La Real apa­bu­lla al Atlé­ti­co en el nue­vo Anoe­ta

To­da­vía lí­der, el equi­po col­cho­ne­ro, in­có­mo­do to­do el par­ti­do, no en­cuen­tra res­pues­tas al plan­tea­mien­to do­nos­tia­rra

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JON RIVAS,

Real So­cie­dad: Mo­yá; Zal­dua, Llo­ren­te, Elus­ton­do, Mon­real; Me­rino (Zu­ru­tu­za, m. 82), Zu­bel­dia, Oyar­za­bal, Ode­gaard, Por­tu (Ja­nu­zaj, m. 82); Isak (Wi­llian Jo­sé, m. 72). No uti­li­za­dos: Re­mi­ro, Le Nor­mand, An­der Gue­va­ra, San­ga­lli.

Atlé­ti­co: Oblak (Adán, m. 65); Trip­pier, Giménez, Sa­vic, Re­nan Lo­di; Vi­to­lo, Saúl, Ko­ke, Le­mar (Llo­ren­te, m. 46); João Fé­lix (Co­rrea, m. 55) y Die­go Cos­ta. No uti­li­za­dos: He­rre­ra, Her­mo­so, Fe­li­pe y Arias.

Go­les: 60.

1-0. Ode­gaard. M. 57. 2-0. Mon­real. M.

Ár­bi­tro: Mateu Lahoz. Tar­je­tas a Zu­bel­dia, Trip­pier, Llo­ren­te, Die­go Cos­ta. VAR: Cua­dra Fer­nán­dez.

34.719 es­pec­ta­do­res en el Rea­le Are­na. El Atlé­ti­co de Ma­drid ya flo­jeó mu­chos mi­nu­tos con­tra al Ei­bar —aun­que en unos mi­nu­tos fi­na­les in­ten­sos Tho­mas re­sol­vió en el des­cuen­to—, pe­ro fren­te a una Real So­cie­dad de es­treno, he­cha un pin­cel, se des­co­sió por com­ple­to. El rol de lí­der no le ha ser­vi­do al equi­po de Si­meo­ne pa­ra in­ti­mi­dar a un equi­po que ilu­sio­na a su afi­ción en el re­en­cuen­tro.

Han que­ri­do en­vol­ver Anoe­ta pa­ra re­ga­lo, pe­ro no les ha da­do tiem­po to­da­vía a cu­brir to­do el es­ta­dio con los pa­ne­les de co­lor azul, y así se lo en­tre­ga­ron a quie­nes acu­die­ron al es­treno que, de to­das for­mas, pre­fe­rían más el con­te­ni­do que el con­ti­nen­te. Y eso en­con­tra­ron. El nue­vo Rea­le Are­na, —con ré­cord de asis­ten­cia a un par­ti­do de fút­bol en San Sebastián, 34.719 es­pec­ta­do­res—, to­da­vía a fal­ta de los de­ta­lles, ha que­da­do bien, es ver­dad. Qué le­jos que­da el vie­jo cam­po de Ato­cha con sus aro­mas del mer­ca­do de fru­tas; qué le­jos que­dan tam­bién las pis­tas de atle­tis­mo, y qué cer­ca es­tá aho­ra el cés­ped. Có­mo sue­na el or­feón txu­riur­din, y qué bien lu­cen las mi­les de ban­de­ras que se re­par­tie­ron pa­ra el re­torno.

Pe­ro el con­te­ni­do es lo que im­por­ta, no la pa­ra­fer­na­lia que le ro­dea, y es­tá la Real em­pe­ña­da en en­con­trar su iden­ti­dad a tra­vés del fút­bol, y el Atlé­ti­co de Ma­drid no es, pre­ci­sa­men­te, el ri­val ideal pa­ra des­ta­par el fras­co de per­fu­me. Los par­ti­dos fren­te al equi­po de Si­meo­ne tie­nen más bien olor a li­ni­men­to, ese aro­ma pro­fun­do que im­preg­na­ba los ves­tua­rios del vie­jo Ato­cha, de in­có­mo­das ban­ca­das de ma­de­ra, co­mo de va­gón de ter­ce­ra.

