“Gibraltar siem­pre ha sa­bi­do so­bre­vi­vir”

Em­pre­sa­rios y ciu­da­da­nos a am­bos la­dos de la fron­te­ra se pre­pa­ran pa­ra los efec­tos de una rup­tu­ra sal­va­je

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JE­SÚS A. CAÑAS,

“Es­ta­mos un po­qui­to ner­vio­sos. El ru­bio ese es co­mo el ame­ri­cano, ¡es quien lo tie­ne to­do lia­do!”. A la pri­me­ra pre­gun­ta, la gi­bral­ta­re­ña Ma­ría López le ha­ce un tra­je al pri­mer mi­nis­tro in­glés Bo­ris John­son, an­tes de per­der­se en la fron­te­ra con su ca­rri­to de la com­pra ates­ta­do de pro­duc­tos fres­cos de La Lí­nea. Ni las guir­nal­das blan­cas y ro­jas que aún so­bre­vi­ven al Na­tio­nal Day del pa­sa­do 10 de sep­tiem­bre co­lo­rean los nu­ba­rro­nes, tan li­te­ra­les co­mo me­ta­fó­ri­cos, que em­pa­ñan el día.

Co­las de cua­tro ho­ras en la fron­te­ra, in­te­rrup­cio­nes de ali­men­tos o me­di­ci­nas, pro­ble­mas con la ges­tión de re­si­duos, re­ce­sión eco­nó­mi­ca; el in­for­me Ye­llow­ham­mer, di­vul­ga­do por el Go­bierno in­glés ha­ce ape­nas tres días, di­bu­ja un es­ce­na­rio som­brío pa­ra su co­lo­nia a par­tir del 31 de oc­tu­bre. Pe­ro el Go­bierno gi­bral­ta­re­ño con­si­de­ra que las ase­ve­ra­cio­nes es­tán “des­fa­sa­das” y di­cen es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra una sa­li­da por las bra­vas, aun­que no sea lo desea­do. Pe­ro, por si aca­so, ciu­da­da­nos y em­pre­sa­rios em­pie­zan a pre­pa­rar­se co­mo pue­den an­te las tra­bas que se po­drían crear en un pa­so fron­te­ri­zo que atra­vie­san 28.500 per­so­nas al día.

Gibraltar es­tá fue­ra de la zo­na Schen­gen y de la Unión adua­ne­ra eu­ro­pea por lo que “na­da de­be­ría cam­biar al día si­guien­te”, co­mo ase­gu­ra una fuen­te cer­ca­na a la po­li­cía es­pa­ño­la en la fron­te­ra. Pe­ro el em­pre­sa­rio gi­bral­ta­re­ño Bruno Ca­llag­han tie­ne un es­toi­cis­mo a prue­ba de di­vor­cios sal­va­jes. Su di­vi­sión de se­gu­ros ya tra­ba­ja en abrir una sub­se­de en Mal­ta que le per­mi­ta se­guir ope­ran­do en la Unión Eu­ro­pea. Y ya tie­ne pla­nes por si el pa­so se po­ne im­po­si­ble pa­ra el cen­te­nar de tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les que em­plea en sus dos ho­te­les: alo­jar­los en los mis­mos es­ta­ble­ci­mien­tos o, in­clu­so, en un ho­tel flo­tan­te.

“Cuan­do la co­sa ha ido de mal en peor, du­ran­te si­glos, Gibraltar siem­pre ha sa­bi­do so­bre­vi­vir”, ter­cia Ca­llag­han. El em­pre­sa­rio es be­ne­vo­len­te con el Go­bierno gi­bral­ta­re­ño y cree que ha­cen lo que pue­den: “Mi­ran to­dos los es­ce­na­rios po­si­bles, pe­ro no tie­nen una bo­la de cris­tal”. Guías pa­ra adap­tar la con­ta­bi­li­dad, có­mo cir­cu­lar con los co­ches o con los pa­sa­por­tes de mascotas; en los úl­ti­mos me­ses Gibraltar ha pu­bli­ca­do en su web has­ta 23 no­tas téc­ni­cas so­bre có­mo en­fren­tar­se a un Bre­xit abrup­to.

Ha­ce ya sie­te años que Da­niel y So­lo­mon Mas­sias ges­tio­nan una fran­qui­cia de Eros­ki y el se­gun­do no nie­ga que el di­vor­cio in­glés les tie­ne su­mi­dos en una “apa­tía de no ti­rar ni pa­ra un la­do ni pa­ra otro”. En su ca­so, el su­mi­nis­tro de ali­men­tos es cla­ve, ya lle­ga­ron a ha­cer aco­pio de dos se­ma­nas de co­mi­da an­te la an­te­rior fe­cha del Bre­xit y aho­ra tie­nen pen­sa­do ha­cer­lo de nue­vo pa­ra fi­na­les de oc­tu­bre. “Es­ta­mos ner­vio­sos, pe­ro cree­mos que la co­mi­da en­tra­rá sí o sí, tam­bién gra­cias al so­por­te de la fran­qui­cia”, re­co­no­ce Da­niel. Por aho­ra, al far­ma­céu­ti­co Jor­ge Cár­de­nas —uno de los 9.726 tra­ba­ja­do­res trans­fron­te­ri­zos es­pa­ño­les— tam­bién es­tá tran­qui­lo por el su­mi­nis­tro de me­di­ca­men­tos que lle­gan a su far­ma­cia des­de el Reino Uni­do.

Dis­tin­to es si a Cár­de­nas le ha­blan de su pa­so dia­rio por la fron­te­ra: “Es­toy aco­jo­na­do. He mi­ra­do has­ta pa­ra al­qui­lar al­go aquí, pe­ro es muy ca­ro”. La mis­ma preo­cu­pa­ción tie­ne Ma­ría del Car­men Váz­quez, em­pre­sa­ria li­nen­se con un cen­tro de au­di­ti­vo en el Pe­ñón: “Ocu­rra lo que ocu­rra, el Bre­xit va a ser du­ro. Si no pue­do se­guir por cam­bios de im­pues­tos o pro­ble­mas en el pa­so ten­dré que ce­rrar”. Esa in­cer­ti­dum­bre es jus­to la que con­de­na Juan Jo­sé Uce­da, por­ta­voz de la aso­cia­ción de trans­fron­te­ri­zos ASCTEG: “Co­mo siem­pre ocu­rre, en el jue­go po­lí­ti­co nos uti­li­zan de rehe­nes en la fron­te­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.