Las cin­co ame­na­zas pa­ra el Go­bierno en fun­cio­nes

El fre­na­zo eco­nó­mi­co, el Bre­xit y la sen­ten­cia del ‘pro­cés’ pue­den com­pli­car la si­tua­ción an­te la pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CLAUDI PÉ­REZ,

Cuen­tan que un ex­di­rec­tor del CIS re­su­mió en una oca­sión pa­ra Fe­li­pe Gon­zá­lez un mo­men­to de pro­fun­da cri­sis con una fra­se re­don­da: “Las en­cues­tas di­cen que los es­pa­ño­les creen que to­do va per­fec­ta­men­te, sal­vo la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía”. Es­pa­ña se­gui­rá du­ran­te un lar­go pe­rio­do con un Go­bierno en fun­cio­nes: to­do va vien­to en po­pa, sal­vo la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía. La des­ace­le­ra­ción es ya un he­cho. Los lí­de­res po­lí­ti­cos han si­do in­ca­pa­ces de pac­tar y, sal­vo ma­yús­cu­la sor­pre­sa, el 10-N se ce­le­bra­rán las cuar­tas elec­cio­nes en cua­tro años: ré­cord olím­pi­co. La ines­ta­bi­li­dad se va a pro­lon­gar pro­ba­ble­men­te has­ta bien en­tra­do 2020, con el Go­bierno en fun­cio­nes du­ran­te ca­si un año en­te­ro, des­de fi­na­les de abril has­ta quién sabe cuán­do.

In­cer­ti­dum­bre ra­di­cal, en fin, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, y por va­rios flan­cos. Uno: el fre­na­zo eco­nó­mi­co es ya una reali­dad que so­lo pue­de em­peo­rar en los pró­xi­mos me­ses; Es­pa­ña sa­ca, a du­ras pe­nas, la ca­be­za de la cri­sis, pe­ro es una eco­no­mía so­bre­en­deu­da­da, con el pa­ro más ele­va­do del Atlán­ti­co Nor­te y una de las de­sigual­da­des ma­yo­res de Eu­ro­pa. Dos: un Bre­xit du­ro afec­ta­ría a to­da la UE, pe­ro en par­ti­cu­lar a Es­pa­ña por sus es­tre­chas re­la­cio­nes con el Reino Uni­do. Tres: la sen­ten­cia del pro­cés pro­vo­ca­rá una nue­va sa­cu­di­da pa­ra la cri­sis cons­ti­tu­cio­nal más gra­ve de las úl­ti­mas dé­ca­das. Hay más: las di­fi­cul­ta­des pre­su­pues­ta­rias van a pro­vo­car re­cor­tes en las au­to­no­mías, que es­tán a la gre­ña con Ha­cien­da, y no hay que des­car­tar epi­so­dios de vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos, a pe­sar de que por el mo­men­to el BCE ha anes­te­sia­do ese ries­go.

La re­pe­ti­ción elec­to­ral, en fin, lle­ga en me­dio de esas bru­mas. Es­ta­mos le­jos de los días al borde del abismo de 2012, pe­ro Es­pa­ña va ca­mino de con­ver­tir la in­cer­ti­dum­bre en un es­ti­lo. La apues­ta de Pe­dro Sán­chez pa­ra el lar­go pla­zo es me­jo­rar sus re­sul­ta­dos y re­cu­pe­rar un men­sa­je so­cio­li­be­ral que pue­de dar­le ale­grías en Eu­ro­pa, ahora que Ita­lia vuel­ve, pe­ro el ries­go es el cor­to pla­zo: no for­mar Go­bierno y que al­guno de los pe­li­gros se ha­ga reali­dad y co­ja a Es­pa­ña con el pa­so cambiado. Es­tas son las prin­ci­pa­les ame­na­zas pa­ra el Eje­cu­ti­vo:

