Los es­pa­ño­les cri­ti­can la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia por la ac­ti­tud de los po­lí­ti­cos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - LU­CÍA ABE­LLÁN,

Los es­pa­ño­les se mues­tran crí­ti­cos so­bre el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia, es­pe­cial­men­te en lo que res­pec­ta a los po­lí­ti­cos. Un es­tu­dio de la Fun­da­ción BBVA pre­sen­ta­do ayer re­ve­la que los ciu­da­da­nos suspenden la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia: le otor­gan

Es­ta vi­sión crí­ti­ca no po­ne en du­da la fia­bi­li­dad de la de­mo­cra­cia, en opi­nión de la Fun­da­ción BBVA. “No ve­mos un cues­tio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Es una pos­tu­ra que tie­ne más que ver con lo que ocu­rre, en bue­na me­di­da, con el com­por­ta­mien­to de las éli­tes po­lí­ti­cas”, ar­gu­men­tó Ra­fael Par­do, di­rec­tor de la fun­da­ción, du­ran­te la pre­sen­ta­ción del tra­ba­jo en Ma­drid. Los da­tos de la en­cues­ta res­pal­dan esa afir­ma­ción. Los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos cons­ti­tu­yen, en to­dos los paí­ses, el co­lec­ti­vo que me­nos con­fian­za me­re­ce. Y de los Es­ta­dos ana­li­za­dos, Es­pa­ña es, jun­to con Ita­lia, el que les otor­ga un ín­di­ce más ba­jo (3,2 so­bre 10).

La en­cues­ta, rea­li­za­da por la em­pre­sa Ip­sos, se ba­sa en las res­pues­tas de 1.500 per­so­nas en ca­da uno de los cin­co paí­ses más po­bla­dos de la UE (Ale­ma­nia, Es­pa­ña, Fran­cia, Ita­lia, y Reino Uni­do). Las pre­gun­tas se for­mu­la­ron ca­ra a ca­ra en­tre los me­ses de abril y julio, un pe­rio­do de gran ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca pa­ra Es­pa­ña, con la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes ge­ne­ra­les, eu­ro­peas, mu­ni­ci­pa­les y al­gu­nas au­to­nó­mi­cas, así co­mo las ne­go­cia­cio­nes pa­ra una in­ves­ti­du­ra de Go­bierno que re­sul­tó fa­lli­da.

Par­do aña­dió otros dos mo­ti­vos por los que la con­fian­za en la de­mo­cra­cia fla­quea. La co­rrup­ción po­lí­ti­ca —Es­pa­ña es el país en el que la per­cep­ción de es­te pro­ble­ma es más cla­ra, se­gún el es­tu­dio— y los efec­tos de la “pro­lon­ga­dí­si­ma cri­sis eco­nó­mi­ca” acre­cien­tan, en opi­nión del di­rec­tor de la fun­da­ción, la sen­sa­ción de ba­ja ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Con­sue­lo Pe­re­ra, ex­per­ta del de­par­ta­men­to de es­tu­dios so­cia­les, aña­dió: Ita­lia Fran­cia Reino Uni­do Ale­ma­nia un 4,6 so­bre 10, una no­ta peor que la de Ale­ma­nia, aun­que en la lí­nea de Ita­lia y Fran­cia. Los va­lo­res, con to­do, han me­jo­ra­do des­de el pun­to ál­gi­do de la cri­sis del eu­ro, en 2012. El 82% de los en­cues­ta­dos cree que los po­lí­ti­cos se cen­tran en su pro­pio in­te­rés. Y la per­cep­ción de co­rrup­ción es ge­ne­ra­li­za­da. Los por­cen­ta­jes re­pre­sen­tan la su­ma de las res­pues­tas con pun­tua­cio­nes de 6 a 10 com­ple­ta­men­te en desacuer­do De0a10

(0, no hay co­rrup­ción y 10, mu­chí­si­ma co­rrup­ción) “Los es­pa­ño­les mues­tran gran des­con­fian­za ha­cia la cla­se po­lí­ti­ca y per­cep­ción de co­rrup­ción en to­dos los ám­bi­tos”.