Na­da es có­mo­do an­te el Atlé­ti­co, que ame­na­za con el des­plie­gue de Die­go Cos­ta, Vi­to­lo o João Fé­lix a la me­nor dis­trac­ción, aun­que en la pri­me­ra par­te el por­tu­gués es­tu­vo es­pe­so y se que­dó sin res­pues­tas un par de ve­ces al bor­de del área.

Per­cu­tía la Real con­tra una mu­ra­lla col­cho­ne­ra con más des­ajus­tes de­fen­si­vos de los ha­bi­tua­les, que de­ses­pe­ra­ban a Oblak en­tre los pa­los y a Si­meo­ne, al bor­de del área téc­ni­ca. En­fren­te Ode­gaard, que es un fut­bo­lis­ta con la ca­pa­ci­dad de ab­du­cir al ri­val que le mi­ra a los ojos, se per­mi­tió un par de de­ta­lles. El no­rue­go com­bi­na bien con Oyar­za­bal y Por­tu. Las pie­zas en­ca­jan.

Con el mar­ca­dor sin es­tre­nar­se, se mar­chó al ves­tua­rio más con­ten­ta la Real que el Atlé­ti­co, un equi­po con de­ma­sia­dos in­te­rro­gan­tes. Con 45 mi­nu­tos consumidos, los vi­si­tan­tes se sen­tían in­có­mo­dos an­te una Real más in­ten­sa. Tan­to, que Si­meo­ne de­ci­dió de­jar en la ca­se­ta a Le­mar y plan­tar en el cés­ped a Marcos Llo­ren­te pa­ra re­for­zar el me­dio cam­po. Po­co des­pués mo­vió su se­gun­da pie­za: Co­rrea por João Fé­lix, per­di­do so­bre el cés­ped, pe­ro que, tras un pa­se de Trip­pier, ha­bía te­ni­do un mi­nu­to an­tes la me­jor op­ción ro­ji­blan­ca.

Pe­ro la me­di­ci­na de Si­meo­ne tu­vo efec­tos se­cun­da­rios en for­ma de ma­reos y vi­sión bo­rro­sa, cuan­do Oyar­za­bal se per­mi­tió un lu­jo en me­dio cam­po que le acla­ró el ca­mino a Mikel Me­rino. Su pa­se a Ode­gaard lo re­ci­bió el no­rue­go co­mo un ve­te­rano. Bus­có es­pa­cio en el área en­tre la es­pe­su­ra, y cuan­do lo en­con­tró, dis­pa­ró. Su re­ma­te gol­peó en Sa­vic y ba­tió a Oblak.

En pleno chu­te de eu­fo­ria, una fal­ta en el la­te­ral, lan­za­da por Ode­gaard, la to­có de ca­be­za Isak. Oblak la des­pe­jó en cor­to y en­tró el re­cién lle­ga­do Mon­real pa­ra mar­car el se­gun­do de la Real. El guar­da­me­ta re­ci­bió el im­pac­to del ba­lón en pleno ros­tro, y des­pués de ser aten­di­do va­rios mi­nu­tos, tu­vo que de­jar el par­ti­do, que ca­si se aca­bó ahí, a pe­sar de un par de sus­tos de Vi­to­lo y Giménez que des­ta­pa­ron al me­jor Mo­yá, que pa­re­ce el por­te­ro de Ima­nol pe­se a la lle­ga­da de Alex Re­mi­ro. Los me­jo­res mi­nu­tos vi­si­tan­tes le lle­ga­ron con el mar­ca­dor en con­tra, pe­ro en­ton­ces se en­con­tra­ron a una Real eu­fó­ri­ca, que no per­mi­tió más ale­grías que las jus­tas. El Atlé­ti­co se lo ten­drá que ha­cer mi­rar an­tes del par­ti­do an­te la Ju­ven­tus.

/ J. M. SE­RRANO AR­CE (GETTY)

Oyar­za­bal (10) abra­za a Ode­gaard, au­tor del pri­mer tan­to de la Real an­te el Atlé­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.