Túnez, un oa­sis en el mun­do ára­be

Vio­len­cia, dic­ta­du­ras y gol­pes de Es­ta­do frus­tran las es­pe­ran­zas abier­tas por las pro­tes­tas de 2011 en el Ma­greb

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - F. PEREGIL / R. GON­ZÁ­LEZ

Los ar­ge­li­nos han echa­do a Bu­te­fli­ka, pe­ro el Ejér­ci­to con­ser­va el po­der

Li­bia si­gue aso­la­da por la gue­rra en­tre las fac­cio­nes del Es­te y Trí­po­li

El sal­do de la pri­ma­ve­ra ára­be na­ci­da de las pro­tes­tas pro­de­mo­crá­ti­cas de 2011 en el nor­te de Áfri­ca so­lo se sos­tie­ne en par­te por Túnez. El país ma­gre­bí apun­ta­la su pro­ce­so de tran­si­ción con dos citas elec­to­ra­les, las pre­si­den­cia­les ce­le­bra­das ayer y las le­gis­la­ti­vas, que lle­va­rán a los tu­ne­ci­nos a las ur­nas el 6 de oc­tu­bre. Aun­que mu­chos tu­ne­ci­nos se sien­ten decepciona­dos, per­sis­ten los abu­sos po­li­cia­les y la co­rrup­ción del ré­gi­men de Ben Ali si­ga gan­gre­nan­do el país, Túnez si­gue sien­do la gran re­fe­ren­cia de­mo­crá­ti­ca en el nor­te de Áfri­ca. Por eso, Egip­to, Ma­rrue­cos, Ar­ge­lia y Li­bia es­cru­tan aten­ta­men­te los pa­sos del ve­cino.

Ar­ge­lia. Fue el úni­co país del nor­te de Áfri­ca don­de no se re­gis­tra­ron pro­tes­tas ma­si­vas en 2011. Sin em­bar­go, es el úni­co don­de las hay aho­ra de for­ma sis­te­má­ti­ca. Exis­ten dos ra­zo­nes que ex­pli­can en par­te por qué no hu­bo pro­tes­tas en la Ar­ge­lia de 2011. Por un la­do, la po­bla­ción te­nía de­ma­sia­do re­cien­te los es­tra­gos de la gue­rra ci­vil du­ran­te la lla­ma­da dé­ca­da ne­gra (1992-2001), que cau­só en­tre 100.000 y 150.000 muer­tos. Por otro, el pre­si­den­te de en­ton­ces, Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka, im­pul­só un plan de cré­di­tos pa­ra jó­ve­nes que prác­ti­ca­men­te se con­ce­dían a fon­do per­di­do. El día que mar­có un an­tes y un des­pués en Ar­ge­lia fue el 22 de fe­bre­ro de 2019. Ese jue­ves, de­ce­nas de mi­les de ar­ge­li­nos se ma­ni­fes­ta­ron con­tra la pre­ten­sión del oc­to­ge­na­rio Bu­te­fli­ka de con­cu­rrir a un quin­to man­da­to. For­za­ron su di­mi­sión dos me­ses más tar­de. El ac­tual hom­bre fuer­te del país, el je­fe del Es­ta­do Ma­yor, Ah­med Gaid Sa­lah, no pre­ten­día ac­ce­der al re­cla­mo de la ca­lle que pi­de que se va­ya. Has­ta ayer, que anun­ció elec­cio­nes pre­si­den­cia­les pa­ra el pró­xi­mo 12 de di­ciem­bre. Par­te de la pren­sa na­cio­nal es­tá amor­da­za­da. Hay de­ce­nas de de­te­ni­dos des­de aquel 22 de fe­bre­ro cu­yo úni­co de­li­to ha si­do cri­ti­car al po­der o por­tar una ban­de­ra ama­zig (be­re­ber). Y ca­da vier­nes, de­ce­nas de mi­les de ar­ge­li­nos si­guen sa­lien­do a la ca­lle pa­ra de­cir­le a Gaid Sa­lah que se va­ya.

