Apues­tas de al­to ries­go

El sis­te­ma ne­ce­si­ta que se desa­rro­llen po­lí­ti­cas de re­for­ma sus­tan­ti­va en sus pun­tos cen­tra­les y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio una coa­li­ción de go­bierno lo más só­li­da y efi­cien­te po­si­ble

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JOSEP M. VALLÈS Josep M. Vallès Ca­sa­de­vall es ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na.

Quie­nes tie­nen vo­ca­ción de lí­de­res po­lí­ti­cos tie­nen al­go de apos­ta­do­res pro­fe­sio­na­les. Sue­len ten­tar a la for­tu­na que Ma­quia­ve­lo en­ten­día co­mo fac­tor in­trín­se­co de la vi­da po­lí­ti­ca. Pe­dro Sán­chez ha de­mos­tra­do atrac­ción por el ries­go. Le ha va­li­do has­ta hoy pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Pri­me­ro, pa­ra im­po­ner­se con­tra pro­nós­ti­co a la vie­ja guar­dia de su par­ti­do y con­quis­tar por dos ve­ces la se­cre­ta­ría ge­ne­ral so­cia­lis­ta. Des­pués, pa­ra apro­ve­char la fu­gaz opor­tu­ni­dad de des­ca­bal­gar al des­gas­ta­do Ra­joy y ga­nar la pri­me­ra mo­ción de cen­su­ra en cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia es­pa­ño­la. Es­tá por ver aho­ra si la mis­ma obs­ti­na­ción y arro­jo le val­drán pa­ra dar al país un Go­bierno es­ta­ble y efi­cien­te, con ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver los gra­ves pro­ble­mas plan­tea­dos. O si, por el con­tra­rio, le lle­va­rán a don­de no desea, em­peo­ran­do la si­tua­ción de in­efi­cien­cia po­lí­ti­ca que nos afec­ta des­de ha­ce tiem­po.

Por­que el ries­go que co­rre en es­te nue­vo en­vi­te es muy ele­va­do. Pa­re­ce co­mo si se pa­sa­ra por al­to el he­cho de que no es­ta­mos an­te una in­ci­den­cia oca­sio­nal de cual­quier ci­clo po­lí­ti­co. No es­ta­mos an­te una pe­ri­pe­cia cir­cuns­tan­cial. La cues­tión es que el sis­te­ma de go­bierno ar­ti­cu­la­do du­ran­te la Tran­si­ción ya no se aco­mo­da a las exi­gen­cias de una so­cie­dad que ha ex­pe­ri­men­ta­do im­por­tan­tes trans­for­ma­cio­nes so­cia­les, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas. Son trans­for­ma­cio­nes que no se co­rres­pon­den con el in­mo­vi­lis­mo po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal que nos aque­ja.

Es cier­to que cues­ta ad­mi­tir la “cri­sis de ré­gi­men”, una ca­li­fi­ca­ción ca­si blas­fe­ma pa­ra quie­nes se sien­ten pro­ta­go­nis­tas de la di­fi­cul­to­sa tran­si­ción pos­fran­quis­ta. O in­clu­so pa­ra los que nos con­si­de­ra­mos es­pec­ta­do­res com­pro­me­ti­dos con ella. Pe­ro la ex­pre­sión se de­mues­tra ade­cua­da si en­ten­de­mos por ré­gi­men lo que al­gu­nos apren­di­mos de Du­ver­ger vía Ji­mé­nez de Par­ga en nues­tro pri­mer cur­so uni­ver­si­ta­rio. Un ré­gi­men po­lí­ti­co es la for­ma que una so­cie­dad tie­ne de ges­tio­nar sus pro­ble­mas co­lec­ti­vos, re­cu­rrien­do a una de­ter­mi­na­da com­bi­na­ción de ins­ti­tu­cio­nes, nor­mas y ac­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, el ba­lan­ce del ré­gi­men de 1978 du­ran­te sus pri­me­ros 20 años de exis­ten­cia pue­de re­ci­bir va­lo­ra­cio­nes ma­ti­za­das. Pe­ro no se po­drá ne­gar que dio al país dos dé­ca­das de es­ta­bi­li­dad y pro­gre­so sin pre­ce­den­tes en su his­to­ria con­tem­po­rá­nea.

