An­to­nio Ban­de­ras tras­la­da el es­pí­ri­tu de Broad­way a Má­la­ga

El ac­tor se su­ma a los en­sa­yos del mu­si­cal ‘A Cho­rus Li­ne’, que inau­gu­ra­rá su Tea­tro Soho Cai­xa­bank. “La cul­tu­ra no de­be es­tar so­lo en Ma­drid y Bar­ce­lo­na”, afir­ma

El País (País Vasco) - - CULTURA - NA­CHO SÁN­CHEZ,

“Em­pe­za­mos en ter­ce­ra. Co­dos en dia­go­nal, pe­cho arri­ba, ca­be­za al­ta. Cin­co, seis, sie­te, ocho, y…”. Con mo­ca­si­nes en los pies, ro­pa os­cu­ra, go­rra y lá­piz en la ore­ja, An­to­nio Ban­de­ras se di­ri­ge a 16 ac­to­res y 20 ac­tri­ces en un au­la de es­pe­jos in­fi­ni­tos. Tras sus pa­la­bras, sue­nan piano y ba­te­ría. Y arro­pa­do por la mú­si­ca, el elen­co se lan­za. “One sin­gu­lar sen­sa­tion, every little step she ta­kes...” Las pe­ga­di­zas no­tas ini­cia­les se apo­de­ran del es­pa­cio y el ac­tor ma­la­gue­ño son­ríe. Se di­vier­te mien­tras can­ta y su cuer­po se de­ja lle­var por el rit­mo que mar­ca, bra­zos en al­to, Joey Chan­cey fren­te a las par­ti­tu­ras. Cuan­do lle­ga el si­len­cio, el ac­tor al­za la voz emo­cio­na­do: “Re­cor­dad que aquí con­ver­ti­mos el show en una fan­ta­sía. Es el úni­co mo­men­to en el que can­ta­mos en in­glés. In­vi­ta­mos al pú­bli­co a Broad­way, es el re­ga­lo fi­nal”, ex­pli­ca a su equi­po.

El te­ma que en­sa­ya­ban la tar­de del lu­nes se lla­ma One ye­sel que po­ne pun­to fi­nal al mu­si­cal A Cho­rus Li­ne, que ser­vi­rá pa­ra inau­gu­rar en unas se­ma­nas (la fe­cha to­da­vía es­tá sin ce­rrar, aun­que cal­cu­lan que se­rá en no­viem­bre) el Tea­tro del Soho Cai­xa­bank, el pro­yec­to im­pul­sa­do por Ban­de­ras en Má­la­ga, su ciu­dad na­tal. El es­pec­tácu­lo tam­bién po­drá ver­se pos­te­rior­men­te en Bil­bao, Bar­ce­lo­na y Ma­drid.

El es­pa­cio fue al­qui­la­do por Ban­de­ras, que ha pues­to en pie una ini­cia­ti­va que par­te de su co­ra­zón en un do­ble sen­ti­do. El pri­me­ro, li­te­ral. Fue el in­far­to que su­frió en enero de 2017 el que le ani­mó a ha­cer “exac­ta­men­te” lo que le ape­te­cie­ra a par­tir de ese mo­men­to. “El ata­que al co­ra­zón ha si­do de las me­jo­res co­sas que me han pa­sa­do en la vi­da. Se des­va­ne­cie­ron las co­sas que no eran im­por­tan­tes y las que sí flo­tan: mi hi­ja, mi fa­mi­lia, mis ami­gos y mi vo­ca­ción”, ase­gu­ra Ban­de­ras. “Me vino un flash y me di­je: ‘Me voy a com­prar un tea­tro’”, aña­de.

Es ahí don­de en­tra de nue­vo el co­ra­zón, es­ta vez en sen­ti­do me­ta­fó­ri­co. En la pa­sión por vol­ver a sus ini­cios, desa­rro­llar una idea ro­mán­ti­ca y sen­tir­se cer­ca del pú­bli­co. “En una épo­ca don­de sel­fi es la pa­la­bra de mo­da y lo que no es­tá gra­ba­do no exis­te, ha­cer al­go efí­me­ro co­mo el tea­tro tie­ne mu­cho sen­ti­do”, afir­ma el ac­tor, tam­bién co­di­rec­tor y pro­duc­tor de es­te mon­ta­je. En los pa­ses de Má­la­ga in­ter­pre­ta­rá a Zach, quien di­ri­ge una au­di­ción pa­ra ele­gir a 17 can­di­da­tos. Di­ce que su­bir­se a las ta­blas es vol­ver a los orí­ge­nes, re­cor­dar por qué se con­vir­tió en ac­tor. “Pe­ro ojo, es­te mu­si­cal no es una tum­ba, es una cu­na”, sos­tie­ne con con­tun­den­cia. A sus 59 años, su for­ma fí­si­ca sor­pren­dió a to­dos cuan­do se unió a los en­sa­yos el 11 de sep­tiem­bre.

ga­nó el con­cur­so de ideas abier­to por el Ayun­ta­mien­to de la ciu­dad. Sin em­bar­go, la opo­si­ción mu­ni­ci­pal de­nun­ció que la com­pe­ti­ción ha­bía es­ta­do plan­tea­da siem­pre pa­ra que él la ga­na­ra. Har­to de crí­ti­cas, tras la­men­tar un “tra­to hu­mi­llan­te”, de­ci­dió aban­do­nar la idea. Era ma­yo de 2017. Cua­tro me­ses des­pués, en sep­tiem­bre, anun­cia­ba un acuer­do pa­ra al­qui­lar a lar­go pla­zo el Tea­tro Ala­me­da y lle­var a ca­bo su sue­ño.