Egip­to. Fue el pri­mer país en con­ta­giar­se del es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio que des­ta­pó Túnez. La caí­da de Hos­ni Mu­ba­rak des­pués de 18 días de pro­tes­tas en su ma­yor par­te pa­cí­fi­cas, pe­ro re­pri­mi­das cruel­men­te al ini­cio por el ré­gi­men, ca­ta­pul­tó la pri­ma­ve­ra ára­be pa­ra con­ver­tir­la en un fe­nó­meno re­gio­nal. El Ejér­ci­to asu­mió el po­der y pi­lo­tó los pri­me­ros pa­sos de la tran­si­ción. La pre­sión de la ca­lle for­zó a los ge­ne­ra­les a or­ga­ni­zar unas elec­cio­nes. Se im­pu­so la po­de­ro­sa ma­qui­na­ria elec­to­ral de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, el histórico mo­vi­mien­to is­la­mis­ta que ejer­ció de prin­ci­pal opo­si­tor du­ran­te el ré­gi­men de Mu­ba­rak. Uno de sus lí­de­res, Moha­med Mor­si, fue in­ves­ti­do pre­si­den­te en ve­rano de 2012. En ape­nas dos años, la cú­pu­la de la or­ga­ni­za­ción ha­bía pa­sa­do de las cár­ce­les a sa­bo­rear las mie­les del po­der. Sin em­bar­go, una ma­la ges­tión de su éxi­to elec­to­ral, que les lle­vó a me­nos­pre­ciar a la opo­si­ción lai­ca, alla­nó el ca­mino al Ejér­ci­to pa­ra un gol­pe de Es­ta­do. El ba­lan­ce de seis años de dic­ta­du­ra mi­li­tar ba­jo la di­rec­ción del ma­ris­cal Ab­del­fa­tá al Si­si es de­sola­dor: cen­te­na­res de muer­tos en la ba­ta­lla en­tre el Es­ta­do y un re­na­ci­do te­rro­ris­mo yiha­dis­ta; de­ce­nas de mi­les de pre­sos po­lí­ti­cos, mu­chos de ellos tor­tu­ra­dos en las cár­ce­les; y un plan de ajus­te eco­nó­mi­co que ha em­po­bre­ci­do a la cla­se me­dia y de­ja­do al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción a mi­llo­nes de egip­cios.

Ma­rrue­cos. Las pro­tes­tas fue­ron en su ma­yor par­te pa­cí­fi­cas, sal­vo en Al­hu­ce­mas don­de fa­lle­cie­ron cin­co jó­ve­nes car­bo­ni­za­dos en una su­cur­sal ban­ca­ria. El ré­gi­men ma­rro­quí su­po sa­ciar los de­seos de cam­bio ac­ce­dien­do a apro­bar una nue­va Cons­ti­tu­ción en la que el rey re­nun­cia­ba a su ca­rác­ter sa­gra­do y se re­cor­ta­ban le­ve­men­te sus po­tes­ta­des en fa­vor del Go­bierno y del Par­la­men­to. Las pri­me­ras elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas tras la pri­ma­ve­ra ára­be, las ga­nó el is­la­mis­ta Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­lló (PJD), que no ha­bía par­ti­ci­pa­do en las pro­tes­tas. La iz­quier­da pro­gre­sis­ta, mi­no­ri­ta­ria en Ma­rrue­cos, sa­cu­dió el ár­bol de la pri­ma­ve­ra y los is­la­mis­tas del PJD re­co­gie­ron las nue­ces. Pe­ro las nue­ces eran y si­guen sien­do es­ca­sas: los mi­nis­tros lla­ma­dos de “so­be­ra­nía”, co­mo el de Ex­te­rio­res, In­te­rior y Asun­tos Re­li­gio­sos, los de­sig­na el mo­nar­ca. La per­so­na del rey si­gue sien­do “in­vio­la­ble” y ofi­cia co­mo Co­men­da­dor de los Cre­yen­tes, má­xi­ma au­to­ri­dad re­li­gio­sa del país. Las pro­tes­tas so­cia­les que es­ta­lla­ron en el Rif a fi­na­les de oc­tu­bre de 2016 hi­cie­ron pen­sar en una vuel­ta de la pri­ma­ve­ra ára­be. Du­ran­te va­rios me­ses, mi­les de jó­ve­nes se ma­ni­fes­ta­ban li­bre­men­te pi­dien­do cam­bio. Aque­llo aca­bó con cien­tos de ellos en la cár­cel y otros mi­les hu­yen­do clan­des­ti­na­men­te a Eu­ro­pa.

Li­bia. El ai­re de li­ber­tad que co­rría por las ca­lles de Trí­po­li cuan­do hu­yó Mua­mar el Ga­da­fi en 2011 era hip­nó­ti­co, exul­tan­te. Ga­da­fi aca­bó lin­cha­do has­ta la muer­te por una tur­ba en las afue­ras de Sir­te, su ciu­dad na­tal, des­pués de que su con­voy fue­ra al­can­za­do por ca­zas. Fue la mis­ma bru­ta­li­dad que sem­bró Ga­da­fi y de la que el país no ter­mi­na de es­ca­par. El en­ton­ces pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, ya re­co­no­ció en 2016 que el “peor error” de su man­da­to fue “no pla­near el día des­pués de lo que fue la de­ci­sión co­rrec­ta de in­ter­ve­nir en Li­bia”. Ocho años más tar­de, la de­mo­cra­cia si­gue pa­re­cien­do una qui­me­ra en Li­bia. El país es­tá frac­tu­ra­do en­tre el es­te, go­ber­na­do por el ma­ris­cal Ja­li­fa Haf­ter y el oes­te, con un Go­bierno de Uni­dad Na­cio­nal, apo­ya­do en teo­ría por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. El apo­yo eco­nó­mi­co de ar­mas lo re­ci­be Haf­ter de Egip­to y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. Y al Go­bierno de Trí­po­li lo abas­te­cen Tur­quía y Ca­tar.

/ MOHA­MED MESSARA (EFE)

El can­di­da­to de En­nah­da, Ab­del­fa­tá Mu­ru, vo­ta ayer en un co­le­gio elec­to­ral de Túnez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.