Sán­chez pa­sa a la ofen­si­va an­te el cer­co de to­da la oposición

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA­BEL DÍEZ / JA­VIER CASQUEIRO

A la bús­que­da de un cul­pa­ble. To­dos los par­ti­dos es­ce­ni­fi­ca­ron ayer en la úl­ti­ma se­sión de con­trol al Go­bierno de es­ta bre­ví­si­ma XIII Le­gis­la­tu­ra lo que se­rá el mo­tor de es­ta pe­cu­liar cam­pa­ña que lle­va­rá a otras elec­cio­nes sie­te me­ses des­pués de las an­te­rio­res. El cen­tro de la dia­na es Pe­dro Sán­chez, al que se ta­chó de “in­ca­paz” por no lo­grar nin­gún acuer­do. El as­pi­ran­te so­cia­lis­ta pa­só a la ofen­si­va y de­man­dó una ma­yo­ría más am­plia que le li­bre del cer­co de to­da la oposición.

En la se­gun­da y úl­ti­ma se­sión par­la­men­ta­ria de con­trol al Go­bierno de es­ta ex­tra­ña le­gis­la­tu­ra que no ha du­ra­do ni cua­tro me­ses se apun­tó ayer el hi­lo de la cam­pa­ña de las elec­cio­nes del 10 de no­viem­bre. Tras el fra­ca­so de los con­tac­tos pa­ra sa­car ade­lan­te la in­ves­ti­du­ra, y la re­nun­cia del Rey a pro­po­ner un can­di­da­to, los lí­de­res

apro­ve­cha­ron ese pleno de cie­rre pa­ra acha­car­se la res­pon­sa­bi­li­dad de que las ur­nas se abran una cuar­ta vez en cua­tro años. Na­die quiere car­gar con la cul­pa del com­ple­jo la­be­rin­to po­lí­ti­co que pa­de­ce el país. Sán­chez, tam­po­co, aun­que to­dos los dar­dos fue­ron con­tra él. El pre­si­den­te en fun­cio­nes apun­ta con­tra los de­más lí­de­res por ha­ber he­cho de­ja­ción de su res­pon­sa­bi­li­dad de Es­ta­do y por blo­quear la for­ma­ción de su Go­bierno. Sán­chez in­sis­tió así en re­cla­mar a los elec­to­res “una ma­yo­ría más ro­tun­da” que los 123 dipu­tados que ob­tu­vo el 28-A.

Directamen­te, o por otro dipu­tado in­ter­me­dio, los lí­de­res de los gran­des par­ti­dos coin­ci­die­ron en ata­car per­so­nal­men­te a Sán­chez ayer, en la re­sa­ca de la in­fruc­tuo­sa ron­da de par­ti­dos con el Rey. Sán­chez no se que­dó ca­lla­do. A Pa­blo Ca­sa­do le acha­có “fal­ta de sen­ti­do de Es­ta­do”; a Al­bert Ri­ve­ra “irres­pon­sa­bi­li­dad”, y a Pa­blo Igle­sias “dog­ma­tis­mo”.

El lí­der del PP, el úni­co de esos di­ri­gen­tes que in­ter­pe­ló a Sán­chez en el he­mi­ci­clo, le atri­bu­yó el fra­ca­so de vol­ver a las ur­nas, por “su in­ca­pa­ci­dad de pac­tar ha­cia la de­re­cha y la iz­quier­da”. Ca­sa­do fue muy du­ro en sus jui­cios sobre Sán­chez pe­ro man­tu­vo un tono ale­ja­do de la es­tri­den­cia, de nue­vo pa­ra di­fe­ren­ciar­se de las in­vec­ti­vas que le de­di­ca Ri­ve­ra al pre­si­den­te en fun­cio­nes. Pe­ro le sol­tó: “Los es­pa­ño­les no se me­re­cen es­te es­pec­tácu­lo y us­ted ha trai­cio­na­do a to­dos”. Tan­to Ca­sa­do co­mo des­pués Ri­ve­ra, en un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.