Ya­kar­ta: la tó­xi­ca ca­pi­tal con los días con­ta­dos

El Go­bierno de In­do­ne­sia ha de­ci­di­do tras­la­dar las ins­ti­tu­cio­nes por la ba­ja ca­li­dad de vi­da de la ciu­dad

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­LO­MA ALMOGUERA,

Me­nu­do y enér­gi­co, Fi­tri en­ca­de­na un ci­ga­rro tras otro, in­te­rrum­pien­do bre­ve­men­te su dis­cur­so cuan­do des­pi­de una nueva bo­ca­na­da. La nu­be de al­qui­trán que se des­pren­de del hu­mo del pi­ti­llo ape­nas se per­ci­be, ab­sor­bi­da en­se­gui­da por el den­so y con­ta­mi­na­do ai­re que se res­pi­ra en Ya­kar­ta. Al­go que a Fi­tri pa­re­ce no im­por­tar­le de­ma­sia­do, pues se en­fren­ta a otra ame­na­za más in­me­dia­ta: la de las fre­cuen­tes inun­da­cio­nes que, co­mo ha­ce unos me­ses, le de­ja­ron sin ca­sa.

“Más que mie­do, me ge­ne­ra mu­cha preo­cu­pa­ción. So­bre to­do, por mis hi­jos”, afir­ma el hom­bre con pe­sa­dum­bre. Ca­sa­do y pa­dre de tres ni­ños de cin­co, cua­tro y dos años, re­me­mo­ra có­mo el río Ci­li­wung, a me­nos de un ki­ló­me­tro de su vi­vien­da, se des­bor­dó du­ran­te unas fuer­tes llu­vias en abril. Sin tiem­po pa­ra re­co­ger más que un par de co­sas, los cin­co es­ca­pa­ron de la ca­sa, que que­dó com­ple­ta­men­te anega­da. Jun­to a mi­les de per­so­nas, Fi­tri y su fa­mi­lia pa­sa­ron unos días en cam­pa­men­tos y re­fu­gios pro­vi­sio­na­les. Lue­go re­gre­sa­ron, sa­bien­do que to­do po­dría vol­ver a ocu­rrir.

Las inun­da­cio­nes son so­lo uno de los in­gre­dien­tes del cóc­tel que ha con­ver­ti­do Ya­kar­ta en una ur­be muy hos­til, una ca­rac­te­rís­ti­ca ace­le­ra­da por el au­men­to del ni­vel del mar, con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co. Acu­mu­la tan­tos fac­to­res ne­ga­ti­vos que el pre­si­den­te Jo­ko Wi­do­do ha de­ci­di­do ha­cer ofi­cial un vie­jo plan que se dis­cu­tía des­de ha­ce dé­ca­das: crear una nueva ca­pi­tal en otro lu­gar de In­do­ne­sia. Lo anun­ció a fi­na­les de agos­to: una nueva ciu­dad co­men­za­rá a le­van­tar­se el pró­xi­mo año en el es­te de Ka­li­man­tán (la par­te in­do­ne­sia de Bor­neo, is­la com­par­ti­da con Ma­la­sia y Bru­néi). El ob­je­ti­vo es que a par­tir de 2024 se tras­la­de allí la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va de Ya­kar­ta (ubi­ca­da en la is­la de Ja­va), que se man­ten­drá co­mo co­ra­zón fi­nan­cie­ro del país. Se es­pe­ra que al me­nos un mi­llón y me­dio de per­so­nas sean des­pla­za­das ini­cial­men­te y que po­co a po­co acu­da más gen­te, al ca­lor de nue­vas po­si­bi­li­da­des de em­pleo.

La idea es ata­car así la raíz de los gra­ves pro­ble­mas que aso­lan la ciu­dad ca­pi­ta­li­na: su su­per­po­bla­ción. Con­ce­bi­da pa­ra alo­jar a 500.000 per­so­nas cuan­do los ho­lan­de­ses la fun­da­ron en el si­glo

A par­tir de 2024, al me­nos un mi­llón y me­dio de per­so­nas se­rán des­pla­za­das

XVII, la me­tró­po­lis su­pera ya los 10 mi­llo­nes, 30 si se in­clu­ye el área me­tro­po­li­ta­na. A su al­ta den­si­dad po­bla­cio­nal se su­ma su geo­gra­fía: ubi­ca­da en la con­fluen­cia de 13 ríos que se des­bor­dan en épo­ca de llu­vias.

“Ya­kar­ta no ha he­cho na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra mi­ti­gar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, que le han afec­ta­do más que a otras ciu­da­des cos­te­ras de In­do­ne­sia”, ase­gu­ra De­den Ruk­ma­na, in­do­ne­sio de ori­gen y pro­fe­sor de Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Ala­ba­ma. El do­cen­te cita el plan fa­lli­do por aho­ra del Go­bierno de cons­truir una gran mu­ra­lla de 40 ki­ló­me­tros de lar­go y 24 me­tros de al­to en el mar pa­ra im­pe­dir el avan­ce del océano so­bre Ya­kar­ta.