Los re­sul­ta­dos en­tron­can con la des­con­fian­za ha­cia los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que han re­ve­la­do otros es­tu­dios de­mos­có­pi­cos. El úl­ti­mo ba­ró­me­tro del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas, pu­bli­ca­do com­ple­ta­men­te de acuer­do

87% en julio, si­túa en un ré­cord del 38,1% el por­cen­ta­je de es­pa­ño­les que ci­tan a los po­lí­ti­cos co­mo uno de los tres gran­des pro­ble­mas del país.

Res­pec­to al va­lor de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les, Es­pa­ña, un país me­nos afec­ta­do por el fe­nó­meno po­pu­lis­ta que al­gu­nos de sus ve­ci­nos, se mues­tra me­nos es­cép­ti­ca. Un 55% de los en­cues­ta­dos res­pal­da la afir­ma­ción “los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les ya no re­pre­sen­tan a per­so­nas co­mo yo”, el va­lor más re­du­ci­do, jun­to con Ale­ma­nia. Los es­pa­ño­les tam­bién apo­yan me­nos que otros eu­ro­peos la fra­se “nues­tra so­cie­dad ne­ce­si­ta lí­de­res que no pro­ven­gan de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal” (un 62%, fren­te al 68% de me­dia del res­to de paí­ses).

Los es­pa­ño­les ex­hi­ben, en ge­ne­ral, un in­te­rés me­nor que otros ciu­da­da­nos eu­ro­peos por los asun­tos po­lí­ti­cos. Si ce­ro in­di­ca in­te­rés nu­lo y 10 má­xi­mo, los es­pa­ño­les se si­túan en una me­dia del 4,8, el va­lor más ba­jo de los re­gis­tra­dos en los paí­ses en­cues­ta­dos. La me­dia, pe­se a to­do, con­vi­ve con un seg­men­to si­mi­lar al de otros paí­ses eu­ro­peos que de­cla­ra un al­tí­si­mo in­te­rés en esos asun­tos (un 23% del to­tal de en­cues­ta­dos). El mo­ti­vo de esa dis­tor­sión es que la res­pues­ta más men­cio­na­da al pre­gun­tar en qué po­si­ción se si­túa el en­cues­ta­do es ce­ro, lo que in­di­ca un fuer­te re­cha­zo de una par­te de la po­bla­ción (ca­si el 30%) a los asun­tos po­lí­ti­cos.

Los gran­des re­tos

En lo ideo­ló­gi­co, los es­pa­ño­les se si­túan, con ma­yor fuer­za que otros ciu­da­da­nos eu­ro­peos, en el ám­bi­to pro­gre­sis­ta. Es­pa­ña es el país en el que los va­lo­res más a la iz­quier­da con­ci­tan más apo­yo (el 20% de la po­bla­ción, el do­ble que la me­dia del res­to de paí­ses). La iden­ti­fi­ca­ción con op­cio­nes de iz­quier­da se in­cre­men­ta a me­di­da que cre­ce el ni­vel edu­ca­ti­vo, una ten­den­cia más acen­tua­da en Es­pa­ña que en otros te­rri­to­rios.

De en­tre los gran­des re­tos, los es­pa­ño­les son los ciu­da­da­nos más preo­cu­pa­dos por el cam­bio cli­má­ti­co. Se tra­ta del pro­ble­ma con­si­de­ra­do más gra­ve, con una pun­tua­ción de 8,6 so­bre 10, se­gún el tra­ba­jo de la Fun­da­ción BBVA. Tam­bién es Es­pa­ña el país más cons­cien­te de que el de­te­rio­ro me­dioam­bien­tal obe­de­ce a la ac­ti­vi­dad hu­ma­na y no a pro­ce­sos na­tu­ra­les (un 79% lo per­ci­be así, fren­te al 65% de me­dia en el res­to de paí­ses).

So­bre la po­lí­ti­ca de asi­lo, otro de los desafíos de es­te tiem­po, to­dos los paí­ses abo­gan por aco­ger a per­so­nas que hu­yen de la gue­rra, de la persecució­n y de la po­bre­za. Es­pa­ña en­ca­be­za esos ín­di­ces, con va­lo­res de ocho so­bre 10, 7,4 y 7,8 res­pec­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.