Sin em­bar­go, de ma­ne­ra pro­gre­si­va y ace­le­ra­da des­de prin­ci­pios de es­te si­glo, el ré­gi­men va de­jan­do de ser una for­ma de ges­tio­nar ra­zo­na­ble­men­te los pro­ble­mas co­lec­ti­vos. Pre­sen­ta in­di­cios gra­ves de fa­ti­ga es­truc­tu­ral. Son atri­bui­bles a fac­to­res in­ter­nos y a fac­to­res de un en­torno glo­bal que ya no es el de los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do. La cri­sis de ré­gi­men se ma­ni­fies­ta en su in­ca­pa­ci­dad pa­ra reac­cio­nar sa­tis­fac­to­ria­men­te an­te los re­tos pro­vo­ca­dos por aque­llos fac­to­res: en ma­te­ria de de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, pro­tec­ción so­cial, sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal, ca­li­dad edu­ca­ti­va, et­cé­te­ra. Sin ol­vi­dar su inep­ti­tud ma­ni­fies­ta pa­ra em­pren­der cam­bios ur­gen­tes en la or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial y en la es­truc­tu­ra cons­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do.

La di­fi­cul­tad re­pe­ti­da pa­ra for­mar ma­yo­rías de go­bierno es otro sín­to­ma de la mis­ma cri­sis. El blo­queo ins­ti­tu­cio­nal no pue­de atri­buir­se so­la­men­te a ras­gos psi­co­ló­gi­cos —se­gún al­gu­nos, in­clu­so pa­to­ló­gi­cos— de sus di­ri­gen­tes. Pro­ce­de de ele­men­tos es­truc­tu­ra­les da­ña­dos que no se­rán com­pen­sa­dos por el vo­lun­ta­ris­mo de per­so­nas em­pe­ña­das en un más o me­nos agi­ta­do mudd­ling th­rough. O, en tér­mi­nos cas­ti­zos, en un ir ti­ran­do a tran­cas y ba­rran­cas. La co­sa no va úni­ca­men­te de des­con­fian­zas en­tre di­ri­gen­tes o de quí­mi­cas per­so­na­les in­com­pa­ti­bles. La ac­tual ne­ga­ti­va del PSOE a com­par­tir ca­pa­ci­dad de de­ci­sión con Uni­das Po­de­mos prue­ba de nue­vo la re­sis­ten­cia a re­co­no­cer que no se­rá po­si­ble sol­ven­tar las gran­des cues­tio­nes pen­dien­tes, apli­can­do es­que­mas del pa­sa­do co­mo se­ría la pre­ten­sión de con­ser­var la he­ge­mo­nía de los tiem­pos del bi­par­ti­dis­mo.

Es una re­sis­ten­cia nos­tál­gi­ca, ali­men­ta­da ade­más por otra pie­za del ré­gi­men de 1978 que ha elu­di­do su ne­ce­sa­ria pues­ta al día. Me re­fie­ro a la ac­ti­tud de de­ter­mi­na­dos apa­ra­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, rea­cios a ce­der su ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia so­bre po­lí­ti­cas de Es­ta­do que en oca­sio­nes quie­ren orien­tar a su ma­ne­ra, al mar­gen de la ex­pre­sión de­mo­crá­ti­ca de la ciu­da­da­nía. Son es­ta­men­tos que —a di­fe­ren­cia del Por­tu­gal que aho­ra nos lla­ma la aten­ción— no se trans­for­ma­ron en el mo­men­to ori­gi­nal del sis­te­ma, tal co­mo ha se­ña­la­do el pro­fe­sor Ro­bert Fish­man en su in­ves­ti­ga­ción com­pa­ra­da so­bre los dos re­gí­me­nes pe­nin­su­la­res.

Tam­po­co es una ca­sua­li­dad que la dis­cre­pan­cia so­bre la cues­tión ca­ta­la­na ha­ya si­do pre­sen­ta­da por el PSOE co­mo obs­tácu­lo in­su­pe­ra­ble pa­ra un acuer­do de go­bierno con Uni­das Po­de­mos. Me te­mo que es­te sea el ar­gu­men­to más sin­ce­ro y creí­ble en­tre to­dos los es­gri­mi­dos por los ne­go­cia­do­res so­cia­lis­tas du­ran­te las es­ca­ra­mu­zas de la su­pues­ta ne­go­cia­ción. Por­que en el asun­to ca­ta­lán re­sal­ta de ma­ne­ra so­bre­sa­lien­te la in­ca­pa­ci­dad del ré­gi­men pa­ra dar res­pues­ta a una cues­tión de in­ne­ga­ble tras­cen­den­cia. Afron­tar es­ta cues­tión po­lí­ti­ca­men­te y no ju­di­cial­men­te im­pli­ca­ría, en­tre otras co­sas, una re­dis­tri­bu­ción de cuo­tas de po­der que in­co­mo­da a de­ter­mi­na­dos apa­ra­tos bu­ro­crá­ti­cos del Es­ta­do.