Eco­no­mía: des­ace­le­ra­ción o fre­na­zo. “To­do el mun­do tie­ne un plan has­ta que re­ci­be un pu­ñe­ta­zo en la bo­ca”, de­cía el bo­xea­dor Mi­ke Ty­son. El plan de Sán­chez es re­for­zar su ma­yo­ría an­te la hi­po­té­ti­ca subida del PSOE fren­te al de­cli­ve de Cs y Po­de­mos en las en­cues­tas. Pe­ro ese es un pe­ca­do que los grie­gos lla­ma­ban hy­bris y que pue­de tra­du­cir­se por so­ber­bia o des­me­su­ra: na­die ga­na unas elec­cio­nes sin sa­ber con­tar una his­to­ria, y Sán­chez va a te­ner que de­mos­trar que no es el úni­co cul­pa­ble de la re­pe­ti­ción elec­to­ral, más aún en un pe­rio­do en que ca­da da­to va a ser peor que el an­te­rior. El mer­ca­do de tra­ba­jo em­pe­zó la cues­ta arri­ba en agosto y no tie­ne vi­sos de me­jo­rar. Las vul­ne­ra­bi­li­da­des de la eco­no­mía es­pa­ño­la —una deu­da muy abul­ta­da y un pa­ro del 14%, sin pa­ran­gón en el mun­do desa­rro­lla­do— se am­plían por los ele­va­dos ries­gos geo­po­lí­ti­cos glo­ba­les: la gue­rra co­mer­cial EE UU-Chi­na, la des­ace­le­ra­ción en Ale­ma­nia y la si­tua­ción fis­cal ita­lia­na pue­den de­pa­rar dis­gus­tos en la zo­na eu­ro, cu­ya fie­bre sube ca­da vez que es­tor­nu­da uno de esos ac­to­res. Las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias del BCE son in­su­fi­cien­tes, y sin Go­bierno la voz de Es­pa­ña se va a oír me­nos en Bru­se­las a la hora de pe­dir más po­lí­ti­cas fis­ca­les. El sec­tor del au­to­mó­vil está en ple­na re­con­ver­sión: cual­quier shock po­dría ace­le­rar esa rees­truc­tu­ra­ción, y sin Eje­cu­ti­vo es más di­fí­cil de­fen­der una in­dus­tria que su­po­ne un 10% del PIB. Y el tu­ris­mo pue­de ver­se afec­ta­do por la ines­ta­bi­li­dad glo­bal.

No to­do son ma­las no­ti­cias. Ni Es­pa­ña ni sus ban­cos son a día de hoy el pro­ble­ma: la eco­no­mía ha em­pe­za­do a des­ace­le­rar, pe­ro sus ci­fras son más bo­yan­tes que las de las de su en­torno. Los dos úl­ti­mos Go­bier­nos, ade­más, se vie­ron obli­ga­dos a ha­cer re­for­mas en lo peor de la cri­sis; no hay na­da ur­gen­tí­si­mo en el tin­te­ro. Y el pró­xi­mo Pre­su­pues­to no de­be­ría ser res­tric­ti­vo: el BCE ha de­ja­do cla­ro que quiere ver es­tí­mu­los en Ale­ma­nia y Ho­lan­da, y que ahora mis­mo la eu­ro­zo­na no de­be­ría ha­cer ajus­tes. Pe­ro ojo con la com­pla­cen­cia: “La in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca ten­drá un im­pac­to

Unai Sordo, su­po­ne una oca­sión per­di­da. “Los par­ti­dos pro­gre­sis­tas han per­di­do una se­gun­da opor­tu­ni­dad de for­mar Go­bierno”, ma­ni­fes­tó Álvarez, que es­pe­ra que tras el 10-N ha­ya “más vo­lun­tad de acuer­do”. “Los re­tos a los que nos en­fren­ta­mos ha­cen de la ne­ce­si­dad de una le­gis­la­tu­ra pro­duc­ti­va una ver­da­de­ra urgencia: hay que abor­dar cuan­to an­tes la des­ace­le­ra­ción, la de­ro­ga­ción de la re­for­ma la­bo­ral, la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, la di­gi­ta­li­za­ción, las po­lí­ti­cas in­dus­tria­les y de tran­si­ción eco­ló­gi­ca, el sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes y un nue­vo Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, así co­mo el Bre­xit, el con­flic­to aran­ce­la­rio o la es­ca­la­da de los pre­cios del pe­tró­leo”, di­jo Sordo. limitado en la eco­no­mía en 2019, pe­ro el Go­bierno que sal­ga de las elec­cio­nes pue­de ha­cer va­riar las pre­vi­sio­nes a me­dio pla­zo”, ad­vier­te Gold­man Sachs.

