El PSOE se mue­ve ha­cia el cen­tro pa­ra atraer a los des­con­ten­tos de Cs

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JO­SÉ MAR­COS,

El PSOE ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que ape­nas le que­da mar­gen de cre­ci­mien­to a cos­ta de Uni­das Po­de­mos. Y que la victoria “más fuer­te y cla­ra” que Pe­dro Sán­chez re­cla­mó

Los lí­de­res de los gran­des par­ti­dos en­tra­ron ayer en mo­do elec­to­ral, si es que no lo ha­bían es­ta­do en los cin­co me­ses trans­cu­rri­dos des­de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 28 de abril. Pa­blo Ca­sa­do si­gue tra­ba­jan­do en su per­fil mo­de­ra­do y ape­la al vo­to útil pa­ra re­cu­pe­rar a los con­ser­va­do­res que op­ta­ron por Ciu­da­da­nos y Vox. Pa­blo Igle­sias se de­ba­te en­tre car­gar con­tra el PSOE o una cam­pa­ña crí­ti­ca pe­ro so­se­ga­da en la que per­sis­ti­rá en el Go­bierno de coa­li­ción. Y Al­bert Ri­ve­ra ten­drá que de­ci­dir qué flan­co de Ciu­da­da­nos prio­ri­za pa­ra con­te­ner la fu­ga de vo­tos. tras el fra­ca­so de la úl­ti­ma ron­da de con­sul­tas del Rey pa­sa por el elec­to­ra­do más pro­gre­sis­ta de Ciu­da­da­nos. Una bol­sa de un mi­llón de vo­tan­tes que, se­gún los es­tra­te­gas so­cia­lis­tas, su­po­ne el ma­yor ni­cho de vo­to

Tras re­cu­pe­rar dos mi­llo­nes de vo­tan­tes el 28-A, la mi­tad de Po­de­mos y sus con­fluen­cias, Sán­chez se ha pues­to co­mo ob­je­ti­vo el 10-N ocu­par el es­pa­cio de cen­tro que Ciu­da­da­nos ha de­ja­do li­bre tras su es­co­ra­mien­to ha­cia la de­re­cha. Y si hay un lu­gar don­de as­pi­ra a dar­le un buen bo­ca­do a Ri­ve­ra es en Ca­ta­lu­ña, en sus orí­ge­nes. Con to­do el im­pac­to sim­bó­li­co que su­pon­dría.

“Te­ne­mos mu­cho vo­tan­te fron­te­ri­zo que una vez fue nues­tro y que pen­sa­mos que po­de­mos re­cu­pe­rar con la de­fen­sa del diá­lo­go den­tro de la Cons­ti­tu­ción”, es­gri­men que el 10 de no­viem­bre pue­de cam­biar de blo­que po­lí­ti­co. Los cua­dros más es­cép­ti­cos del PSOE creen que la ma­yor par­te de ese sec­tor de des­con­ten­tos de Ciu­da­da­nos por su ve­to a los so­cia­lis­tas se irá a la abs­ten­ción.

en la di­rec­ción del PSC. Una fór­mu­la que, se­gún los so­cia­lis­tas, en Ca­ta­lu­ña ga­na en­te­ros en la mi­tad de los 500.000 vo­tan­tes de Ciu­da­da­nos co­mo al­ter­na­ti­va al re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción que de­fien­de Uni­das Po­de­mos y la in­sis­ten­cia de Ri­ve­ra en sus­pen­der la au­to­no­mía. “La mi­ra­da de Sán­chez es más am­plia: el PSOE se ha fi­ja­do en el mi­llón de vo­tan­tes de cen­troiz­quier­da de Ciu­da­da­nos re­par­ti­dos por Es­pa­ña, un vo­to ur­bano y li­be­ral que pien­sa que de­be­ría ha­ber­se fa­ci­li­ta­do un Go­bierno del PSOE. No en­tien­de que el ve­to fue­ra a los

so­cia­lis­tas en vez de a Vox. Ri­ve­ra no los ha cui­da­do es­tos me­ses y, aun­que pa­re­ce creer que no vol­ve­rán al PSOE, sí po­drían des­mo­vi­li­zar­se y que­dar­se en ca­sa”, ex­pli­ca Juan Ro­drí­guez Te­ruel, pro­fe­sor de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia.

La res­pues­ta del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán a la sen­ten­cia del pro­cés lle­va a los es­tra­te­gas del PSOE a pre­sa­giar que la pró­xi­ma cam­pa­ña elec­to­ral no gi­ra­rá en torno al eje iz­quier­da-de­re­cha. El fa­llo del Tri­bu­nal Su­pre­mo está pre­vis­to pa­ra me­dia­dos de oc­tu­bre, por lo que la uni­dad de Es­pa­ña fren­te al desafío se­ce­sio­nis­ta se con­ver­ti­rá en uno de los te­mas es­tre­lla de cam­pa­ña, la ban­de­ra que dio ori­gen a Ciu­da­da­nos en 2006.

Sán­chez tam­bién se sien­te có­mo­do en el cen­tro, pe­se a que el gi­ro es­tra­té­gi­co del PSOE pue­de pro­vo­car cier­to re­vue­lo in­terno en­tre los seg­men­tos más ideo­lo­gi­za­dos del par­ti­do. Si se pro­du­ce se­rán en­tre los sec­to­res más pu­ris­tas, co­mo las ba­ses, que re­cha­zan el mí­ni­mo acer­ca­mien­to a las po­si­cio­nes de Ciu­da­da­nos y pre­fie­ren un acuer­do con Po­de­mos. “¡Con Ri­ve­ra, no!”, le re­cor­da­ron mi­les de sim­pa­ti­zan­tes a Sán­chez la no­che del 28-A en Fe­rraz.

Un an­ti­ci­po de por dón­de irá la es­tra­te­gia de Sán­chez en las sie­te se­ma­nas has­ta el 10-N se vio ayer en la se­sión de con­trol al Go­bierno en el Con­gre­so. Su con­tun­den­cia con Ga­briel Ru­fián, dipu­tado de Es­que­rra, sor­pren­dió has­ta en la ban­ca­da so­cia­lis­ta. Sán­chez trans­mi­tió en un tono muy du­ro que no du­da­rá en apli­car el ar­tícu­lo 155 an­te “cual­quier in­ten­to” de la Ge­ne­ra­li­tat de “vio­len­tar” co­mo en 2017 la Cons­ti­tu­ción. Sán­chez lle­gó a cues­tio­nar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.