Nue­va luz en el due­lo Una­muno-Mi­llán As­tray

El en­fren­ta­mien­to en Sa­la­man­ca el 12 de oc­tu­bre de 1936 en­tre el in­te­lec­tual y el fun­da­dor de la Le­gión re­su­ci­ta en li­bros y pe­lí­cu­las que apor­tan da­tos pa­ra es­cla­re­cer lo ocu­rri­do

El País (País Vasco) - - CULTURA - TEREIXA CONSTENLA,

La vi­da de Mi­guel de Una­muno fue al­go más que unos mi­nu­tos de desafío dia­léc­ti­co con Jo­sé Mi­llán As­tray en la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca. En los úl­ti­mos años, sin em­bar­go, to­do pa­re­ce arrin­co­nar­le ahí: en ese mo­men­to de osa­día e in­te­gri­dad en un pa­ra­nin­fo don­de los jó­ve­nes le­gio­na­rios y fa­lan­gis­tas vo­cea­ban más que la trein­te­na de ca­te­drá­ti­cos pre­sen­tes aquel 12 de oc­tu­bre de 1936, Día de la Ra­za. Lo ocu­rri­do en esos mi­nu­tos ad­qui­rió tal car­ga sim­bó­li­ca —la in­te­li­gen­cia fren­te a la sin­ra­zón, el pa­ci­fis­mo fren­te a la vio­len­cia— que, 83 años des­pués, ha ins­pi­ra­do un pe­que­ño boom una­mu­niano, es­po­lea­do por la pe­lí­cu­la de Ale­jan­dro Ame­ná­bar (Mien­tras du­re la gue­rra), que lle­ga­rá a las sa­las el día 27. Ame­ná­bar se ci­ñe a esos me­ses in­cier­tos y vio­len­tos en los que Una­muno tran­si­ta de la ce­le­bra­ción del gol­pe mi­li­tar a su con­de­na. El 12 de oc­tu­bre es el pun­to de no re­torno. El mo­men­to en el que los re­bel­des se dan cuen­ta de que aquel es­cri­tor de­cep­cio­na­do con la Se­gun­da Re­pú­bli­ca es una men­te de­ma­sia­do li­bre pa­ra ca­llar lo que no com­par­te.

Apar­te de las no­tas es­cue­tas del pro­pio Una­muno pa­ra su im­pro­vi­sa­da in­ter­ven­ción, no ha­bía ape­nas tes­ti­mo­nios in­me­dia­tos de lo ocu­rri­do sin la con­ta­mi­na­ción de la pro­pa­gan­da o la cen­su­ra (co­mo las cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas del día si­guien­te). Has­ta aho­ra. Co­let­te y Jean-Clau­de Ra­ba­té, bió­gra­fos de Una­muno, des­ve­lan en dos obras de in­mi­nen­te pu­bli­ca­ción el ha­llaz­go de un do­cu­men­to re­dac­ta­do po­cas ho­ras des­pués de los he­chos por uno de los ca­te­drá­ti­cos pre­sen­tes en el ac­to. “Es­te tes­ti­mo­nio da cuen­ta de que Una­muno re­cor­dó que era vas­co, que tan­to las mu­je­res ro­jas co­mo las del ban­do na­cio­nal da­ban mues­tras de su fal­ta de com­pa­sión, y pro­nun­ció tam­bién el fa­mo­so ‘ven­cer no es con­ven­cer’, al mis­mo tiem­po que re­ba­tió la no­ción de an­ti-Es­pa­ña. Y ter­mi­nó ha­cien­do el elo­gio de [Jo­sé] Ri­zal”, es­cri­ben en su bio­gra­fía Mi­guel de Una­muno (1864-1936). Con­ven­cer has­ta la muer­te (Ga­la­xia Gu­ten­berg), una ver­sión ac­tua­li­za­da de la que pu­bli­ca­ron en 2009 (Tau­rus).

Un tes­ti­go

Ese tes­ti­go, que no iden­ti­fi­can, en­jui­cia a los dos pro­ta­go­nis­tas del due­lo ver­bal: “Cri­ti­ca cier­tos tér­mi­nos pro­nun­cia­dos por Una­muno, ta­chán­do­lo de an­ti­pa­trio­ta, pe­ro de­nun­cia tam­bién la vio­len­cia de Mi­llán As­tray, que ter­mi­nó con vi­vas y mue­ras, y aña­de que le pa­re­ció mal ex­ci­tar a la ju­ven­tud”. En opi­nión de los bió­gra­fos, el do­cu­men­to co­rro­bo­ra “sin lu­gar a du­da, que hu­bo un en­fren­ta­mien­to ver­bal en­tre dos hom­bres cu­yo ca­rác­ter, vi­ven­cias e ideo­lo­gía eran to­tal­men­te dis­pa­res”. Los his­pa­nis­tas han si­len­cia­do en el li­bro la iden­ti­dad del tes­ti­go, que se­rá di­vul­ga­da en un lar­go­me­tra­je do­cu­men­tal de Ma­nuel Men­chón, que se es­tre­na­rá en sa­las en di­ciem­bre o enero y que coin­ci­di­rá con la pu­bli­ca­ción en Pre-Tex­tos de El re­sen­ti­mien­to trá­gi­co de la vi­da. No­tas so­bre la re­vo­lu­ción y la gue­rra ci­vil, el úl­ti­mo es­cri­to de Una­muno, en una edi­ción crí­ti­ca de los Ra­ba­té.