Bre­xit des­or­de­na­do. Un Bre­xit sin acuer­do sería un shock adi­cio­nal y pue­de pre­ci­pi­tar­se en bre­ve: pro­vo­ca­ría se­rias dis­fun­cio­nes en la eco­no­mía bri­tá­ni­ca, pe­ro tam­bién en la eu­ro­zo­na y en par­ti­cu­lar en Es­pa­ña, tan­to en el tu­ris­mo co­mo en va­rios sec­to­res in­dus­tria­les. Al mar­gen del ja­leo que pue­da ge­ne­rar en los mer­ca­dos.

Sen­ten­cia del Pre­vis­ta pa­ra me­dia­dos de oc­tu­bre, la de­ci­sión del Su­pre­mo está lla­ma­da a reavi­var la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña, con el pre­si­dent Quim To­rra ame­na­zan­do abier­ta­men­te con no aca­tar esa sen­ten­cia y con la po­si­bi­li­dad de an­ti­ci­par elec­cio­nes. Esa si­tua­ción ya se de­ja no­tar en la in­ver­sión, con un fre­na­zo en la cons­truc­ción en Ca­ta­lu­ña. En el flan­co ju­rí­di­co pue­den sur­gir más di­fi­cul­ta­des pa­ra Sán­chez, co­mo la sen­ten­cia de los ERE en An­da­lu­cía.

Re­cor­tes au­to­nó­mi­cos. La fal­ta de Go­bierno y de Pre­su­pues­tos ha con­ge­la­do los an­ti­ci­pos a cuen­ta a las co­mu­ni­da­des, 5.000 mi­llo­nes de eu­ros que obli­ga­rán a va­rios Eje­cu­ti­vos au­tó­no­mos a apli­car re­cor­tes. Ca­ta­lu­ña, pe­ro tam­bién la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ba­lea­res y Ca­na­rias han sa­ca­do ya la tijera. La si­tua­ción se com­pli­ca­rá en no­viem­bre, se­gún la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro: va­rias co­mu­ni­da­des han car­ga­do ya con du­re­za con­tra el Go­bierno en fun­cio­nes, que está ata­do de pies y ma­nos, se­gún la Abo­ga­cía del Es­ta­do.

¿Vai­ve­nes en los mer­ca­dos? “La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Es­pa­ña lle­ga en un mo­men­to preo­cu­pan­te, con múl­ti­ples pro­ble­mas que van a con­ver­ger es­te oto­ño. El ma­yor ries­go en Eu­ro­pa es Ita­lia, al que se unen el Bre­xit y la gue­rra co­mer­cial. An­te esa acu­mu­la­ción de di­fi­cul­ta­des sor­pren­den los plan­tea­mien­tos tan su­ma­men­te tác­ti­cos de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. El BCE ha cal­ma­do a los mer­ca­dos, pe­ro cui­da­do con la vo­la­ti­li­dad”, avi­sa Car­los Mar­tí­nez Mon­gay, ex­di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. “A los po­lí­ti­cos les es­pe­ra un ba­ño de reali­dad: la eco­no­mía está de­jan­do de ir con el pi­lo­to au­to­má­ti­co y el en­torno ex­te­rior se de­te­rio­ra”, cierra Ro­ber­to Schol­tes, del ban­co UBS.

Co­da (¿op­ti­mis­ta?). Sán­chez apues­ta a lar­go pla­zo por un men­sa­je más cen­tris­ta que le pue­de dar ré­di­tos en Eu­ro­pa. El ries­go es que al­gu­na de esas ame­na­zas se sus­tan­cie o que las ur­nas de­jen a los par­ti­dos an­te una dia­bó­li­ca re­pe­ti­ción de la ju­ga­da. A su fa­vor jue­ga el he­cho de que la eco­no­mía des­ace­le­ra, pe­ro sin dra­mas. Aun­que el ele­va­do pa­ro y la abul­ta­dí­si­ma deu­da se­rían un gra­ve pro­ble­ma en ca­so de tor­men­ta, los in­ver­so­res si­guen en son de paz. Es­pa­ña está le­jos de ser un ries­go pa­ra los mer­ca­dos. Mien­tras ese pre­ca­rio equi­li­brio se man­ten­ga, per­fec­to. ¿Pe­ro y si al­go se tuer­ce?

“A los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les les es­pe­ra un ba­ño de reali­dad”, ase­gu­ra un ex­per­to

La ines­ta­bi­li­dad tie­ne un “efec­to limitado” en la eco­no­mía, se­gún Gold­man Sachs

/ AL­BERT GARCIA

Ma­ni­fes­ta­ción in­de­pen­den­tis­ta en la pa­sa­da Dia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.