Nue­vos epi­so­dios na­cio­na­les

Pablo Re­món y Roberto Mar­tín Maiz­te­gui na­rran las tur­bias aven­tu­ras de Ro­dri­go Ra­to, es­plén­di­da­men­te in­ter­pre­ta­das por Javier Lara y Juan Cea­ce­ro. Un tour de for­ce

El País (País Vasco) - - BABELIA CRÍTICAS TEATRO - POR MAR­COS OR­DÓ­ÑEZ POR JAVIER VA­LLE­JO

Dis­fru­tan­do Sue­ños y vi­sio­nes de Ro­dri­go Ra­to, de Pablo Re­món y Roberto Mar­tín Maiz­te­gui, en el Am­bi­gú del Pavón Tea­tro Ka­mi­ka­ze, se me ocu­rrió una idea (ve­nía can­ta­da) pa­ra una se­rie te­le­vi­si­va. En el pe­que­ño es­ce­na­rio del pi­so su­pe­rior ca­be to­do, por­que a Ra­quel Alarcón, que has­ta aho­ra ha­bía si­do ayu­dan­te de Re­món y fir­ma con éxi­to su pri­me­ra pues­ta, le bas­tan cua­tro si­llo­nes pa­ra mul­ti­pli­car la ima­gi­na­ción.

La ac­ción arran­ca en fe­bre­ro de 2017, a la sa­li­da de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Ra­to aca­ba de de­cla­rar en el jui­cio de las tar­je­tas black. Ha­blo de la des­nu­dez del de­co­ra­do, pe­ro no hay que ol­vi­dar la ri­que­za del tex­to. Ni a los dos so­ber­bios ac­to­res, cla­ro. Javier Lara es Ro­dri­go Ra­to. Juan Cea­ce­ro en­car­na a to­dos los de­más, que no son po­cos, des­de Fra­ga has­ta Az­nar, pa­san­do por el dis­co­te­que­ro Chi­mo Ba­yo. La se­rie po­dría lla­mar­se Nue­vos epi­so­dios na­cio­na­les y ya tie­ne va­rios epi­so­dios fir­ma­dos (y es­tre­na­dos tea­tral­men­te) por Re­món: por ejem­plo, 40 años de paz, Los mariachis y El tra­ta­mien­to. Y Sue­ños y vi­sio­nes, ob­via­men­te. Me vino tam­bién a la ca­be­za otra se­me­jan­za, o eco, o ver­sión su­rreal: an­te la fuer­za, la gra­cia, la lo­cu­ra y el bri­llo de Lara y Cea­ce­ro, des­fi­la­ron por mi ima­gi­na­ción los me­jo­res mo­men­tos de Ani­ma­la­rio, en­ca­be­za­dos (y hay mu­cho pa­ra ele­gir) por el es­ti­lo de Al­ber­to San Juan y Gui­ller­mo To­le­do.

Sue­ños y vi­sio­nes es el nue­vo tí­tu­lo. El año pa­sa­do se lla­mó El mi­la­gro es­pa­ñol y ga­nó el XXVI Pre­mio SGAE de Tea­tro Jar­diel Pon­ce­la (2017). Na­ció en torno al au­ge y des­plo­me del la­dri­llo en Es­pa­ña. Me

gus­tó mu­cho la pri­me­ra ver­sión del tex­to; aho­ra me gus­ta más to­da­vía. Ra­quel Alarcón pa­re­ce te­ner­le to­ma­do el pun­to, el eco, la mú­si­ca y el tono a los au­to­res. “Es­ta es una obra de fic­ción ins­pi­ra­da en la reali­dad”, di­jo Re­món con tan­ta sor­na co­mo cer­ti­dum­bre. Tam­bién le he leí­do otra que la re­don­dea: “La reali­dad de es­te país di­fí­cil­men­te se pue­de con­tar des­de el rea­lis­mo. A ve­ces, la fan­ta­sía re­ve­la ver­da­des más pro­fun­das que la reali­dad”.

