La fra­gi­li­dad del cam­peón del mun­do

Val­ver­de re­la­ta en el do­cu­men­tal ‘Un año de ar­coí­ris’ que su­frió una de­pre­sión

El País (País Vasco) - - DEPORTES - CAR­LOS ARRI­BAS,

Al fi­nal de la pro­yec­ción y apa­ga­da la pan­ta­lla, Na­ta­lia Val­ver­de, una ni­ña de po­cos años, se acer­ca a su pa­dre, Ale­jan­dro, y le pre­gun­ta, “¿pa­pá, has llo­ra­do?”. Val­ver­de, el cam­peón del mun­do de ci­clis­mo, le res­pon­de, “sí, Na­ta­lia, me he emo­cio­na­do y he llo­ra­do”. Y co­mo él, co­mo el ci­clis­ta de 39 años que el día an­te­rior ha­bía subido por sép­ti­ma vez al po­dio de la Vuel­ta al ter­mi­nar se­gun­do 16 años des­pués ha­ber que­da­do ya ter­ce­ro, te­nían los ojos acuo­sos mu­chos de los asis­ten­tes a la pro­yec­ción pre­via de Un año de ar­coí­ris, el do­cu­men­tal de Mó­ni­ca Mar­chan­te que Mo­vis­tar+ emi­ti­rá ma­ña­na a las 21.45 en #Va­mos.

La pe­lí­cu­la ha­bla de un cam­peón sin igual, el más fuer­te de to­dos, el más lon­ge­vo, el de más cla­se, más ha­bi­li­da­des, más ca­pa­ci­dad, de la cua­dri­lla de ami­gos in­nu­me­ra­bles que to­dos los días sa­len a en­tre­nar con él en Al­can­ta­ri­lla y to­man un ca­fé en Li­bri­lla an­tes de vol­ver a su Mur­cia, de sus vic­to­rias ca­si in­con­ta­bles (127, has­ta aho­ra) y de una ca­rre­ra fa­bu­lo­sa sin más man­cha que una san­ción por su im­pli­ca­ción en la Ope­ra­ción Puer­to que le tu­vo pa­ra­do dos años y de la que sa­lió, en enero de 2012, más fuer­te, co­mo de­mos­tró ga­nan­do en enero, na­da más re­gre­sar a co­rrer, la eta­pa rei­na del Tour Down Un­der, en Aus­tra­lia. ¿El ci­clis­ta per­fec­to, una má­qui­na ya bau­ti­za­da de ni­ño El Im­ba­ti­do? “Por fue­ra, pa­re­ce to­do muy bo­ni­to, pe­ro so­por­tar la pre­sión es du­ro”.

En una se­cuen­cia, Val­ver­de re­la­ta a la cá­ma­ra lo mu­cho que le pe­só los pri­me­ros me­ses el ar­coí­ris, có­mo, el por­tar­lo, el ser el úni­co ci­clis­ta del pe­lo­tón con de­re­cho a lu­cir un mai­llot di­fe­ren­te, le su­po­nía tal ne­ce­si­dad de ha­cer­lo bien, de hon­rar­lo siem­pre, que la pre­sión aca­bó hun­dién­do­lo. “Y has­ta per­dí el de­seo de ga­nar, me fal­ta­ba esa ham­bre, ese plus ne­ce­sa­rio pa­ra ven­cer. Cuan­do ga­nas al­go im­por­tan­te siem­pre le si­gue un ba­jón”, cuen­ta. “In­ter­na­men­te pen­sa­ba que si ya ha­bía ga­na­do el Mun­dial ya lo ha­bía ga­na­do to­do, y fue un desas­tre. Se me ol­vi­dó dis­fru­tar en la bi­ci, que es lo que te­nía que ha­cer. So­lo me sen­tía a gus­to en­tre­nan­do con los ami­gos; ahí me sen­tía fuer­te, pe­ro com­pi­tien­do, no”.

Y, en­ton­ces, a mi­tad de re­la­to de su cri­sis de la pri­ma­ve­ra de 2019 —la de­pre­sión post­par­to que si­guió al Mun­dial—, de la que sa­lió re­for­za­do pa­ra el Tour y la Vuel­ta, y co­mo quien no quie­re la co­sa, sin cam­biar el tono de voz, co­mo si su voz in­te­rior hu­bie­ra co­bra­do au­to­no­mía y man­do, Val­ver­de di­ce que va a con­tar al­go que nun­ca an­tes ha­bía con­ta­do, que un día de mar­zo de 2012 se le­van­tó y se sin­tió mal, con ma­reos, hor­mi­gueos, y mie­do, au­tén­ti­co pá­ni­co, e in­te­rior­men­te se pre­gun­ta­ba que si lo te­nía to­do por­que es­ta­ba así, mal. “No me atre­vía a co­ger el co­che por la au­to­vía por si me da­ban ma­reos, y cuan­do me en­tre­na­ba me da­ba pá­ni­co ba­jar por ca­rre­te­ras rec­tas. Co­rrí la Ams­tel siem­pre a co­la del gru­po, que ca­da vez se iba re­du­cien­do más y yo se­guía, pe­ro siem­pre atrás, con Pa­blo Las­tras a mi la­do, con mie­do a ma­rear­me”.

Val­ver­de em­pe­zó a acu­dir un psi­có­lo­go. “No me sir­vió de na­da. Las con­sul­tas de una ho­ra pa­re­cía que du­ra­ran 10, me ma­cha­ca­ba a pre­gun­tas que no sa­bía res­pon­der y sa­lía peor que en­tra­ba. Es­ta­ba pa­san­do ca­si por una de­pre­sión. Es­ta­ba de psi­quia­tra”.

El psi­quia­tra le diag­nos­ti­có una de­pre­sión exó­ge­na más que le­ve, un es­trés pos­trau­má­ti­co que Val­ver­de ex­pli­ca con­tan­do que en aquel mo­men­to, des­pués de li­be­rar­se ga­nan­do en Aus­tra­lia, el cuer­po, que tie­ne me­mo­ria y al­gún día tie­ne que sa­car afue­ra to­do lo que tie­ne guar­da­do, y la men­te, que va por su cuen­ta, em­pe­za­ron a echar fue­ra to­do lo que ha­bía su­fri­do en­tre 2008 y 2011, su gran trau­ma, “los años de la persecució­n has­ta la san­ción”. “La en­fer­me­dad du­ró un año, pe­ro en­tre las con­sul­tas y la me­di­ca­ción, lo su­pe­ré. Y des­pués to­do ha si­do ma­ra­vi­llo­so. Las co­sas que tie­nen que pa­sar pa­san y se su­pe­ran. No las es­pe­ras, pe­ro lle­gan. Pa­ra que ha­ya bue­nos mo­men­tos tie­ne que ha­ber­los ma­los”. ¿Por qué cuen­ta su de­pre­sión sie­te años des­pués? “El mai­llot ar­coí­ris pe­sa y me sa­lió con­tar­lo; al ha­cer­lo, me he li­be­ra­do”.

/ BOR­JA B. HO­JAS (GETTY)

Ale­jan­dro Val­ver­de, ayer en la se­de de Mo­vis­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.