Mes­si re­gre­sa a un tri­den­te mu­do en Dort­mund

Tras su­pe­rar la le­sión, el 10 jue­ga por pri­me­ra vez con Griez­mann

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JUAN I. IRIGOYEN,

Cuan­do la se­lec­ción ar­gen­ti­na no ter­mi­na­ba de con­ge­niar con la afi­ción, el gru­po que li­de­ra­ba Mes­si pi­dió cam­biar el frío Mo­nu­men­tal por la cá­li­da Bom­bo­ne­ra. Acos­tum­bra­do al si­len­cio­so Camp Nou, el 10 pa­re­ce te­ner nos­tal­gia de aque­llo que nun­ca vi­vió. Dis­fru­tó del rui­do de la Bom­bo­ne­ra de la mis­ma ma­ne­ra que son­rió cuan­do en el sor­teo de la Bar­ce­lo­na le to­có el Bo­rus­sia Dort­mund. El ca­pi­tán azul­gra­na que­ría co­no­cer Sig­nal Idu­na Park, un es­ta­dio icó­ni­co y rui­do­so, ca­paz de de­jar mu­do al Ba­rça.

Mes­si apa­re­ció por pri­me­ra vez en la tem­po­ra­da. Tras su­pe­rar la le­sión en el só­leo de la pier­na de­re­cha que lo tu­vo en as­cuas du­ran­te seis se­ma­nas, en­tre las que su­frió una re­caí­da, el 10 re­le­vó en el mi­nu­to 60 a An­su Fa­ti. El gui­neano, con 16 años y 321 días, se con­sa­gró co­mo el ter­cer ju­ga­dor más jo­ven en de­bu­tar en la Li­ga de Cam­peo­nes, el más no­va­to con la ca­mi­se­ta del Ba­rça. An­su Fa­ti con­si­guió su ré­cord y Mes­si co­no­ció el Sig­nal Idu­na Park.

Di­ce Ba­tis­tu­ta que el área de la Bom­bo­ne­ra, el es­ta­dio de Bo­ca, tiem­bla. La in­cli­na­ción de la po­pu­lar, la tri­bu­na más rui­do­sa de la can­cha del cua­dro ar­gen­tino, es de 45 gra­dos. La Süd­tri­bü­ne, la gra­da sur del Sig­nal Idu­na Park, no pa­re­ce te­ner na­da que en­vi­diar­le al tem­plo del fút­bol de Bue­nos Ai­res. Tie­ne una pen­dien­te de 37 gra­dos, la más pro­nun­cia­da de Eu­ro­pa. No tiem­bla, pe­ro in­ti­mi­da. Y uni­dos emo­cio­nal­men­te con An­field, la afi­ción del Bo­rus­sia Dort­mund re­ci­bió al Bar­ce­lo­na al son de You ne­ver walk alo­ne. Un mal re­cuer­do pa­ra los azul­gra­na.

“Pa­ra los que no lo co­no­cen… es­te es­ta­dio te po­ne la piel de ga­lli­na”, ad­vir­tió Ter Ste­gen. Ca­sa pre­fe­ri­da de la se­lec­ción ale­ma­na, el por­te­ro del Ba­rça co­no­ce me­jor el es­ta­dio del Dort­mund de su pa­so por la Bun­des­li­ga más que por sus par­ti­dos con la Manns­chaft. “Pu­ro sen­ti­mien­to fut­bo­lís­ti­co”, lo de­fi­ne Pa­co Al­cá­cer. “Esa tri­bu­na es una gran fa­mi­lia. Pue­des can­tar, pue­des sim­ple­men­te es­tar de pie con tu cer­ve­za dis­fru­tan­do de lo que se vi­ve allí”, cuen­ta De­rek, un em­plea­do de la tien­da del Bo­rus­sia. “Soy del Be­sik­tas y del Dort­mund, las dos me­jo­res afi­cio­nes de Eu­ro­pa”, cuen­ta Onur, ale­mán de ori­gen tur­co.

La Süd­tri­bü­ne tie­ne 100 me­tros de an­cho, 52 de lar­go y 40 de al­to, una ma­ra­vi­lla de la ar­qui­tec­tu­ra y del fút­bol de afi­cio­nes, ese que to­da­vía se re­sis­te al pa­so del tiem­po. En el Die gel­be Wand, co­no­ci­do en Es­pa­ña co­mo el Mu­ro ama­ri­llo, en­tran 25.000 es­pec­ta­do­res, una hin­cha­da en com­bus­tión, acos­tum­bra­da al rui­do, co­mo la Bom­bo­ne­ra. Y Mes­si lo que­ría vi­vir. Un es­ta­dio, sin em­bar­go, que no pu­do des­cor­char. Su es­treno en la tem­po­ra­da, des­pués de cua­tro me­ses sin ju­gar con el Ba­rça, guar­da­ba un ali­cien­te es­pe­cial. Por pri­me­ra vez, Val­ver­de pu­do mez­clar a su tri­den­te: Mes­si, Luis Suá­rez y Griez­mann.

Pa­ra pre­pa­rar la en­tra­da del 10, Val­ver­de, de en­tra­da, man­dó a An­su Fa­ti por la de­re­cha y a Griez­mann a la iz­quier­da. No fun­cio­na­ba. En­ton­ces el gui­neano y el fran­cés cam­bia­ron. Me­jor. Sin em­bar­go, el Ba­rça no po­día de­rri­bar el mu­ro del Dort­mund, es­te en el cam­po y li­de­ra­do por Hum­mels. Cuan­do sal­tó Mes­si al cam­po, el 10 se arrin­co­nó en su lu­gar pre­fe­ri­do. Ten­drá que acos­tum­brar­se Griez­mann a la ban­da iz­quier­da y el Ba­rça a Griez­mann. Des­pués de su pri­me­ra me­dia ho­ra jun­tos, el tri­den­te azul­gra­na se que­dó mu­do de gol, en­sor­de­ci­do en el rui­do­so Sig­nal Idu­na Park.

/ WOLFGANG RATTAY (REUTERS)

Mes­si sus­ti­tu­ye a An­su Fa­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.