En ape­nas po­co más de una ho­ra, la fun­ción cuen­ta mu­chas co­sas. Re­món y Mar­tín no se muer­den la len­gua, co­mo es­tá man­da­do. Co­no­ce­mos las de­cla­ra­cio­nes de Ra­to, sus ca­sos de apro­pia­ción in­de­bi­da, el asun­to de Ban­kia, los frau­des fis­ca­les y un lar­go et­cé­te­ra, pe­ro el tex­to no cae en el pan­fle­to. Otra fra­se cer­te­ra de Re­món: “Ra­to re­pre­sen­ta co­mo na­die dos ca­ras de la mo­ne­da: la fies­ta y la re­sa­ca”. Tam­bién me lla­mó la aten­ción el mo­men­to en el que Ro­dri­go Ra­to re­ci­ta, sor­pren­den­te­men­te, el fi­nal de La ca­rre­te­ra, de Cor­mac McCarthy, “pa­ra sen­tar el tono de la obra”. Hay un in­ten­to de los au­to­res de bus­car lo que lla­man “el pun­to cie­go”: tiende a apa­re­cer en los mo­men­tos más ines­pe­ra­dos y otor­ga ma­yor in­ten­si­dad tan­to al pro­ta­go­nis­ta co­mo a per­so­na­jes que po­dían ha­ber caí­do en el cli­ché. Ha cre­ci­do el plan­tel de per­so­na­jes, co­mo es el ca­so del bi­sa­bue­lo de Ra­to, Faustino Ro­drí­guez-San Pe­dro, “cua­tro ve­ces mi­nis­tro de Al­fon­so XIII y al­cal­de de Ma­drid”, que que­da de­fi­ni­do con un diá­lo­go noc­turno, ne­ve­ra de por me­dio, en el que cho­can las cos­tum­bres de dos si­glos. El hu­mor es a me­nu­do su­rreal, po­de­ro­so, o in­clu­so ro­za una sor­pren­den­te ter­nu­ra, co­mo en la es­ce­na del ca­reo en­tre Az­nar y Ra­to en el te­le­fé­ri­co. Ha­blan­do de Az­nar, es una jo­ya su ob­se­sión con la ma­na­da de lla­mas que vi­ven en La Mon­cloa, re­ga­lo ve­rí­di­co del pre­si­den­te de Bo­li­via a Fe­li­pe Gon­zá­lez, y que de­to­na es­ta cre­cien­te sen­sa­ción de bur­la: “Se es­ta­ba rien­do de mí, Ro­dri­go. Y de ti. De to­do el Par­ti­do Po­pu­lar. Por­que a pe­sar de la co­rrup­ción, a pe­sar de Ame­do, de Do­mín­guez, de Fi­le­sa y de Rol­dán, la gen­te les si­gue vo­tan­do. Y esa con­de­na­da lla­ma so­cia­lis­ta lo sa­bía”, de­li­ra Az­nar. Al­gu­nos de mis mo­men­tos fa­vo­ri­tos, en esa lí­nea. Lo bien que le sien­ta Có­mo han pa­sa­do los años, de Ju­lio Igle­sias, a la se­pa­ra­ción en­tre Az­nar y Ra­to. Y el diá­lo­go y la ex­tra­ña cer­ca­nía en­tre Ro­dri­go Ra­to y Chi­mo Ba­yo, re­na­ci­do co­mo ta­xis­ta. Di­ce uno de los na­rra­do­res: “Es­to no es ver­dad-ver­dad. Es­to es, di­rec­ta­men­te, men­ti­ra. Pe­ro es ima­gi­na­ble”. La enor­me úl­ti­ma es­ce­na, en la que el po­lí­ti­co y el dis­co­te­que­ro apa­re­cen uni­dos por la Ru­ta Des­troy. O cuan­do Ra­to se nie­ga a re­vi­vir la es­ce­na de la caí­da de Ban­kia. Y, sor­pre­sa (y al pa­re­cer “ver­dad-ver­dad”), cuan­do se nie­ga a ir a Irak.

Re­co­mien­do in­ten­sa­men­te el “se­lec­to pro­gra­ma do­ble”, co­mo de­cían los ci­nes de an­ta­ño, en es­te ca­so tea­tros: a las 18.30, no per­der­se Sue­ños y vi­sio­nes de Ro­dri­go Ra­to, y a las 20.30, Las can­cio­nes, sen­sa­cio­nal fun­ción de Pablo Mes­siez.

Sue­ños y vi­sio­nes de Ro­dri­go Ra­to

Roberto Mar­tín Maiz­te­gui y Pablo Re­món El Pavón Tea­tro Ka­mi­ka­ze. Ma­drid Has­ta el 21 de sep­tiem­bre

Las can­cio­nes

Pablo Mes­siez

El Pavón Tea­tro Ka­mi­ka­ze. Ma­drid Has­ta el 6 de oc­tu­bre Una idea afor­tu­na­da, dos in­tér­pre­tes de ex­cep­ción. Pa­tri­ce Thi­baud y Fran Es­pi­no­sa con­si­guen que la pan­to­mi­ma y el bai­le fla­men­co ma­ri­den con tan­ta na­tu­ra­li­dad co­mo el fino de Je­rez con el ja­món. El có­mi­co y el bai­laor se co­no­cie­ron en el pa­ri­sien­se Théâ­tre Na­tio­nal de Chai­llot gra­cias al co­reó­gra­fo Jo­sé Mon­tal­vo, hi­jo de re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos del fran­quis­mo, que lla­mó al bor­de­lés pa­ra que pro­ta­go­ni­za­ra Don Qui­chot­te du Tro­ca­dé­ro y al cor­du­ben­se pa­ra que le asis­tie­ra en la crea­ción de Y olé! y Car­men(s). Fra­ni­to, es­tre­na­do por es­ta pa­re­ja ar­tís­ti­ca so­bre­ve­ni­da en el Fes­ti­val Fla­men­co de Ni­mes, trans­mi­te una ale­gría su­rreal con­ta­gio­sa.

