra­rá el shen, el des­can­so en paz. Tam­po­co si el do­nan­te mue­re en pri­sión. Por tan­to, los he­re­de­ros del di­fun­to, pri­me­ro el hi­jo y lue­go el nie­to (Zhao), tra­tan de con­se­guir ese co­ra­zón pa­ra en­te­rrar­lo en Chi­na, jun­to a su ver­da­de­ro pro­pie­ta­rio. Ello ya no es po­si­ble por el fa­lle­ci­mien­to del re­cep­tor, pe­ro és­te tu­vo una hi­ja, Robyn, y se­gún esa mis­ma tra­di­ción al­go de un co­ra­zón se pa­sa de pa­dres a hi­jos. Ese es el pun­to de arran­que de la nue­va no­ve­la de Ma­ri­na Pe­re­za­gua (Se­vi­lla, 1978).

La au­to­ra de los li­bros de re­la­tos Cria­tu­ras abi­sa­les y Le­che o las no­ve­las Yo­ro (Pre­mio Sor Jua­na Inés de la Cruz a la me­jor no­ve­la en es­pa­ñol es­cri­ta por una mu­jer) y Don Qui­jo­te de Man­hat­tan con­si­gue man­te­ner la in­te­gri­dad del tex­to y una voz na­rra­ti­va que al­ter­na ter­ce­ra per­so­na y una pri­me­ra, epis­to­lar, al tiem­po que la no­ve­la mu­ta de fic­ción a en­sa­yo, in­for­me pe­rio­dís­ti­co, de­nun­cia, ma­nual de ins­truc­cio­nes mé­di­cas, men­sa­jes oní­ri­cos, lí­ri­cos, es­ca­to­ló­gi­cos y has­ta gé­ne­ro de lo po­li­cial. La in­for­ma­ción ver­ti­da, la de­nun­cia a par­tir de es­ta —en es­te ca­so al trá­fi­co de ór­ga­nos que rea­li­za el Go­bierno chino de pre­sos e in­clu­so me­ros opo­si­to­res, o la de­nun­cia con­tra cual­quier pe­na de muer­te—, con da­tos y ri­gor, ca­si nun­ca nos des­co­nec­ta de la fic­ción

—a pe­sar de con­tar has­ta con pies de pá­gi­na de la au­to­ra—, y ese es uno de los as­pec­tos po­si­ti­vos de Seis for­mas de mo­rir en Texas. Otros se­rían lo con­sis­ten­te de la de­nun­cia in­di­ca­da o el tono ele­gi­do por Pe­re­za­gua pa­ra el per­so­na­je prin­ci­pal, Robyn, cie­ga des­de los 17 años, en el co­rre­dor de la muer­te por ha­ber si­do con­de­na­da por el ase­si­na­to de su ma­dre. Esa voz na­rra­ti­va es po­ten­te, iden­ti­fi­ca­ble y lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­ble pa­ra la tra­ma, al me­nos, mien­tras es­ta man­tie­ne un mí­ni­mo ne­xo con el có­di­go de lo ve­ro­sí­mil, que es el có­di­go ele­gi­do por la au­to­ra.

An­te esa tra­ma que se tor­na­rá más y más bi­za­rra an­te la pre­sen­cia del pa­dras­tro de Robyn, y el true­que pac­ta­do en­tre am­bos, ca­bía co­mo op­ción pa­ra el stri­ke ne­go­ciar con el lec­tor esa car­ta del có­di­go de lo ve­ro­sí­mil a ba­se de en­ten­der más a Zhao o bien tra­ba­jar el po­der es­té­ti­co del pro­pio tex­to co­mo, por ejem­plo, ha­ce Thierry Jon­quet con ar­gu­men­tos im­po­si­bles —Ta­rán­tu­la/La piel que ha­bi­to—. Pe­ro se op­ta por sa­ber só­lo de Zhao por lo que di­cen que ha­ce, y el equi­li­brio en­tre de­nun­cia ca­si pe­rio­dís­ti­ca y la ca­li­dad es­té­ti­ca de la es­cri­tu­ra de la fic­ción no aca­ba de fun­cio­nar ni de des­lum­brar. El pe­so del ar­gu­men­to ele­gi­do y, en es­pe­cial, una re­so­lu­ción po­co ve­ro­sí­mil en los he­chos que se na­rran y en el com­por­ta­mien­to de al­gu­nos de los per­so­na­jes com­pro­me­ten la cre­du­li­dad del lec­tor a pe­sar del ofi­cio que mues­tra la au­to­ra. Ofi­cio que ha he­cho, mo­men­tos an­tes, que el tex­to gane en se­gu­ri­dad du­ran­te la co­rres­pon­den­cia en­tre Robyn tan­to con Zhao co­mo con su pa­dras­tro y, al mis­mo tiem­po, per­mi­ta de­nun­ciar la mons­truo­sa prác­ti­ca de tras­plan­te de ór­ga­nos con pre­sos chi­nos o el co­rre­dor de la muer­te en Es­ta­dos Uni­dos, de un mo­do cru­do y la­pi­da­rio. Pe­ro sin la voz o la po­si­bi­li­dad de des­ci­frar a Zhao —que es, en de­fi­ni­ti­va, el ge­ne­ra­dor de la ac­ción— u otro en­tra­ma­do más li­te­ra­rio del tex­to que per­mi­ta man­te­ner en equi­li­brio los ex­ce­sos de la tra­ma, la no­ve­la aca­ba por sa­lir­se del ta­ble­ro en una re­so­lu­ción un tan­to dis­pa­ra­ta­da.

Seis for­mas de ma­tar en Texas Ma­ri­na Pe­re­za­gua

Ana­gra­ma, 2019

248 pá­gi­nas. 18,90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.