La más jo­ven de la di­nas­tía Le Pen quie­re rom­per el cor­dón sa­ni­ta­rio a la de­re­cha

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MARC BASSETS,

Un es­pec­tro re­co­rre la de­re­cha fran­ce­sa. Se lla­ma Ma­rion Ma­ré­chal, de 29 años. Es nie­ta de Jean-Ma­rie Le Pen, fun­da­dor del Fren­te Na­cio­nal (FN), y so­bri­na de Ma­ri­ne Le Pen, pre­si­den­ta de es­te par­ti­do ba­jo su nue­vo nom­bre, Re­agru­pa­mien­to Na­cio­nal

“No en­tien­do qué jus­ti­fi­ca to­da­vía es­tas ba­rre­ras tan ra­di­ca­les en­tre no­so­tros. To­do lo que con­tri­bu­yó a des­unir a las fa­mi­lias de la de­re­cha ya no es vá­li­do”, di­jo Ma­ré­chal en una en­tre­vis­ta con Le Fi­ga­ro. Al con­tra­rio que su tía, ella se iden­ti­fi­ca co­mo con­ser­va­do­ra y mar­ca dis­tan­cias con la eti­que­ta de po­pu­lis­ta. Tam­bién ha re­nun­cia­do al Le Pen en su ape­lli­do (an­tes fi­gu­ra­ba co­mo Ma­rion Ma­ré­chal-Le Pen).

El 28 de sep­tiem­bre se­rá la in­vi­ta­da es­tre­lla de la Con­ven­ción de la De­re­cha, un cón­cla­ve or­ga­ni­za­do en Pa­rís pa­ra agru­par a con­ser­va­do­res que no se ven re­pre­sen­ta­dos en los par­ti­dos y bus­can una al­ter­na­ti­va al pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron y al “pro­gre­sis­mo, mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y li­bre­cam­bis­mo” que atri­bu­yen a la vie­ja de­re­cha. De nue­vo vol­ve­rá la es­pe­cu­la­ción so­bre sus am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas, por aho­ra en sus­pen­so.

¿Can­di­da­ta en las pre­si­den­cia­les de 2022? “Den­tro de tres años aún se­rá de­ma­sia­do jo­ven”, des­car­tó en ma­yo Ma­ri­ne Pen en una en­tre­vis­ta con EL PAÍS. La lí­der de RN, que as­pi­ra a ser can­di­da­ta, aña­dió so­bre su so­bri­na: “Se equi­vo­ca en su idea del po­pu­lis­mo. Cree que es la de­fen­sa de las cla­ses po­pu­la­res. Pe­ro el po­pu­lis­mo es la de­fen­sa de to­do el pue­blo”.

Al con­tra­rio que en Ale­ma­nia o en Es­pa­ña, en Fran­cia no exis­tía un par­ti­do que abar­ca­se des­de el cen­tro­de­re­cha a la ex­tre­ma de­re­cha. (RN). Es­tá pre­sen­te en los de­ba­tes pe­ro au­sen­te de la pri­me­ra fi­la, con­sa­gra­da a su es­cue­la de Cien­cias Po­lí­ti­cas en Lyon des­pués de ejer­cer de dipu­tada. Na­die sa­be si su po­ten­cial es real. Pre­ten­de unir a la de­cli­nan­te de­re­cha tra­di­cio­nal con la pu­jan­te ex­tre­ma de­re­cha de su fa­mi­lia.

La pe­cu­lia­ri­dad fran­ce­sa era la exis­ten­cia de una fi­gu­ra co­mo De Gau­lle, lí­der de la Fran­cia li­bre du­ran­te la ocu­pa­ción ale­ma­na y fun­da­dor de la V Re­pú­bli­ca. Otra pe­cu­lia­ri­dad era una ex­tre­ma de­re­cha con raí­ces en el co­la­bo­ra­cio­nis­mo con la Ale­ma­nia na­zi y en la opo­si­ción a la in­de­pen­den­cia

de Ar­ge­lia que ne­go­ció De Gau­lle. La ex­tre­ma de­re­cha era vis­ce­ral­men­te an­ti­gau­llis­ta.

La es­tra­te­gia de la des­dia­bo­li­za­ción del FN, pues­ta en prác­ti­ca por Ma­ri­ne Le Pen des­de que asu­mió el con­trol del par­ti­do en 2011, ha da­do fru­tos. Ella se dis­tan­ció de los exabruptos an­ti­se­mi­tas de su pa­dre. En 2014 ga­nó las elec­cio­nes eu­ro­peas. En 2017 se cla­si­fi­có pa­ra la se­gun­da vuel­ta de las pre­si­den­cia­les. Per­dió an­te Ma­cron, pe­ro su­peró los diez mi­llo­nes de vo­tos. El pa­sa­do ma­yo, el par­ti­do más vo­ta­do en las eu­ro­peas vol­vió a ser el de Le Pen.

