Es­pa­ña, abo­ca­da a nue­vas elec­cio­nes

El fra­ca­so del in­ten­to de in­ves­ti­du­ra fuer­za a re­pe­tir los co­mi­cios sin ga­ran­tía de des­blo­queo

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - C. E. CUÉ / A. DÍEZ / M. ALBEROLA,

Cua­tro me­ses de ba­ta­lla por el re­la­to con­clu­ye­ron ayer en un ro­tun­do fias­co. La le­gis­la­tu­ra es­tá mo­ri­bun­da y el pro­pio pre­si­den­te en fun­cio­nes, Pe­dro Sán­chez, dio ano­che

Has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, el com­ba­te por el re­la­to en­tre los par­ti­dos mar­có el rit­mo de una ago­nía que en el PSOE da­ban por he­cha des­de el fra­ca­so de la an­te­rior in­ves­ti­du­ra, el pa­sa­do ju­lio. Hu­bo in­ten­tos con lla­ma­das has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, pe­ro al fi­nal se con­fir­mó lo que apun­ta­ban ya des­de ha­ce se­ma­nas di­ri­gen­tes del má­xi­mo ni­vel. Tras el se­gun­do día de con­sul­tas, en el que los lí­de­res de los cua­tro prin­ci­pa­les par­ti­dos des­fi­la­ron por La Zar­zue­la pa­ra ex­pli­car sus pla­nes a Fe­li­pe VI, la suer­te que­dó echa­da a las 20.20, cuan­do el Rey anun­ció en un co­mu­ni­ca­do que no ha­bía apo­yos su­fi­cien­tes pa­ra con­vo­car otra se­sión de in­ves­ti­du­ra.

Las elec­cio­nes es­ta­ban prác­ti­ca­men­te de­ci­di­das sal­vo que Pa­blo Igle­sias hu­bie­ra acep­ta­do en el úl­ti­mo mi­nu­to una in­ves­ti­du­ra sin acuer­do, al­go que siem­pre re­cha­zó. Des­de ju­lio, el nú­cleo du­ro de Sán­chez te­nía muy cla­ro que si la op­ción era en­tre coa­li­ción o elec­cio­nes, él ele­gi­ría los co­mi­cios. Y así fue. El Rey co­mu­ni­có ano­che ofi­cial­men­te que nin­gún can­di­da­to tie­ne apo­yos su­fi­cien­tes, por lo que —sal­vo un gol­pe im­pre­vis­to en los dos pró­xi­mos días que Sán­chez des­car­tó de plano— no ha­brá de­ba­te de in­ves­ti­du­ra y el 23 se con­vo­ca­rán de for­ma au­to­má­ti­ca las elec­cio­nes.

En La Mon­cloa han tras­la­da­do en to­do mo­men­to mu­cha tran­qui­li­dad con es­te es­ce­na­rio. Sos­tie­nen que los nú­me­ros que ma­ne­jan no les ha­cen al­ber­gar nin­gún te­mor so­bre la po­si­bi­li­dad de un mal re­sul­ta­do. Pe­ro en el PSOE el am­bien­te ha si­do dis­tin­to. Mu­chos di­ri­gen­tes, en pri­va­do, ad­vir­tie­ron du­ran­te el úl­ti­mo fin de se­ma­na del vér­ti­go an­te la po­si­bi­li­dad de una des­mo­vi­li­za­ción de sus vo­tan­tes.

Los más fa­vo­ra­bles a las elec­cio­nes se­ña­la­ban, por el con­tra­rio, que el PSOE me­jo­ra­rá su po­si­ción por he­cho que los es­pa­ño­les se­rán lla­ma­dos de nue­vo a las ur­nas el 10 de no­viem­bre, con­clui­da las dos fa­lli­das ron­das de con­sul­tas del Rey. Se­rán las se­gun­das elec­cio­nes ge­ne­ra­les en sie­te me­ses y las cuar­tas en

y ten­drá que ha­ber un des­blo­queo an­te el ries­go de unas ter­ce­ras elec­cio­nes, co­mo su­ce­dió en 2016. Pe­ro to­do son hi­pó­te­sis. Na­die tie­ne ga­ran­tías de que las elec­cio­nes no com­pli­ca­rán aún más el es­ce­na­rio o abran pa­so a un gi­ro a la de­re­cha.

Sán­chez com­pa­re­ció ano­che en La Mon­cloa, de re­gre­so de la reunión en La Zar­zue­la con el Rey, y allí dio por he­cha la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral. Teó­ri­ca­men­te cua­tro años, un ca­so iné­di­to en Eu­ro­pa que mar­ca el fra­ca­so de una ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos. Fi­na­li­za­da la par­ti­da, em­pe­zó la ba­ta­lla por el re­par­to de cul­pas. Los otros tres gran­des par­ti­dos res­pon­sa­bi­li­za­ron al

aún ha­bría dos días pa­ra bus­car un acuer­do, pe­ro el pre­si­den­te en fun­cio­nes fue ta­jan­te: “No cree­mos fal­sas ex­pec­ta­ti­vas a la gen­te”. “Lo he in­ten­ta­do por to­dos los me­dios, pe­ro me lo han he­cho im­po­si­ble”, se­ña­ló el lí­der so­cia­lis­ta, que evi­tó cual­quier ti­po de au­to­crí­ti­ca an­te una pre­gun­ta ex­pre­sa y se mos­tró es­pe­cial­men­te áci­do con Uni­das Po­de­mos: “Van ca­mino de ré­cord: es el cuar­to blo­queo a la in­ves­ti­du­ra de un so­cia­lis­ta”. PSOE y le acu­sa­ron de que­rer las elec­cio­nes des­de el pri­mer mo­men­to. Sán­chez se­ña­ló a to­dos los de­más, en es­pe­cial a Po­de­mos, y pi­dió a los es­pa­ño­les que ha­blen “aún más cla­ro” y le den una ma­yo­ría más só­li­da.

Vol­vió a acu­sar de nue­vo a la for­ma­ción de Igle­sias de pre­ten­der que hu­bie­se “dos go­bier­nos en uno” con su pro­pues­ta de Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción. “Des­gra­cia­da­men­te dos fuer­zas con­ser­va­do­ras y una de iz­quier­das han pre­fe­ri­do blo­quear lo que di­je­ron las ur­nas”, re­ma­chó Sán­chez, que, en un tono ya cla­ra­men­te elec­to­ral, pi­dió que “los es­pa­ño­les lo di­gan aún más cla­ro” el pró­xi­mo 10 de no­viem­bre.

El úl­ti­mo mo­vi­mien­to por sor­pre­sa de Al­bert Ri­ve­ra, que dio un gi­ro de 180 gra­dos y ofre­ció la abs­ten­ción en el mi­nu­to fi­nal, du­ró me­nos de un día y des­apa­re­ció cuan­do Sán­chez no se mos­tró dis­pues­to a rom­per el Go­bierno de Na­va­rra y a pro­me­ter que no in­dul­ta­rá a los pre­sos del pro­cés, dos de las con­di­cio­nes pues­tas por Cs.

La úl­ti­ma ju­ga­da de Sán­chez tam­bién fra­ca­só co­mo to­das las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.