En los pa­sa­jes que de­di­can al asun­to en su bio­gra­fía, Co­let­te y Jean-Clau­de Ra­ba­té es­cri­ben: “Si bien Mi­llán As­tray de­bió pro­nun­ciar un ‘¡Vi­va la muer­te!’, gri­to ha­bi­tual en­tre miem­bros de la Le­gión, pre­ce­di­do o co­rea­do por una par­te del pú­bli­co, lo más po­lé­mi­co es el ‘¡Mue­ra la in­te­li­gen­cia!’ que los más de los co­men­ta­ris­tas le atri­bu­yen. Lo úni­co se­gu­ro es que el le­gio­na­rio se al­zó en con­tra de los in­te­lec­tua­les, ac­ti­tud adop­ta­da por la ma­yo­ría de los mi­li­ta­res, so­bre to­do des­de la dic­ta­du­ra de Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra”. La elo­gio­sa men­ción de Una­muno a Ri­zal, hé­roe de la in­de­pen­den­cia fi­li­pi­na fu­si­la­do por los es­pa­ño­les en 1896, se con­si­de­ra el de­to­nan­te que pro­vo­có al fun­da­dor de la Le­gión, que ha­bía te­ni­do su bau­ti­zo bé­li­co en la co­lo­nia.

A la vis­ta de dos tes­ti­mo­nios pre­sen­cia­les re­co­gi­dos en Ar­queo­lo­gía de un mi­to (Sí­lex), que pu­bli­ca­rá el 25 de sep­tiem­bre el his­to­ria­dor Se­ve­riano Del­ga­do y que re­co­pi­la las cin­co ver­sio­nes so­bre lo ocu­rri­do el 12 de oc­tu­bre co­no­ci­das has­ta hoy, el gri­to de Mi­llán As­tray fue “¡Mue­ran los in­te­lec­tua­les!”. Es­to es lo que afir­ma­ron

ha­ber es­cu­cha­do tan­to el ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na y psi­quia­tra Jo­sé Pé­rez-Ló­pez Vi­lla­mil co­mo el fa­lan­gis­ta Fe­li­pe Xi­mé­nez de San­do­val, pre­sen­tes en el pa­ra­nin­fo sal­man­tino. Pé­rez-Ló­pez Vi­lla­mil lo re­cor­dó años des­pués con te­mor: “Aquel mo­men­to fue de un gran mie­do; ha­bía unos ob­je­tos reales que nos lo pro­du­cían: las me­tra­lle­tas y las pis­to­las amar­ti­lla­das de los le­gio­na­rios y fa­lan­gis­tas que es­ta­ban pre­sen­tes en el claus­tro. Te­rri­ble, aque­llo fue tre­men­do”.

Su re­la­to, re­co­gi­do en 1985 en la re­vis­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Neu­ro­psi­quia­tría, con­cuer­da con el del tes­ti­go en­con­tra­do por los Ra­ba­té y las no­tas ma­nus­cri­tas del pro­pio Una­muno, que im­pro­vi­só sus pa­la­bras mo­vi­do por la irri­ta­ción que le pro­du­je­ron las alu­sio­nes a la an­tiEs­pa­ña. Lo que él pen­sa­ba del asun­to que­dó re­co­gi­do con ni­ti­dez en es­ta ci­ta de El re­sen­ti­mien­to trá­gi­co de la vi­da: “No son unos es­pa­ño­les con­tra otros —no hay an­ti-Es­pa­ña—, sino to­da Es­pa­ña, una, con­tra sí mis­ma”.

/ CA­SA MU­SEO UNA­MUNO (UNI­VER­SI­DAD DE SA­LA­MAN­CA)

Por­ta­da del nú­me­ro del pe­rió­di­co Aho­ra del 14 de abril de 1935 de­di­ca­da a Una­muno. Aba­jo, las no­tas que to­mó pa­ra la in­ter­ven­ción el 12 de oc­tu­bre de 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.