Un año des­pués el ac­tor lle­gó a un acuer­do con Cai­xa­bank, que se con­vir­tió en el prin­ci­pal pa­tro­ci­na­dor del pro­yec­to —que no ten­drá fon­dos pú­bli­cos—. Aun­que no se han fa­ci­li­ta­do da­tos ofi­cia­les de la in­ver­sión, se cal­cu­la que ron­da los dos mi­llo­nes. “Lle­vo dos me­ses pre­pa­rán­do­me, soy el más vie­jo de aquí”, di­ce en­tre ri­sas.

El sex­to día de en­sa­yo em­pe­zó a las nue­ve de la ma­ña­na. Por con­tra­to el elen­co de­be rea­li­zar dos ho­ras de ejer­ci­cio an­tes de prac­ti­car can­cio­nes y co­reo­gra­fías. “La com­pa­ñía de­be es­tar pre­pa­ra­da pa­ra lo que se le vie­ne en­ci­ma”, acla­ra Ban­de­ras. Por la tar­de, el can­san­cio se no­ta en las ca­ras, pe­ro no en la ac­ti­tud des­bor­dan­te del equi­po. Al­gu­nas de las bai­la­ri­nas es­tán sen­ta­das en el sue­lo. En­tre los chi­cos, al­gu­nos es­tán des­cal­zos, otros lle­van chan­clas. Por el par­qué hay re­par­ti­das bo­te­llas de agua, li­bre­tos mu­si­ca­les y sub­ra­ya­do­res fluo­res­cen­tes. El ca­lor es in­ten­so y hú­me­do. El pro­ta­go­nis­ta de Do­lor y gloria ob­ser­va des­de una es­qui­na, aga­za­pa­do, con el ros­tro se­rio. A su la­do, el di­rec­tor aso­cia­do, Luis Vi­lla­bon, tra­du­ce las in­di­ca­cio­nes del su­per­vi­sor mu­si­cal, Joey Chan­cey, que pres­ta aten­ción mi­li­mé­tri­ca a ca­da so­ni­do. “Me sien­to ha­la­ga­do. ¡Sois muy pre­ci­sos! ¡Fan­tás­ti­cos!”, aren­ga a la tro­pa, que se fun­de en un aplau­so.

Un gran ven­ti­la­dor re­fres­ca el am­bien­te. Por la puer­ta abier­ta aso­ma a ra­tos Ar­tu­ro Díez Bos­co­vich, en­car­ga­do de la di­rec­ción mu­si­cal. Tam­bién Baa­york Lee, le­yen­da de Broad­way que par­ti­ci­pó en el mon­ta­je ori­gi­nal de A Cho­rus Li­ne en 1975 y aho­ra ejer­ce de di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca. “Es­te es uno de los me­jo­res elen­cos en la his­to­ria del mu­si­cal”, ase­gu­ra la ar­tis­ta, que lle­va to­da la vi­da li­ga­da a es­te es­pec­tácu­lo. Las mi­ra­das se cen­tran en el ca­tá­lo­go de ca­ras des­co­no­ci­das (sal­vo, qui­zás, la de Pa­blo Pu­yol) que con­for­ma el equi­po. Son jó­ve­nes ele­gi­dos en­tre los 1.800 que se pre­sen­ta­ron a las au­di­cio­nes de la pa­sa­da pri­ma­ve­ra en Má­la­ga, Ma­drid y Bar­ce­lo­na. “To­do el mun­do quie­re dar lo me­jor de sí, es una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca”, aña­de Lee.

El au­la Va­len­ti­na Le­to­va, don­de se desa­rro­lla la prác­ti­ca mu­si­cal, for­ma par­te de la Es­cue­la Su­pe­rior de Ar­tes Es­cé­ni­cas de Má­la­ga (ESAEM), cu­yas ins­ta­la­cio­nes in­clu­yen una sa­la tea­tral con el nom­bre de An­to­nio Ban­de­ras. El ac­tor lle­va unos años muy ac­ti­vo en su ciu­dad na­tal y el Tea­tro del Soho Cai­xa­bank, que ha in­cor­po­ra­do a Lluís Pas­qual en la di­rec­ción, es su sím­bo­lo. “La cul­tu­ra no de­be es­tar so­la­men­te en ca­pi­ta­les co­mo Ma­drid o Bar­ce­lo­na”, se­ña­la.

El fin de se­ma­na la sa­la su­frió con la trom­ba de agua re­gis­tra­da en la ca­pi­tal. “Es­to no pa­ra de dar pro­ble­mas. Es una ca­rre­ra de obs­tácu­los. Y, al fi­nal, to­da la in­ver­sión, la bús­que­da de pa­tro­ci­na­do­res, las au­di­cio­nes, el tiem­po pa­ra con­ven­cer a la gen­te se re­du­cen a qui­zás uno o dos mi­nu­tos de aplau­sos”, re­fle­xio­na Ban­de­ras. “So­mos una ban­da de lo­cos”, aña­de pa­ra le­van­tar­se a bai­lar de im­pro­vi­so jun­to a Luis Vi­lla­bon. Es el mo­men­to pa­ra re­cor­dar aque­llo que di­jo cuan­do con­fe­só, en pleno Fes­ti­val de Má­la­ga, su ata­que al co­ra­zón. En­ton­ces afir­mó con­ven­ci­do que lo me­jor de su ca­rre­ra es­ta­ba por ve­nir. A juz­gar por las ri­sas, pa­sión y el tra­to con el re­par­to de A Cho­rus Li­ne, te­nía ra­zón.

/ GAR­CÍA-SANTOS

An­to­nio Ban­de­ras, el lu­nes en un en­sa­yo de A Cho­rus Li­ne en la Es­cue­la Su­pe­rior de Ar­tes Es­cé­ni­cas de Má­la­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.