La Igle­sia ale­ma­na desafía al Va­ti­cano con su aper­tu­ra

Los obis­pos de­ba­ti­rán so­bre el ce­li­ba­to, la or­de­na­ción de mu­je­res o la ho­mo­se­xua­li­dad pe­se a la ad­ver­ten­cia de la San­ta Se­de

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ANA CAR­BA­JO­SA / DA­NIEL VER­DÚ

Las ten­sio­nes en­tre los obis­pos ale­ma­nes y el Va­ti­cano ame­na­zan con abrir una cri­sis en la Igle­sia ca­tó­li­ca. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ha de­ci­di­do se­guir ade­lan­te con el in­ci­pien­te de­ba­te re­for­mis­ta, na­ci­do al ca­lor de la in­ves­ti­ga­ción so­bre abu­sos se­xua­les en Ale­ma­nia, pe­se a la opo­si­ción va­ti­ca­na. El pa­sa­do fin de se­ma­na, los obis­pos se reunie­ron con re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes ca­tó­li­cas pa­ra pre­pa­rar el lla­ma­do “ca­mino si­no­dal”, un fo­ro en el que se pre­vé de­ba­tir asun­tos co­mo el pa­pel de la mu­jer en la Igle­sia, la ho­mo­se­xua­li­dad o el ce­li­ba­to. El Va­ti­cano ha ad­ver­ti­do de que di­chas cues­tio­nes son com­pe­ten­cia ex­clu­si­va de la Igle­sia uni­ver­sal. Pe­ro Ale­ma­nia, pe­se a las ad­ver­ten­cias, se­gui­rá ade­lan­te.

El pre­si­den­te de su Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Rein­hard Marx, miem­bro del con­se­jo re­du­ci­do que ase­so­ra al Pa­pa en las re­for­mas de la Igle­sia y hom­bre teó­ri­ca­men­te cer­cano a Fran­cis­co, viajará es­ta se­ma­na a Ro­ma y tra­ta­rá la cues­tión. Pe­ro los pro­ble­mas vie­nen de le­jos y la ne­ce­si­dad de Ale­ma­nia de im­pri­mir ma­yor ve­lo­ci­dad a la trans­for­ma­ción de la ins­ti­tu­ción co­mien­za a abrir grie­tas en­tre la San­ta Se­de y la Igle­sia más ri­ca del mun­do.

Una in­ves­ti­ga­ción en­car­ga­da por la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ale­ma­na do­cu­men­tó ha­ce un año 3.677 ca­sos de abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por miem­bros de la Igle­sia a me­no­res. Des­de en­ton­ces, la pre­sión pa­ra re­for­mar las es­truc­tu­ras que per­mi­tie­ron esos abu­sos, pe­ro tam­bién el ce­li­ba­to o el pa­pel de la mu­jer en la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca no de­ja de cre­cer por par­te de unas ba­ses, que ven có­mo su Igle­sia pier­de miem­bros a mar­chas for­za­das. Marx li­de­ra es­ta suer­te de co­rrien­te de opo­si­ción aper­tu­ris­ta.

Los obis­pos ale­ma­nes se reunie­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na con re­pre­sen­tan­tes del Co­mi­té Cen­tral de los Ca­tó­li­cos (ZdK, por sus si­glas en ale­mán), la or­ga­ni­za­ción en la que es­tán re­pre­sen­ta­das 140 or­ga­ni­za­cio­nes, así co­mo per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca y el mun­do aca­dé­mi­co. Tras la ci­ta, los obis­pos in­di­ca­ron que ha­bían es­cri­to una res­pues­ta a una car­ta en­via­da por el Pa­pa en ju­nio, en la que ase­gu­ran “te­ner en men­te la uni­dad de to­da la Igle­sia, así co­mo la si­tua­ción so­bre el te­rreno”.

Fran­cis­co di­jo en­ton­ces “com­par­tir la preo­cu­pa­ción so­bre el fu­tu­ro de la Igle­sia en Ale­ma­nia” y cons­ta­tó “la ero­sión de la fe”. Pe­ro tam­bién aler­tó del pe­li­gro de po­ner en mar­cha pro­ce­sos que aca­ben ale­jan­do a la Igle­sia ale­ma­na. “La Igle­sia uni­ver­sal vi­ve en y de las Igle­sias par­ti­cu­la­res, así co­mo las Igle­sias par­ti­cu­la­res vi­ven y flo­re­cen en y de la Igle­sia uni­ver­sal, y si se en­cuen­tran se­pa­ra­das del en­te­ro cuer­po ecle­sial, se de­bi­li­tan, mar­chi­tan y mue­ren”. Por eso, al­gu­nos sec­to­res de la San­ta Se­de creen que el pul­so lo es­tán echan­do di­rec­ta­men­te al Pa­pa.

