Vo­lan­ta­zo de Ri­ve­ra ho­ras an­tes de la úl­ti­ma reunión con el Rey

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - E. GAR­CÍA DE BLAS / C. E. CUÉ,

Ca­si cin­co me­ses des­pués de las elec­cio­nes, tras una in­ves­ti­du­ra fa­lli­da, una cri­sis in­ter­na que se lle­vó por de­lan­te a des­ta­ca­dos miem­bros de la eje­cu­ti­va de Ciu­da­da­nos y a

Has­ta ca­si el úl­ti­mo mo­men­to hi­zo creer a to­dos Al­bert Ri­ve­ra que lle­va­ría su no a Pe­dro Sán­chez al fi­nal. Tan­to le cre­ye­ron, in­clu­so los su­yos, que la de­ci­sión le cos­tó es­te ve­rano una cri­sis in­ter­na con di­mi­sio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas de su di­rec­ción, co­mo la del ex­se­cre­ta­rio de pro­gra­mas To­ni Rol­dán, o la ba­ja de mi­li­tan­cia del ca­te­drá­ti­co Fran­cesc de Ca­rre­ras, uno de los fun­da­do­res del par­ti­do. El pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos qui­so es­pe­rar pun­to de una nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral, Al­bert Ri­ve­ra rec­ti­fi­có. Vo­lan­ta­zo tác­ti­co de 180 gra­dos del lí­der de Cs, que has­ta es­te pa­sa­do fin de se­ma­na de­fen­dió con vehe­men­cia su no a Pe­dro Sán­chez. Ri­ve­ra sor­pren­dió

has­ta ayer, a so­lo sie­te días de la di­so­lu­ción au­to­má­ti­ca de las Cor­tes si no hay acuer­do que lo im­pi­da, pa­ra un gi­ro de guion que es­ta vez na­die es­pe­ra­ba. Ri­ve­ra, que en es­tos me­ses ha ca­ta­lo­ga­do al lí­der so­cia­lis­ta co­mo “un pe­li­gro” con un pro­yec­to “an­ta­gó­ni­co” al su­yo y una “ban­da” a la que opo­ner­se sin ma­ti­ces, ofre­ció ayer una abs­ten­ción con con­di­cio­nes a la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez siem­pre que sea jun­to al PP. ayer con una pro­pues­ta in ex­tre­mis de abs­ten­ción con­jun­ta con el PP su­je­ta a tres con­di­cio­nes so­bre Na­va­rra, Ca­ta­lu­ña y los im­pues­tos. Los so­cia­lis­tas, que sos­tie­nen que ya las cum­plen, le in­vi­ta­ron a abs­te­ner­se.

La de­ci­sión la ha­bía to­ma­do el fin de se­ma­na, des­pués de cons­ta­tar en las úl­ti­mas ho­ras que no ha­bía po­si­bi­li­da­des de acuer­do en­tre el PSOE y Uni­das Po­de­mos y el país se en­ca­mi­na­ba a elec­cio­nes. Aun­que ya ha­bía co­men­ta­do es­ta po­si­bi­li­dad con ab­so­lu­to se­cre­tis­mo con su círcu­lo más es­tre­cho, no hu­bo fu­gas, y él mis­mo de­fen­dió lo con­tra­rio has­ta el fi­nal: en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da el do­min­go en El Con­fi­den­cial, vol­vió

a in­sis­tir en el no y se que­jó de que el “es­ta­blish­ment bi­par­ti­dis­ta sue­ña con que ha­ya un par­ti­do bi­sa­gra”, en alu­sión a Cs.

¿Por qué aho­ra, des­pués de ha­ber­se en­fren­ta­do con los crí­ti­cos de su par­ti­do que le pi­die­ron lo mis­mo an­tes de la pri­me­ra in­ves­ti­du­ra fa­lli­da? “Es que han fra­ca­sa­do Igle­sias y Sán­chez”, se jus­ti­fi­có Ri­ve­ra. “He­mos es­pe­ra­do por­que ellos te­nían la obli­ga­ción de for­mar Go­bierno. Yo no quie­ro

ser vi­ce­pre­si­den­te ni mi­nis­tro, lo que es­toy plan­tean­do es una so­lu­ción de Es­ta­do”. El con­tex­to es, ade­más, el de que en la pro­ba­ble re­pe­ti­ción elec­to­ral las en­cues­tas si­túan a su par­ti­do co­mo uno de los más per­ju­di­ca­dos.

La ju­ga­da iba di­ri­gi­da tam­bién al PP, al que de­jó al­go des­co­lo­ca­do. Pa­blo Ca­sa­do y Al­bert Ri­ve­ra se reunie­ron por la tar­de en el Con­gre­so du­ran­te dos ho­ras, pe­ro no se de­ja­ron fo­to­gra­fiar ni com­pa­re­cie­ron tras el en­cuen­tro. El PP evi­tó com­pro­me­ter­se con Ciu­da­da­nos a dar su abs­ten­ción a Sán­chez. “Cuan­do se to­ca una puer­ta no hay que apo­rrear­la o ver­ter un cu­bo de ba­su­ra en­ci­ma. Sán­chez ja­más ha que­ri­do el apo­yo del PP”, ha­bía ar­gu­men­ta­do por la ma­ña­na Ca­sa­do, in­for­ma Na­ta­lia Jun­que­ra.

Cs con­di­cio­na la abs­ten­ción en la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez —siem­pre con­jun­ta con el PP— a tres com­pro­mi­sos (en reali­dad son cua­tro) del PSOE. En pri­mer lu­gar, que los so­cia­lis­tas rom­pan su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.