El pro­ble­ma es que es­tos éxi­tos no han ser­vi­do pa­ra rom­per el cor­dón sa­ni­ta­rio que lle­va al res­to de par­ti­dos a aliar­se con­tra ella y fre­nar su ac­ce­so al po­der. RN so­lo tie­ne 14 de las ca­si 36.000 al­cal­días que hay en Fran­cia y ni si­quie­ra dis­po­ne de gru­po pro­pio en la Asam­blea Na­cio­nal. Le Pen es más fuer­te que nun­ca, pe­ro si­gue en un rin­cón.

Cla­se tra­ba­ja­do­ra

Pa­ra sa­lir del ais­la­mien­to, una vía es bus­car el vo­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que se sien­te des­pre­cia­da por las éli­tes y víc­ti­ma, en su opi­nión, de la UE y la glo­ba­li­za­ción. Es­ta vía, ca­li­fi­ca­da a ve­ces de po­pu­lis­ta, uni­ría a los vo­tan­tes de La Fran­cia In­su­mi­sa de Jean-Luc Mé­len­chon con los de Ma­ri­ne Le Pen. Am­bos re­cha­zan la eti­que­ta de iz­quier­da y de­re­cha y com­pi­ten por el mis­mo elec­to­ra­do.

“La idea de la unión en­tre po­pu­lis­tas y so­be­ra­nis­tas de iz­quier­das y de­re­chas, to­dos con­tra el sis­te­ma, tie­ne cier­ta cohe­ren­cia des­de el pun­to de vis­ta in­te­lec­tual. Pe­ro en la prác­ti­ca no veo có­mo po­dría es­ta­ble­cer­se es­ta alian­za”, di­ce Jean-Yves Ca­mus, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de las Ra­di­ca­li­da­des Po­lí­ti­cas en la Fun­da­ción Jean Jau­rès. “En cues­tio­nes co­mo la in­mi­gra­ción o la iden­ti­dad na­cio­nal, La Fran­cia In­su­mi­sa es aún un par­ti­do de iz­quier­das in­ter­na­cio­na­lis­ta, y el RN es un par­ti­do na­cio­na­lis­ta de de­re­chas”.

La otra vía con­sis­ti­ría en la unión de las de­re­chas. Ma­rion Ma­ré­chal, que pro­mue­ve es­ta op­ción, ofre­ce un dis­cur­so más so­fis­ti­ca­do que su tía. La ro­dean una cor­te de jó­ve­nes in­te­lec­tua­les que es­tán es­bo­zan­do en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das y se­mi­na­rios una re­fun­da­ción de la de­re­cha, con una mez­cla de va­lo­res tra­di­cio­na­lis­tas co­mo la opo­si­ción al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. Tru­fan sus dis­cur­sos de ci­tas del ideó­lo­go reac­cio­na­rio Char­les Mau­rras y del co­mu­nis­ta An­to­nio Grams­ci. Creen que la vic­to­ria en la ba­ta­lla de las ideas pre­ce­de a la vic­to­ria en las ur­nas. “No creo que la fa­mo­sa unión de las de­re­chas se ha­ga por me­dio de los par­ti­dos. Ma­rion Ma­ré­chal quie­re unir a las de­re­chas en el ni­vel de los elec­to­res”, ex­pli­ca Pas­ca­le Tour­nier, au­to­ra de Le vieux mon­de es­te de re­tour (El vie­jo mun­do ha vuel­to), una cró­ni­ca so­bre los nue­vos con­ser­va­do­res. “Ella se si­túa en el ám­bi­to de las ideas: la fa­mo­sa ba­ta­lla cul­tu­ral a lo Grams­ci”.

Los di­ri­gen­tes de Los Re­pu­bli­ca­nos —el par­ti­do de la de­re­cha tra­di­cio­nal— son rea­cios a cual­quier acer­ca­mien­to con Ma­ré­chal, aun­que ideo­ló­gi­ca­men­te ha­ya coin­ci­den­cias. Los se­gui­do­res de la jo­ven Le Pen se mi­ran en el es­pe­jo de Ma­cron: un lí­der jo­ven que rom­pe los es­que­mas del pa­sa­do. “Es­ta gen­te”, di­ce Tour­nier en alu­sión a los se­gui­do­res de Ma­rion Ma­ré­chal, “de­tes­ta a Ma­cron, pe­ro al mis­mo tiem­po les fas­ci­na que, de la no­che a la ma­ña­na, se con­vir­tie­se en pre­si­den­te. Es el mi­to del hom­bre pro­vi­den­cial. Y qui­zá po­dría ser ella”.

/ ALEX WONG (GETTY)

Ma­rion Ma­ré­chal, du­ran­te una con­fe­ren­cia ce­le­bra­da en Mary­land (EE UU), en fe­bre­ro de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.