Jun­que­ras y Ro­vi­ra re­va­li­dan su li­de­raz­go en ERC, pe­ro dan más po­der a Ara­go­nès

El 90% de los mi­li­tan­tes que vo­ta­ron en los co­mi­cios in­ter­nos apo­yan la nue­va eje­cu­ti­va

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CA­MI­LO S. BA­QUE­RO,

Oriol Jun­que­ras (en pri­sión pre­ven­ti­va des­de ha­ce 683 días por la su­pues­ta co­mi­sión de un de­li­to de re­be­lión) y Mar­ta Ro­vi­ra (pró­fu­ga en Sui­za) re­va­li­da­ron ayer sus car­gos co­mo pre­si­den­te y se­cre­ta­ria ge­ne­ral de ERC. Am­bos en­ca­be­za­ban la úni­ca lis­ta que con­cu­rrió a las elec­cio­nes in­ter­nas pa­ra ele­gir nue­va eje­cu­ti­va, que re­ci­bió más del 90% de los vo­tos te­le­má­ti­cos, con una par­ti­ci­pa­ción del 57% so­bre un cen­so de 9.087 mi­li­tan­tes. La ci­fra es al­ta si se com­pa­ra con las de 2015 (32,9%). La re­no­va­ción del ór­gano re­fuer­za el pa­pel del vi­ce­pre­si­den­te del Go­vern, Pe­re Ara­go­nès, y de la por­ta­voz del par­ti­do, Mar­ta Vi­lal­ta, co­mo lí­de­res de he­cho de ERC.

Jun­que­ras re­ci­bió un apo­yo del 88% con 106 vo­tos en blan­co; el de Ro­vi­ra fue li­ge­ra­men­te más ba­jo (86%) El par­ti­do ce­le­bra­rá an­tes del in­vierno un con­gre­so pro­gra­má­ti­co que de­be­rá ru­bri­car su gi­ro ha­cia un ma­yor prag­ma­tis­mo, pa­san­do de la pre­sión por la vía uni­la­te­ral al trabajo por en­san­char la ba­se in­de­pen­den­tis­ta. En ese ca­mino tie­nen es­ca­sa opo­si­ción in­ter­na, aun­que al­gu­nas vo­ces pi­den no apar­car del to­do una rup­tu­ra du­ra.

Es­te se­rá el úl­ti­mo pe­rio­do en el que Jun­que­ras y Ro­vi­ra ten­drán ocu­pa­rán sus car­gos, se­gún el re­gla­men­to del par­ti­do. Si bien am­bos se­gui­rán te­nien­do pe­so en las de­ci­sio­nes de la for­ma­ción, co­mo han he­cho en los úl­ti­mos tiem­pos, el día a día re­cae­rá so­bre Ara­go­nès y Vi­lal­ta. Pa­ra el tam­bién con­se­je­ro de Eco­no­mía se ha crea­do un pues­to es­pe­cial (coor­di­na­dor na­cio­nal), y la por­ta­voz se­rá igual­men­te ad­jun­ta a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral.

La eje­cu­ti­va su­ma 21 miem­bros (10 hom­bres y 11 mu­je­res), de los cua­les dos ter­cios re­pi­ten. Los re­pu­bli­ca­nos ha­cen así una ex­hi­bi­ción de or­den fren­te al es­pa­cio neo­con­ver­gen­te, per­di­do en su re­or­ga­ni­za­ción en­tre los di­ri­gen­tes más cer­ca­nos a los pos­tu­la­dos del hui­do Car­les Puig­de­mont y la vi­sión más pac­tis­ta del PDeCAT. O in­clu­so de las nue­vas can­di­da­tu­ras que quie­ren lle­nar el es­pa­cio ca­ta­la­nis­ta sin des­car­tar la apues­ta por la se­ce­sión.

La di­rec­ción de Jun­que­ras ha lle­va­do a ERC a sus ma­yo­res co­tas de po­der. Los re­pu­bli­ca­nos ga­na­ron las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de abril en Ca­ta­lu­ña y fue­ron la for­ma­ción más vo­ta­da en las mu­ni­ci­pa­les de ma­yo. Des­de 2012 su mi­li­tan­cia ha cre­ci­do un 40% y sus “ami­gos” (quie­nes ha­cen so­lo una apor­ta­ción anual) se han do­bla­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.