El éxo­do de 2.000 cam­pis­tas a ori­llas del río de lo­do

El agua obli­ga a eva­cuar alo­ja­mien­tos en Guar­da­mar y Cre­vi­llen­te

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA ALFAGEME

Da mie­do el río Se­gu­ra en sus úl­ti­mos me­tros an­tes de con­fun­dir­se con el mar. Ma­sas in­for­mes de ca­ñas y ma­le­za na­ve­gan ve­lo­ces en el cau­ce tur­bio y an­chí­si­mo. Guar­da­mar de Se­gu­ra es el pun­to fi­nal del cau­da­lo­so cur­so de agua que des­de el vier­nes ha inun­da­do tres pro­vin­cias (Al­ba­ce­te, Mur­cia y Ali­can­te), echa­do de ca­sa a 3.500 per­so­nas y arrui­na­do co­se­chas y va­ca­cio­nes. En com­bi­na­ción con la go­ta fría, ha cau­sa­do seis muer­tos.

El sol ilu­mi­na­ba ayer los des­ga­rros del tem­po­ral en la pla­ya ki­lo­mé­tri­ca del cen­tro de ve­ra­neo, con 15.000 ve­ci­nos. Lo­ca­les y vi­si­tan­tes se han que­da­do arri­ba, en el pa­seo ma­rí­ti­mo, y se en­tre­tie­nen re­tra­tan­do el mar, que se mues­tra fu­rio­so, ati­za­do por el le­van­te. Los ve­le­ros del puer­to de­por­ti­vo flo­tan en el agua te­ñi­da de ma­rrón. “Te­ne­mos un bar­qui­to al fon­do, y es­tá ro­dea­do de ca­ñas. No se pue­de sa­car. Y así, to­dos”, di­ce un ve­cino de la lo­ca­li­dad. La aso­cia­ción de ve­ci­nos Guar­da­mar Pla­ya ha pro­tes­ta­do por el di­se­ño del es­pi­gón de la desem­bo­ca­du­ra del río que, en­tien­den, di­fi­cul­ta la eva­cua­ción de las aguas, se­gún in­for­ma La Ver­dad de Mur­cia.

Do­lo­res, otra vecina, se la­men­ta­ba ayer de que la ria­da le ha le­van­ta­do las lo­se­tas de un apar­ta­men­to que tie­ne en San­ta Po­la, “en pri­me­ra lí­nea” y le con­ta­ba a la ca­ma­re­ra que es­ta­ba en el Ayun­ta­mien­to re­co­gien­do agua y bo­ca­di­llos pa­ra su­bir­los a los pue­blos de Al­mo­ra­dí y a Do­lo­res, “que es­tán sin agua, luz y te­lé­fono”. En el úl­ti­mo pue­blo, un be­bé con fie­bre ha te­ni­do que ser res­ca­ta­do en lan­cha. Otras tres per­so­nas ais­la­das han si­do res­ca­ta­das.

Las ace­quias que ro­dean el pue­blo lu­cían inun­da­das. “En dos ho­ras ha cre­ci­do”, ex­pli­ca­ba Do­lo­res, muy en­te­ra­da. Ame­na­zan el pai­sa­je de na­ran­jos y los cul­ti­vos de me­lo­nes y de ño­ras. La N-332 tam­bién es­ta­ba ayer anega­da, pe­ro de co­ches en pro­ce­sión so­bre el cau­ce del Se­gu­ra. La au­to­pis­ta de pea­je es­ta­ba cor­ta­da en di­rec­ción nor­te a la al­tu­ra del des­vío a Be­ni­jó­far.

Del cam­ping Mar­jal un to­tal de 500 per­so­nas tu­vie­ron que ser des­alo­ja­das. Aguas arri­ba, en Cre­vi­llen­te, los 1.500 ocu­pan­tes de otra ins­ta­la­ción de la mis­ma pro­pie­dad fue­ron eva­cua­dos la ma­dru­ga­da del do­min­go por el agua. Un mi­llar de ellos, con­ta­ba el co­pro­pie­ta­rio, Pa­co Gómez, son re­si­den­tes que per­ma­ne­cen va­rios me­ses en sus ca­ra­va­nas, so­bre to­do ex­tran­je­ros.

A la puer­ta de una de los bun­ga­lós de ma­de­ra del cam­ping de Guar­da­mar, Mi­le­na tra­ta­ba de cal­mar a sus hi­jos. So­ña­ban con la gi­gan­tes­ca pis­ci­na con un bar­co en me­dio, aho­ra de­sier­ta. “Eran nues­tras úni­cas va­ca­cio­nes, ya ha­bía­mos re­tra­sa­do la lle­ga­da y so­lo te­nía­mos has­ta el mar­tes”, se la­men­ta. Un co­che fa­mi­liar arras­tra una au­to­ca­ra­va­na. Den­tro, una pa­re­ja de ve­ra­nean­tes sui­zos lla­ma a gri­tos a otro de los pro­pie­ta­rios. No es la pri­me­ra vez que vie­nen. “Que­ría­mos que­dar­nos has­ta fi­nal de mes”. ¿Y aho­ra? “A San­ta Po­la, pe­ro no es se­gu­ro”. Se van, muy con­tra­ria­dos.

El co­pro­pie­ta­rio del cam­ping, Pa­co Gómez, no en­ten­día ayer la obli­ga­ción de des­alo­jar sus ins­ta­la­cio­nes. “En la cons­truc­ción, ha­ce más de 20 años, se ele­vó el ni­vel del te­rreno me­tro y me­dio. No hay pe­li­gro”, se mos­tra­ba muy con­ven­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.