Thi­baud es un Jac­ques Ta­ti con el ges­to de Da­rio Fo; Es­pi­no­sa, un bai­laor vo­ca­cio­nal, con un fí­si­co con­tra­rio al del so­lis­ta apo­lí­neo que ha ca­rac­te­ri­za­do el fla­men­co es­cé­ni­co des­de Vi­cen­te Es­cu­de­ro has­ta hoy: un ti­po co­rrien­te y mo­lien­te, con duen­de. El fran­cés in­ter­pre­ta a una ma­dre ab­ne­ga­da, siem­pre al bor­de de per­der los ner­vios por­que Fra­ni­to, su vás­ta­go, no pa­ra de ta­co­near. Si lo lle­va­ra al psi­quia­tra, le diag­nos­ti­ca­ría tras­torno de hi­per­ac­ti­vi­dad.

Fra­ni­to es un dúo bien con­cer­ta­do, pe­ro tam­bién una carrera de re­le­vos en la que un me­dio­fon­dis­ta por bu­le­rías se va pa­san­do el tes­ti­go con un ve­lo­cis­ta de pro­di­gio­sa zan­ca­da ges­tual. Thi­baud en­car­na el se­xo fe­me­nino sin caer en pa­ro­dias; ha­ce una ver­sión ci­né­ti­ca de El car­na­val de los ani­ma­les (fe­li­cí­si­mas sus imi­ta­cio­nes de la ga­lli­na, el ele­fan­te y el go­ri­la); in­ter­pre­ta una so­na­ta de pia­fi­dos, bra­mi­dos, be­rri­dos, bu­fi­dos, ulu­la­res…, y la­va y se­ca a su hi­jo en una pan­to­mi­ma que vie­ne a ser ver­sión bre­ve en tem­po an­dan­te del afei­ta­do ros­si­niano de El gran dic­ta­dor.

Aun­que la fun­ción po­dría trans­cu­rrir sin pa­la­bras, Thi­baud ha pre­fe­ri­do usar al­gu­nas en cas­te­llano (len­gua de su abue­lo), pa­ra ase­gu­rar­se de que el pú­bli­co si­gue los por­me­no­res de es­ta fun­ción en torno al amor ma­ter­no­fi­lial. El hu­mor en el fla­men­co se re­mon­ta a la épo­ca de Ig­na­cio Es­pe­le­ta: aquí al­ter­na con la ter­nu­ra, el li­ris­mo y la poe­sía vi­sual, cu­yo cé­nit se al­can­za en una se­cuen­cia don­de los ac­to­res ha­cen mu­tis, que­da des­ha­bi­ta­do el es­ce­na­rio y, al ba­jar la luz, un ca­jón y la me­sa so­bre la que descansa pa­re­cen la ca­be­za y el cuer­po de un can sur­gi­do del cir­co en mi­nia­tu­ra de Ale­xan­der Cal­der. Es­ta ima­gen des­ha­bi­ta­da, si­len­te y es­tá­ti­ca du­ran­te más de un mi­nu­to, pa­ra sí la hu­bie­ran que­ri­do Gor­don Craig y Jean Du­buf­fet.

Con me­dias azul tur­que­sa y za­pa­tos rojos de ta­cón, Fra­ni­to es un Mal­vo­lio dig­ni­fi­ca­do. Pa­re­ce es­ca­pa­do de la tri­bu Des­champs-Ma­keïeff. El bai­le que se mar­ca en­re­da­do en la cor­ti­ni­lla an­ti­mos­cas se lo com­pra­ría Is­rael Gal­ván sin du­dar­lo. Tam­bién es­tá gal­va­ni­za­do Es­pi­no­sa en el bai­le que cie­rra la fun­ción. Cé­dric Diot, gui­ta­rris­ta de ar­co am­plio y con pre­sen­cia, le acom­pa­ña di­vi­na­men­te. Me­nos pe­lo, es­te trío lo tie­ne to­do Ga­na­do­ra del Fes­ti­val de Al­ma­da 2019, ri­ca en iso­fla­vo­nas y ome­ga 3, la fun­ción gus­tó y sa­tis­fi­zo, tam­bién al pú­bli­co in­fan­til.

Fra­ni­to

Con­cep­ción: Pa­tri­ce Thi­baud

Di­rec­ción: P. Thi­baud y Jean-Marc Bihour

Tea­tros del Ca­nal. Ma­drid. Has­ta el 22 de sep­tiem­bre

VA­NES­SA RABADE

Javier Lara y Juan Cea­ce­ro, en Sue­ños y vi­sio­nes de Ro­dri­go Ra­to, en El Pavón Tea­tro Ka­mi­ka­ze.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.