Es in­du­da­ble que la com­pe­ten­cia por el elec­to­ra­do de iz­quier­das tam­bién di­fi­cul­ta el acuer­do. Y es in­con­tes­ta­ble asi­mis­mo que a Uni­das Po­de­mos le es­tá cos­tan­do ar­ti­cu­lar­se co­mo el su­je­to po­lí­ti­co de nue­va ge­ne­ra­ción que pre­ten­de ser. Lo cual le ha lle­va­do a erro­res de plan­tea­mien­to y a de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das.

Pe­ro re­du­cir­les por ello a una fun­ción sub­al­ter­na y con­fiar la sa­li­da de la cri­sis del ré­gi­men a una com­bi­na­ción de pro­fe­sio­na­les de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y de la Ad­mi­nis­tra­ción Ge­ne­ral del Es­ta­do no pa­re­ce que ha­ya de lle­var­nos de­ma­sia­do le­jos, tras la re­pe­ti­ción su­ce­si­va de elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Al con­tra­rio, au­men­ta el ries­go de una ex­plo­sión in­con­tro­la­da de des­con­ten­to que fa­vo­re­ce­ría el au­ge de ten­den­cias au­to­ri­ta­rias, pro­mo­vi­das por aque­llos cu­yas con­vic­cio­nes de­mo­crá­ti­cas son bas­tan­te pre­ca­rias o to­tal­men­te inexis­ten­tes.

En es­tas con­di­cio­nes pa­re­cía mu­cho me­jor in­ten­tar una fór­mu­la tan “re­vo­lu­cio­na­ria” co­mo la que prac­ti­can des­de ha­ce dé­ca­das ca­si to­das las de­mo­cra­cias eu­ro­peas, ya sea un Go­bierno de coa­li­ción, ya sea un pac­to de in­ves­ti­du­ra. Sal­vo sor­pre­sas de úl­ti­ma ho­ra, no pa­re­ce que se va­ya a ha­cer de es­te mo­do, y que se pre­fie­re acu­dir nue­va­men­te a las elec­cio­nes. Los cos­tes in­ma­te­ria­les de la cam­pa­ña elec­to­ral se­rán im­por­tan­tes, si se desa­rro­lla en ple­na re­sa­ca pro­du­ci­da por la sen­ten­cia del pro­cés ca­ta­lán, cuan­do ame­na­za la nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca o en el mo­men­to en que la UE afron­ta el desen­la­ce agó­ni­co del Bre­xit.

Pue­de es­pe­cu­lar­se con que su re­sul­ta­do po­si­bi­li­te otras al­ter­na­ti­vas que no sean la coa­li­ción PSOE-Uni­das Po­de­mos: por ejem­plo, Go­bierno mi­no­ri­ta­rio del PSOE, abs­ten­ción po­si­ti­va de los con­ser­va­do­res, gran coa­li­ción con el PP o el acuer­do mo­de­ra­do PSOE-Ciu­da­da­nos. ¿Es es­pe­ra­ble que al­gu­na de es­tas al­ter­na­ti­vas pue­da ser más só­li­da y efi­cien­te cuan­do se tra­ta de aco­me­ter po­lí­ti­cas de re­for­ma sus­tan­ti­va en pun­tos cen­tra­les del sis­te­ma?

Por lo de­más, y co­mo re­ma­te, no ca­be des­car­tar que des­pués de tan­ta agi­ta­ción vol­va­mos al pun­to de par­ti­da, con con­di­cio­nes par­la­men­ta­rias no muy di­fe­ren­tes a las ac­tua­les y con re­sis­ten­cias re­no­va­das a adop­tar el ca­mino que aho­ra se re­cha­za. En tal ca­so, pue­de agra­var­se to­da­vía más la cri­sis de un ré­gi­men que no sa­be re­for­mar­se a tiem­po por­que sus di­ri­gen­tes no aca­ban de ad­mi­tir la gra­ve­dad de la si­tua­ción. Ed­mund Bur­ke es­cri­bió en sus Re­fle­xio­nes so­bre la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa una sen­sa­ta ad­ver­ten­cia: “Los Es­ta­dos sin ca­pa­ci­dad de re­for­ma po­nen en pe­li­gro su mis­ma con­ser­va­ción”. En es­ta oca­sión no es­ta­ría de más aten­der a los con­se­jos de un con­ser­va­dor in­te­li­gen­te.

El blo­queo ins­ti­tu­cio­nal no pue­de atri­buir­se so­la­men­te a ras­gos psi­co­ló­gi­cos de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos

NI­CO­LÁS AZNÁREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.