Con to­do, el pro­ble­ma más gra­ve es que la ciu­dad se hun­de. “A un rit­mo de en­tre 1 y 15 cen­tí­me­tros por año, lo que, uni­do a que el au­men­to del ni­vel del mar, que ha al­can­za­do los 8,5 cen­tí­me­tros de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co, sig­ni­fi­ca que el nor­te de Ya­kar­ta que­da­rá su­mer­gi­do en 2050”, ad­vier­te Leo­nard Si­man­jun­tak, di­rec­tor de Green­pea­ce en In­do­ne­sia.

Co­mo la mi­tad de la po­bla­ción ya­kar­tí, Fi­tri, pes­ca­dor y co­mer­cian­te, no tie­ne ac­ce­so a agua co­rrien­te. Él y sus ve­ci­nos o bien re­co­gen el agua es­tan­ca­da en los ca­na­les que flan­quean las ca­lles de su dis­tri­to o la ex­traen a tra­vés de pre­ca­rias per­fo­ra­cio­nes del sub­sue­lo, cau­sa prin­ci­pal del hun­di­mien­to de la ciu­dad. Se­gún un es­tu­dio del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co del pa­sa­do año, las ciu­da­des cos­te­ras del sur y el su­r­es­te asiá­ti­co son más vul­ne­ra­bles al au­men­to del ni­vel del mar de­bi­do a “la na­tu­ra­le­za de­sigual y po­co pla­ni­fi­ca­da de su ur­ba­ni­za­ción”, ade­más de su al­ta den­si­dad. Los barrios más afec­ta­dos son las zo­nas hu­mil­des co­mo la de Fi­tri, con las ca­sas le­van­ta­das a la ve­ra de los ríos por co­mu­ni­da­des de pes­ca­do­res que vi­ven en pre­ca­rias edi­fi­ca­cio­nes de una o dos plan­tas. “Su­pon­go que [el tras­la­do de la ca­pi­tal] se­rá bueno, pe­ro no sé si so­lu­cio­na­rá nues­tros pro­ble­mas”, me­di­ta el hom­bre.

A no mu­cha dis­tan­cia de la ca­sa de Fi­tri, pe­ro a años luz en cuan­to a ni­vel de desa­rro­llo, el dis­tri­to fi­nan­cie­ro ya­kar­tí arran­ca la jor­na­da con los ras­ca­cie­los cu­bier­tos por la ca­pa gri­sá­cea de con­ta­mi­na­ción. He­ni, de 39 años, se pro­te­ge la ca­ra con una mas­ca­ri­lla con un di­bu­jo del ga­to de Do­rae­mon mien­tras es­pe­ra a su mo­to de Go Jek, el Uber in­do­ne­sio. “En par­te la lle­vo por no res­pi­rar la con­ta­mi­na­ción, pe­ro tam­bién por­que no quie­ro que mi ca­ra se en­su­cie con el pol­vo y el hu­mo de los tu­bos de es­ca­pe”, di­ce la mu­jer, quien, pe­se a los in­ne­ga­bles pro­ble­mas de Ya­kar­ta, con­si­de­ra que tras­la­dar la ca­pi­tal no es ne­ce­sa­rio. “Aho­ra te­ne­mos un buen go­ber­na­dor [Anies Bas­we­dan, opo­nen­te de Wi­do­do]. Él me­jo­ra­rá la ciu­dad”, con­fía.

Por el con­tra­rio, Omar, fun­cio­na­rio ya­kar­tí del Mi­nis­te­rio de Sa­lud —que ten­drá que mar­char­se a Ka­li­man­tán den­tro de cin­co años— ase­gu­ra que es la úni­ca so­lu­ción. “Va a ser di­fí­cil, pe­ro no hay más re­me­dio. Ya­kar­ta es­tá su­per­po­bla­da, se hun­de, hay de­ma­sia­da con­ta­mi­na­ción… Con es­te ca­lor es in­so­por­ta­ble”, ase­gu­ra el hom­bre mien­tras se se­ca el ros­tro con un pa­ñue­lo a la sa­li­da de una es­ta­ción de me­tro.

Arief Wi­ja­ya, por­ta­voz del Ins­ti­tu­to de Re­cur­sos Mun­dia­les en In­do­ne­sia, cree que se­rán pre­ci­sa­men­te los pro­yec­tos que se aco­me­tan en Ya­kar­ta, más que el tras­la­do de la ca­pi­tal, lo que de­ter­mi­ne la per­vi­ven­cia de la ciu­dad. “El tras­la­do pue­de ayu­dar a me­jo­rar la habitabili­dad de Ya­kar­ta, pe­ro sin cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos de su in­fra­es­truc­tu­ra ac­tual, in­clu­yen­do una me­jor ges­tión del agua, más in­ver­sión en trans­por­te pú­bli­co o el cie­rre de plan­tas de car­bón, el im­pac­to se­rá mí­ni­mo”, ad­vier­te.

/ ED WRAY (GETTY)

Un tra­ba­ja­dor re­ti­ra ba­su­ra del agua es­tan­ca­da por las inun­da­cio­nes en el ba­rrio de Pe­ja­ga­lan, en Ya­kar­ta.

/ P. A.

Un jo­ven con una mas­ca­ri­lla, en una bo­ca de me­tro de Ya­kar­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.