No hu­bo sep­tiem­bre pa­ra Sán­chez e Igle­sias

Des­de el fra­ca­so del 24 de ju­lio es­ta­ba cla­ro: en­tre coa­li­ción y elec­cio­nes, el lí­der so­cia­lis­ta op­ta­ría por lo se­gun­do

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CAR­LOS E. CUÉ,

Ri­ve­ra in­ten­tó ver si ha­bía al­gu­na op­ción de rom­per el Eje­cu­ti­vo na­va­rro

An­te las cá­ma­ras, to­do ha si­do muy dra­má­ti­co. Pe­ro en pri­va­do, la le­gis­la­tu­ra ha muerto sin dis­cu­sio­nes. Co­mo si to­do es­tu­vie­ra ya de­ci­di­do ha­ce se­ma­nas. Pe­dro Sán­chez hi­zo una bre­ve ron­da con los tres gran­des lí­de­res el mar­tes, po­co an­tes de acu­dir an­te el Rey, y en nin­gu­na de esas con­ver­sa­cio­nes hu­bo una pa­la­bra más al­ta que otra. Con Pa­blo Igle­sias ya ha­bía que­da­do to­do cla­ro el jue­ves an­te­rior, en los 10 mi­nu­tos que tar­dó Sán­chez en de­cir­le que se ol­vi­da­ra de la coa­li­ción. Con Pa­blo Ca­sa­do fue aún más tran­qui­lo: el pre­si­den­te in­ten­tó, co­mo otras veces, ex­pli­car­le que sería bueno pa­ra el PP que se abs­tu­vie­ra, pe­ro sin ofre­cer con­tra­par­ti­das.

Al­go más de jue­go dio la char­la con Al­bert Ri­ve­ra, que le es­ta­ba ofre­cien­do una abs­ten­ción con­di­cio­na­da. Sán­chez nun­ca cre­yó que fue­ra en se­rio, y así se lo ha­bía co­men­ta­do a Igle­sias, por lo que no hu­bo negociació­n real. Pe­ro el pre­si­den­te sí tra­tó de convencer a Ri­ve­ra de que las con­di­cio­nes que él plan­tea­ba ya se cum­plían, co­mo di­jo en pú­bli­co.

To­dos los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que ha­blan con Sán­chez se­ña­lan esas dos ca­rac­te­rís­ti­cas: di­cen que su tono es muy ama­ble, por lo que re­sul­ta di­fí­cil dis­cu­tir con él, pe­ro tam­bién que re­pi­te en pri­va­do el es­ti­lo y los ar­gu­men­tos que usa en pú­bli­co, lo que ha­ce complicado ba­jar al ni­vel de la negociació­n.

Ri­ve­ra in­ten­tó ver si ha­bía al­gu­na po­si­bi­li­dad de rom­per el Go­bierno de Na­va­rra, pe­ro a esa hora ya era in­via­ble si­quie­ra ha­blar­lo. La suer­te ya es­ta­ba echa­da. Y eso que en el PSOE, siem­pre di­vi­di­do en­tre sus dos al­mas, la cen­tris­ta y la de iz­quier­das, hu­bo dis­cu­sio­nes sobre ha­cia qué la­do del he­mi­ci­clo ha­bía que gi­rar. Un de­ba­te que se­gui­rá y que, tras los nue­vos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de no­viem­bre, en fun­ción de los nú­me­ros, mar­ca­rá la de­ci­sión fi­nal.

Aun­que Ri­ve­ra nun­ca qui­so ju­gar la par­ti­da has­ta el mi­nu­to del des­cuen­to, ya in­via­ble, su pa­pel siem­pre fue cla­ve, se­gún coin­ci­den va­rios di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas. La no­che elec­to­ral, al­gu­nos di­ri­gen­tes de la má­xi­ma con­fian­za de Sán­chez ya lo de­cían en pri­va­do: “No hay que des­car­tar la op­ción de Ciu­da­da­nos”. Eran 180 es­ca­ños, una ten­ta­ción de­ma­sia­do fuer­te. Sin em­bar­go, Ri­ve­ra dejó cla­ro des­de el pri­mer mi­nu­to que esa op­ción no exis­tía.

La pri­me­ra reunión de Sán­chez e Igle­sias fue co­mo la se­da. El pre­si­den­te, que esa ma­ña­na ha­bía com­pro­ba­do en una ci­ta con Ri­ve­ra que no ha­bía na­da que ha­cer con él, es­ta­ba apos­tan­do cla­ra­men­te por un Go­bierno de iz­quier­das.

El pre­si­den­te di­ce lo mis­mo en pú­bli­co y pri­va­do sin ba­jar al ni­vel de negociació­n

Una de las cla­ves está en la his­to­ria de la di­vi­sión de la iz­quier­da es­pa­ño­la

/ ULY MAR­TÍN

Des­de la iz­quier­da, los di­ri­gen­tes de Uni­das Po­de­mos Ló­pez de Ural­de, Yo­lan­da Díaz, Pa­blo Eche­ni­que, Jau­me Asens, En­ri­que San­tia­go e Io­ne Be­la­rra, tras el fra­ca­so de la negociació­n el día 18.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.