Dos pa­sio­nes mun­dia­les

Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na mi­den su es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo en la fi­nal de un tor­neo mar­ca­do por la re­sis­ten­cia den­tro y fue­ra de la pis­ta en el que han tum­ba­do ri­va­les y pro­nós­ti­cos

El País (País Vasco) - - DEPORTES - FAUSTINO SÁEZ,

Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na no sa­bían que era im­po­si­ble, por eso lo hi­cie­ron. Dos se­lec­cio­nes de tra­ve­sía pa­ra­le­la y es­pí­ri­tu pa­re­ci­do, des­ti­na­das a prio­ri a ple­gar ve­las tras la re­ti­ra­da de sus re­fe­ren­tes his­tó­ri­cos, se han re­be­la­do a ese rum­bo pa­ra ci­tar­se en la fi­nal de un Mun­dial mar­ca­do por la re­sis­ten­cia, den­tro y fue­ra de la pis­ta. Con Ricky y Marc, con Cam­paz­zo y Sco­la, con una com­pe­ti­ti­vi­dad um­bi­li­cal in­cul­ca­da por sus ma­yo­res, dos equi­pos ale­ja­dos de la cá­te­dra y je­rar­quía de los Jú­niors de Oro yla Ge­ne­ra­ción Do­ra­da que se han aga­rra­do al ca­rác­ter y al sa­cri­fi­cio pa­ra pro­lon­gar sus res­pec­ti­vas le­yen­das.

Es­pa­ña dispu­ta su dé­ci­ma fi­nal de un gran tor­neo des­de 1999. La pri­me­ra sin Pau Ga­sol den­tro del gru­po, aun­que la de 2006 la vi­vió des­de el ban­qui­llo y con mu­le­tas. En las tres au­sen­cias an­te­rio­res del tó­tem en 20 años (2005, 2010 y 2013) so­lo ca­yó un bron­ce. Des­de el oro en Ja­pón 2006, ha­ce 13 años, la se­lec­ción es­pa­ño­la so­lo ha fal­ta­do dos ve­ces al po­dio en los gran­des tor­neos: en el Mun­dial de 2010, el del tri­ple de Teo­do­sic; y en el de 2014, el del ba­ta­ca­zo an­te Fran­cia. En es­te tiem­po: cua­tro oros, tres pla­tas y tres bron­ces en 12 cam­peo­na­tos. Ar­gen­ti­na, cam­peo­na en la pri­me­ra edi­ción del tor­neo en 1950, re­gre­sa a la fi­nal 17 años des­pués de la pla­ta en In­dia­ná­po­lis an­te la úl­ti­ma Yu­gos­la­via.

El cru­ce de ca­mi­nos en­tre las dos se­lec­cio­nes fi­na­lis­tas lle­gó pre­ci­sa­men­te en 2006. El tri­ple de No­cio­ni se es­tre­lló en el aro y co­lo­có a Es­pa­ña a un pa­so de la glo­ria. An­te Gre­cia, la pri­me­ra con­quis­ta mun­dial. Ese oro es la pie­za que fal­ta en la vi­tri­na al­bi­ce­les­te que, a cam­bio, pre­su­me de un oro olím­pi­co (2004) que a la se­lec­ción es­pa­ño­la siem­pre le ne­gó Es­ta­dos Uni­dos.

Aque­llos dream teams se con­vir­tie­ron en Chi­na en un USA Team de cuar­to ran­go que, a mo­do de pe­ni­ten­cia por su pro­pia des­leal­tad, se vio abo­ca­do a pe­lear­le el sép­ti­mo pues­to a Po­lo­nia. Ser­bia, el otro co­co, aca­bó quin­ta tras ven­cer a la Re­pú­bli­ca Che­ca. Apro­ve­chan­do li­cen­cias, afi­lan­do el com­pro­mi­so, re­sis­tien­do más de 40 ho­ras de vue­los y tras­la­dos, de­fen­dien­do co­mo fie­ras y ga­nan­do a pul­so sus sie­te par­ti­dos pre­vios, Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na me­di­rán su pa­sión com­pe­ti­ti­va en el Wu­ke­song Are­na de Pekín en bus­ca de agran­dar de­fi­ni­ti­va­men­te el mi­la­gro. “So­mos dos equi­pos muy bue­nos, con ofi­cio, ga­na­do­res, que se co­no­cen mu­chí­si­mo. Cual­quie­ra de los dos pue­de ga­nar e ir­se fe­liz, y per­der e ir­se tran­qui­lo”, re­su­mió el selecciona­dor al­bi­ce­les­te, Ser­gio Her­nán­dez.

Su equi­po, co­mo Es­pa­ña, ha res­pon­di­do a los in­cré­du­los con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.