In­cer­ti­dum­bres y cer­te­zas tras el ata­que

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - Gon­za­lo Es­cri­bano es res­pon­sa­ble del pro­gra­ma Ener­gía y Cam­bio Cli­má­ti­co del Real Ins­ti­tu­to El­cano.

La in­cer­ti­dum­bre ro­dea el ori­gen y las con­se­cuen­cias del ata­que a la plan­ta de Ab­qaiq y al ya­ci­mien­to de Khu­rais, en Ara­bia Sau­dí. Ab­qaiq pro­ce­sa has­ta sie­te mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios de cru­do pa­ra po­der ex­por­tar­lo y cons­ti­tu­ye la in­fra­es­truc­tu­ra cla­ve de la ca­de­na de su­mi­nis­tro mun­dial, has­ta el pun­to de que al­gu­nos ana­lis­tas con­si­de­ran el ata­que del pa­sa­do sá­ba­do una es­pe­cie de 11-S pe­tro­le­ro. Khu­rais pro­du­ce unos 1,5 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios y una can­ti­dad re­le­van­te de gas, es el se­gun­do cam­po en im­por­tan­cia del país y es­tá si­tua­do al la­do de Gha­war, el ma­yor cam­po de pe­tró­leo del mun­do [¿avi­so a na­ve­gan­tes?]. El ata­que es el úl­ti­mo de una se­rie que se ini­ció con el

hos­ti­ga­mien­to a los pe­tro­le­ros que na­ve­gan por el es­tre­cho de Or­muz, to­dos ellos atri­bui­dos a Irán o a sus alia­dos.

No se sa­be aún si el ata­que pro­vino de los Hut­hi, de mi­li­cias chiíes ira­quíes o del pro­pio te­rri­to­rio ira­ní. Tam­po­co se sa­be el tiem­po que tar­da­rá Aram­co, res­pon­sa­ble de las ins­ta­la­cio­nes, en re­pa­rar­lo. Una res­tau­ra­ción rá­pi­da de su ca­pa­ci­dad, co­mo ha pro­me­ti­do la com­pa­ñía, po­dría re­con­du­cir la fuer­te subida de los pre­cios del pe­tró­leo. En el es­ce­na­rio opues­to, si las re­pa­ra­cio­nes lle­van me­ses co­mo te­men los ex­per­tos, la subida po­dría man­te­ner­se e in­clu­so acen­tuar­se. Tam­bién es in­cier­ta la res­pues­ta por par­te de otros ac­to­res. Otros pro­duc­to­res de la re­gión po­drían au­men­tar su pro­duc­ción pa­ra pa­liar la pér­di­da re­gis­tra­da en el cam­po de Khu­rais. La Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía po­dría acor­dar li­be­rar sus re­ser­vas es­tra­té­gi­cas de pe­tró­leo pa­ra es­ta­bi­li­zar los mer­ca­dos. En fun­ción del al­can­ce y ra­pi­dez con que se to­men esas me­di­das la subida de pre­cios po­dría mo­de­rar­se e, in­clu­so, re­ver­tir­se en par­te.

Las cer­te­zas re­sul­tan más in­có­mo­das. La pri­me­ra es que nin­gún pro­duc­tor cuen­ta con la ca­pa­ci­dad pa­ra sus­ti­tuir se­me­jan­te can­ti­dad de ba­rri­les, lo que ex­po­ne los lí­mi­tes de la de­no­mi­na­da re­vo­lu­ción del fracking y la in­ca­pa­ci­dad de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra lan­zar, co­mo al­gu­nos pre­ten­dían, al gol­fo Pér­si­co a la pa­pe­le­ra de la geo­po­lí­ti­ca de la ener­gía: la re­gión, y en es­pe­cial

Ara­bia Sau­dí, si­gue sien­do el es­la­bón cla­ve del mer­ca­do pe­tro­le­ro mun­dial. Las ma­yo­res in­te­rrup­cio­nes de su­mi­nis­tro de pe­tró­leo de la his­to­ria se han pro­du­ci­do por con­flic­tos en Orien­te Me­dio, y es­ta es la ma­yor has­ta la fe­cha. La se­gun­da es que se ha mos­tra­do la vul­ne­ra­bi­li­dad de la pro­duc­ción pe­tro­le­ra sau­dí, ca­paz de co­lap­sar con un ata­que de 10 dro­nes, así co­mo por ex­ten­sión la del mer­ca­do pe­tro­le­ro mun­dial por su de­pen­den­cia de aque­lla. Es­ta vul­ne­ra­bi­li­dad im­po­ne una pri­ma de ries­go a los pre­cios del pe­tró­leo an­te la ex­pec­ta­ti­va de que las cre­cien­tes ten­sio­nes geo­po­lí­ti­cas en la re­gión se tra­duz­can en nue­vos ata­ques. Se des­co­no­ce cuán­to tar­da­rán en re­pa­rar­se las ins­ta­la­cio­nes da­ña­das, pe­ro sí se sa­be que el con­jun­to de la eco­no­mía mun­dial pa­ga­rá una fac­tu­ra abul­ta­da en tér­mi­nos de ma­yo­res pre­cios del pe­tró­leo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.