Nue­ve mi­nis­tros, nin­gu­na so­lu­ción

Los afec­ta­dos por la ta­li­do­mi­da aún no han co­bra­do las in­dem­ni­za­cio­nes in­clui­das en los Pre­su­pues­tos de 2018

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - I. S.,

Cuen­ta Rafael Bas­te­rre­chea que cuan­do des­cu­brió su ver­da­de­ra his­to­ria pen­só que en cuan­to un res­pon­sa­ble po­lí­ti­co se en­te­ra­se le ayu­da­ría sin pen­sar­lo. El pri­mer mi­nis­tro de Sa­ni­dad con el que se en­tre­vis­tó fue el so­cia­lis­ta Ber­nat So­ria (2007-2009). Des­de en­ton­ces han pa­sa­do ocho ti­tu­la­res más por el mi­nis­te­rio. To­dos han co­no­ci­do a Bas­te­rre­chea. Pe­ro nin­guno le ha da­do aún una so­lu­ción. Es­tu­vie­ron muy cer­ca va­rias ve­ces, la úl­ti­ma con una par­ti­da en los Pre­su­pues­tos de 2018 de Ma­riano Ra­joy, pe­ro la mo­ción de cen­su­ra y el cam­bio de Go­bierno les de­vol­vió al pun­to de ori­gen. El Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes ase­gu­ra que tie­ne pre­pa­ra­do un de­cre­to ley en el ca­jón, pe­ro Bas­te­rre­chea re­nie­ga. “Ni PSOE, ni PP, ni con Go­bierno ni sin él. Lo que no hay es vo­lun­tad política de in­dem­ni­zar a las víc­ti­mas de la ta­li­do­mi­da”, la­men­ta.

Es­pa­ña es el úni­co país que aún no ha cum­pli­do con las víc­ti­mas de es­te fár­ma­co que se re­ce­tó a mi­les de mu­je­res em­ba­ra­za­das pa­ra las náu­seas en los años 60 y que pro­vo­có mal­for­ma­cio­nes gra­ves a mi­les de ni­ños en to­do el mun­do. En Ale­ma­nia, por ejem­plo, las víc­ti­mas per­ci­ben del la­bo­ra­to­rio Grü­nent­hal, que co­mer­cia­li­zó el fár­ma­co, una cuan­tía que lle­ga has­ta los 7.800 eu­ros al mes.

Cuan­do na­ció Bas­te­rre­chea en 1965, con un 82% de dis­ca­pa­ci­dad, na­die su­po dar­le una ex­pli­ca­ción a su ma­dre. El ni­ño cre­ció escuchando que se tra­ta­ba de “la vo­lun­tad de Dios”. Te­nía 40 años cuan­do se aso­mó a la Aso­cia­ción de Víc­ti­mas de la Ta­li­do­mi­da, que tie­ne 285 so­cios: “Vi por pri­me­ra vez per­so­nas co­mo yo”. Ahí se dio cuen­ta de que sus bra­zos cor­tos y sin mo­vi­li­dad en el co­do eran re­sul­ta­do del mal­di­to fár­ma­co. El Tri­bu­nal Su­pre­mo exi­mió en 2015 a Grü­nent­hal de pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes en Es­pa­ña al con­si­de­rar que el de­li­to ha­bía pres­cri­to. “¿Aca­so yo he pres­cri­to?”, se pre­gun­ta Bas­te­rre­chea. Rafael Bas­te­rre­chea, el jue­ves en su ca­sa de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.