Igle­sias se re­afir­ma en la abs­ten­ción pe­se al ór­da­go de Cs

Los cua­tro gran­des gru­pos jue­gan hoy la par­ti­da fi­nal en un cli­ma de in­cer­ti­dum­bre

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - C. E. C.,

Du­ran­te ca­si 40 años, las ron­das de con­sul­tas del Rey eran al­go ab­so­lu­ta­men­te ano­dino, pro­to­co­la­rio. To­dos sa­bían an­tes de em­pe­zar lo que se di­rían, a quién le en­car­ga­ría la in­ves­ti­du­ra, quién vo­ta­ría a fa­vor y en con­tra. Y el je­fe del Es­ta­do se li­mi­ta­ba a dar cuen­ta de lo que ya es­ta­ba pu­bli­ca­do por to­das par­tes. Des­de 2016, es­to ha cam­bia­do. Pe­ro nun­ca se lle­gó, co­mo su­ce­de­rá hoy, a una ron­da de con­sul­tas en la que nin­guno de los cua­tro gran­des gru­pos —PSOE, PP, Ciu­da­da­nos y Po­de­mos— sa­be real­men­te qué le di­rán los de­más a Fe­li­pe VI en la ju­ga­da de­fi­ni­ti­va, la ron­da de reunio­nes de hoy. El pri­me­ro, Pa­blo Igle­sias, es el que más tie­ne acos­tum­bra­do al pú­bli­co a un gi­ro fi­nal, pe­ro es­ta vez ha si­do Al­bert Ri­ve­ra quien ha sor­pren­di­do con una ines­pe­ra­da ofer­ta de abs­ten­ción que ha des­co­lo­ca­do a to­dos los de­más les obli­ga a mo­ver­se.

Igle­sias anun­ció ayer, a tra­vés de una per­so­na de su má­xi­ma con­fian­za, Yolanda Díaz, dipu­tada de Ga­li­cia en Co­mún, que él tie­ne in­ten­cio­nes de man­te­ner la abs­ten­ción in­clu­so aun­que se abs­ten­ga tam­bién Ciu­da­da­nos y PP. Eso ga­ran­ti­za­ría la in­ves­ti­du­ra a Sán­chez. Al pre­si­den­te le bas­ta de he­cho con la abs­ten­ción de dos de los gran­des, no ne­ce­si­ta tres, pe­ro Ciu­da­da­nos ha de­ja­do muy cla­ro que ellos so­lo da­rían ese pa­so si tam­bién lo ha­ce el PP.

Lo que ayer pa­re­cía muy di­fí­cil es que Igle­sias apues­te por sor­pre­sa por la in­ves­ti­du­ra sin acuer­do, es­to es pa­sar al sí sin un pac­to con el PSOE, al­go que

ha­ría in­ne­ce­sa­rios los vo­tos de PP y Cs. El PP, que ya es­ta­ba con la ca­be­za pues­ta en elec­cio­nes, no es­pe­ra­ba es­te gi­ro y si­gue pen­san­do que el es­ce­na­rio más pro­ba­ble es la re­pe­ti­ción elec­to­ral, por­que Sán­chez no pa­re­ce dis­pues­to a cum­plir lo que pi­de Ri­ve­ra. Pe­ro es el pre­si­den­te, el úl­ti­mo que acu­di­rá a la ron­da, quien tie­ne la sar­tén por el man­go. Cual­quier mo­vi­mien­to su­yo al­te­ra por com­ple­to el re­sul­ta­do. Aho­ra tie­ne so­bre la me­sa dos po­si­bles vías pa­ra ser in­ves­ti­do. Las dos im­pli­can acuer­dos: o con Uni­das Po­de­mos o con Ciu­da­da­nos y el PP. Él tie­ne una gran ven­ta­ja: cuan­do lle­gue a Zar­zue­la ya sabrá lo que han di­cho los de­más, no su­fre el co­no­ci­do di­le­ma del pri­sio­ne­ro. So­lo ahí se de­ci­di­rá si hay in­ves­ti­du­ra o el 23 se con­vo­can las elec­cio­nes de for­ma au­to­má­ti­ca pa­ra el 10 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.