Su­ce­so­res de Cos­ta­fre­da

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Leí la muer­te de Blan­ca Fer­nán­dez Ochoa en La Pe­ño­ta co­mo si fue­ra un poe­ma de Al­fon­so Cos­ta­fre­da: “En la sor­da mon­ta­ña / los pá­ja­ros no can­tan, aú­llan,/ cau­ti­vos de un cie­lo in­cle­men­te / una fuer­za in­vi­si­ble / los im­pul­sa ha­cia una muer­te cier­ta / y a quien im­por­ta/ que aho­ra un mo­vi­mien­to/ que fue­ra dul­ce y ar­mo­nio­so / el ave con­duz­ca a un fi­nal pa­vo­ro­so”.

Ha­ce años en­tró en mi bi­blio­te­ca, no sé có­mo, el ter­cer y úl­ti­mo li­bro de Cos­ta­fre­da, Sui­ci­dio y otras muer­tes (1974), y des­de en­ton­ces he fre­cuen­ta­do con cier­ta cons­tan­cia, y siem­pre con ad­mi­ra­ción, sus pá­gi­nas. Qui­zás su me­jor poe­ma

sea el drás­ti­co No hay otra for­ma de vi­vir. Cos­ta­fre­da fue el “mal­di­to” de la ge­ne­ra­ción de los cin­cuen­ta. De ta­len­to re­co­no­ci­do por Car­los Ba­rral en un tex­to de tí­tu­lo bien ajus­ta­do a la reali­dad, Exa­ge­ra­da­men­te mal­di­to, y tam­bién por J. A. Goy­ti­so­lo, pa­ra quien Cos­ta­fre­da fue “el más bri­llan­te de to­do el gru­po de poe­tas y ami­gos que em­pe­zó a re­unir­se a par­tir de 1948 en Bar­ce­lo­na”, los elo­gios con­vi­vie­ron con el cla­ro re­cha­zo de la so­cie­dad li­te­ra­ria ha­cia su obra. Ya en vi­da se le de­jó de ci­tar y ex­clu­yó sis­te­má­ti­ca­men­te de to­dos los re­cuen­tos y an­to­lo­gías, al­go que so­por­tó muy mal, has­ta el pun­to de sen­tir­se se­pa­ra­do de to­do y de to­dos, de su país y de la ma­yor par­te de los que se­guían con­si­de­rán­do­se sus ami­gos. Al fi­nal, co­men­tó al­guien, es­cri­bía pa­ra na­die.

Las ten­den­cias au­to­des­truc­ti­vas clá­si­cas del “poe­ta mal­di­to” —ese ar­que­ti­po fun­da­do por Ver­lai­ne— en­ca­ja­ron co­mo ani­llo al de­do con la per­so­na­li­dad de Cos­ta­fre­da, pa­ra quien el gol­pe más du­ro fue su des­car­te de Vein­te años de poe­sía es­pa­ño­la, 1939-1959, de Jo­sé Ma­ría Cas­te­llet. Se ha es­cri­to bas­tan­te so­bre esa ex­clu­sión y si al­go es­tá cla­ro es que Gil de Bied­ma, ase­sor en la an­to­lo­gía, tu­vo que ver con ese des­car­te, así lo ex­pli­có en abril de 1974: “Le mos­tré a Cos­ta­fre­da en 1951 va­rios poe­mas míos. Le gus­tó uno, pe­ro aña­dió en­se­gui­da que se sen­tía ca­paz de me­jo­rar­lo en un 50%. Vol­vió a mar­char­se y no le per­do­né. Años más tar­de, ma­ne­jé una pe­que­ña can­ti­dad de po­der li­te­ra­rio, tu­ve opor­tu­ni­dad de ven­gar­me, y no lo de­jé pa­sar”.

En 1990, la obra del au­tor de Sui­ci­dios y otras muer­tes fue res­ca­ta­da por Tus­quets (Poe­sía com­ple­ta) y eso le dio una bre­ve vi­gen­cia a su mun­do de­ses­pe­ra­do, pe­ro tam­po­co en es­ta oca­sión aca­bó de lle­var­se los aplau­sos del tea­tro, vol­vien­do a que­dar ahí en sus­pen­so, en lo al­to de al­gu­na mon­ta­ña, la fuer­za in­vi­si­ble que le im­pul­só a la muer­te ra­di­cal. Las ge­ne­ra­cio­nes que si­guie­ron tam­bién tu­vie­ron sus mar­gi­na­dos. Has­ta ha­ce po­co, so­lía ha­ber dos o tres por ge­ne­ra­ción (al­gu­nos muy rui­do­sos). Pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos, aun­que ha des­apa­re­ci­do el es­truen­do, la ci­fra ha ido en au­men­to por­que ca­da vez hay más ma­nus­cri­tos con ge­nio li­te­ra­rio im­pug­na­dos por agen­tes y edi­to­res y ca­da vez más vía li­bre, en cam­bio, pa­ra las pa­to­cha­das. Da­do el desas­tre, en la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción los mal­di­tos, con sus si­len­cia­dos iné­di­tos, se mul­ti­pli­can ve­loz­men­te. Em­peo­ra­mos. Ya no hay un Cos­ta­fre­da o dos, sino una ge­ne­ra­ción en­te­ra de su­ce­so­res de Cos­ta­fre­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.