“La in­ves­ti­ga­ción de los abu­sos de­mos­tró que hu­bo crí­me­nes in­di­vi­dua­les, pe­ro tam­bién cau­sas es­truc­tu­ra­les den­tro de la igle­sia que los per­mi­tie­ron”, ex­pli­ca Theo­dor Nol­ze­nius, por­ta­voz del ZdK. El de­ba­te se di­vi­de en cua­tro gru­pos de tra­ba­jo, so­bre el po­der y la par­ti­ci­pa­ción en la Igle­sia, el es­ti­lo de vi­da de los cu­ras, la mo­ral se­xual y el pa­pel de las mu­je­res en la Igle­sia. Nol­ze­nius ex­pli­ca que del ca­mino si­no­dal ema­na­rán so­lo re­co­men­da­cio­nes y que Ro­ma no pue­de opo­ner­se a un sim­ple diá­lo­go, pe­ro re­co­no­ce que el pro­ce­so “in­cre­men­ta­rá la pre­sión” pa­ra una re­no­va­ción, aho­ra que la Igle­sia ale­ma­na pier­de fie­les —200.000 en 2018—.

“Gol­pe a la eu­ca­ris­tía”

Marx re­ci­bió a prin­ci­pios de sep­tiem­bre una car­ta del pre­fec­to pa­ra la Con­gre­ga­ción de los Obis­pos, Marc Oue­llet que con­si­de­ra­ba la ter­ce­ra vía abier­ta por el ca­mino si­no­dal con­tra­ria al de­re­cho ca­nó­ni­co. En el Va­ti­cano, de he­cho, se ha re­ci­bi­do con es­tu­por y cier­to mal­hu­mor la idea ori­gi­nal y las pos­te­rio­res ex­pli­ca­cio­nes. Se si­gue con­si­de­ran­do que no se ha co­rre­gi­do el pro­ble­ma, co­mo ha se­ña­la­do la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ase­gu­ran­do que el aná­li­sis se re­fe­ría a una ver­sión del tex­to an­ti­gua y ya mo­di­fi­ca­da. Pre­gun­ta­da por EL PAÍS so­bre los cam­bios con­cre­tos, de­cli­na ofre­cer de mo­men­to de­ta­lles del pro­ce­so. “El error prin­ci­pal es que es­tán tra­tan­do a ni­vel na­cio­nal una cues­tión que afec­ta a la Igle­sia uni­ver­sal. Es­tán atri­bu­yén­do­se una se­rie de com­pe­ten­cias que no tie­nen. Es un asun­to que afec­ta di­rec­ta­men­te a la uni­dad de la fe”, di­ce un al­to car­go va­ti­cano.

En el en­torno del car­de­nal Marx cun­de la sen­sa­ción de que la ve­lo­ci­dad a la que se han pro­du­ci­do los cam­bios no se co­rres­pon­de con las ne­ce­si­da­des de la Igle­sia pa­ra adap­tar­se al mun­do ac­tual. Los ro­ces con la San­ta Se­de, en es­te sen­ti­do, no son nue­vos. El año pa­sa­do, un gru­po de obis­pos, apo­ya­dos por el pro­pio Marx, abrió la vía de la in­ter­co­mu­nión. Es de­cir, se plan­teó que las pa­re­jas de los ca­tó­li­cos que les acom­pa­ña­sen a misa y fue­ran pro­tes­tan­tes pu­die­sen tam­bién to­mar la co­mu­nión. Un pa­so más en el in­ten­to de la Igle­sia ale­ma­na de fa­ci­li­tar la con­vi­ven­cia in­ter­re­li­gio­sa y de abrir­se a la so­cie­dad.

La pro­pues­ta cau­só un te­rre­mo­to en al­gu­nos sec­to­res de la Igle­sia. El pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, el es­pa­ñol Luis La­da­ria, la des­au­to­ri­zó. El ma­les­tar lle­gó tam­bién a EE UU, úni­ca Igle­sia ca­paz de ri­va­li­zar con la ale­ma­na en po­de­río eco­nó­mi­co. “Gol­pea al co­ra­zón mis­mo de la ver­dad del sa­cra­men­to de la eu­ca­ris­tía, por­que por su pro­pia na­tu­ra­le­za, la eu­ca­ris­tía es el cuer­po de Cris­to”, cri­ti­có el ar­zo­bis­po de Fi­la­del­fia, Char­les Cha­put. Pe­se a la pe­ti­ción del Pa­pa de que se fre­na­se, al­gu­nos obis­pos han lle­va­do ade­lan­te la ini­cia­ti­va.

Del 23 al 26 de sep­tiem­bre, el “ca­mino si­no­dal” de­be­rá re­ci­bir una pro­ba­ción for­mal por par­te de los obis­pos en la reunión de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Ful­da, en el cen­tro de Ale­ma­nia. Más tar­de, a fi­nal de no­viem­bre, de­be­rá apro­bar­lo la ZdK. Di­ver­sas fuen­tes con­sul­ta­das coin­ci­den en que, si no hay cam­bios en los es­ta­tu­tos con­sen­sua­dos, el pro­ce­so se­rá apro­ba­do sin pro­ble­mas.

/ JU­LIAN STRATENSCH­ULTE (GETTY)

El car­de­nal Rein­hard Marx, du­ran­te un ser­vi­cio ecuménico en Han­no­ver, en ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.