Ci­vi­li­za­ción, con­vi­ven­cia y co­exis­ten­cia en la Edad Media

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Hay un mo­men­to de Si­di en el que el Cid con­ver­sa con Mu­ta­mán, rey mo­ro al que al­qui­la su es­pa­da, y es­te le di­ce, an­tes de que los dos ter­mi­nen re­zan­do jun­tos, que ellos cum­plen con los man­da­tos del is­lam, “aun­que de un mo­do ci­vi­li­za­do”. ¿Ima­gen de una Es­pa­ña que no pudo ser? “No, no, no. Nin­gún país del mun­do es así. La con­vi­ven­cia en­tre tres cul­tu­ras, su in­te­gra­ción en plano de igual­dad, es im­po­si­ble. Otra co­sa es la co­exis­ten­cia, eso sí. Quien ha­bla de una Es­pa­ña to­le­ran­te no tie­ne ni pu­ta idea de lo que fue la Edad Media es­pa­ño­la”, con­tes­ta ta­jan­te.

En es­te con­tex­to, el ca­rác­ter fron­te­ri­zo de es­ta fic­ción com­pli­ca y en­ri­que­ce to­do: “Lo bueno de las fron­te­ras es que son po­lié­dri­cas. La fron­te­ra, aun­que so­lo sea por su­per­vi­ven­cia, te obli­ga a mo­ver­te, a mi­rar el mun­do co­mo lo mi­ran los otros, porque si no te ani­qui­la”, ex­pli­ca Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte. En ese con­tex­to so­bre­vi­vió y se agi­gan­tó la fi­gu­ra de Ruy Díaz. Me­ri­diano de san­gre de Cor­mac McCarthy, pe­ro al­go me­nos cruel, una fi­gu­ra en to­do mo­men­to des­mi­ti­fi­ca­do­ra. “Es­ta no­ve­la no tie­ne na­da que ver con la Re­con­quis­ta, la pa­tria ni na­da. Son mer­ce­na­rios ga­nán­do­se el pan. En el si­glo XI la gen­te lu­cha­ba por so­bre­vi­vir, no por la cru­za­da. Es un con­cep­to fa­bri­ca­do des­pués pa­ra quien quiere jus­ti­fi­car. He vis­to lu­char y mo­rir a mu­cha gen­te en la vi­da y nun­ca he vis­to a na­die mo­rir por los dis­cur­sos y los pre­tex­tos de los de la re­ta­guar­dia. La gen­te ba­ta­lla por co­sas pro­sai­cas”, re­fle­xio­na el au­tor de El ca­pi­tán Alas­tris­te.

La his­to­ria que en­cie­rra Si­di re­pro­du­ce un uni­ver­so de per­so­na­jes com­ple­jos, di­fí­ci­les de en­ca­si­llar, pe­li­gro­sos. “Me gus­ta la gen­te pe­li­gro­sa, me in­tere­sa. Se apren­de más de ellos. De la mal­dad, de la vio­len­cia, de la du­re­za se apren­de más que de la bon­dad”, ase­gu­ra. “La bon­dad”, con­ti­núa tras el úni­co si­len­cio de la con­ver­sa­ción, “la bon­dad es más abu­rri­da co­mo no­ve­lis­ta. De un bueno apren­des bon­dad, pe­ro si no eres bueno no te sir­ve de na­da. De un ma­lo apren­des ma­ni­pu­la­ción, mentira, su­per­vi­ven­cia. Pe­ro hay que estar in­te­lec­tual­men­te pre­pa­ra­do pa­ra que sea útil”, ex­pli­ca con ese gus­to ca­rac­te­rís­ti­co por no elu­dir nin­gún charco.

Ase­gu­ra Pé­rez-Reverte que po­dría de­jar de es­cri­bir, pe­ro no de leer ni de na­ve­gar; que a pe­sar del rit­mo de pu­bli­ca­ción tie­ne tiempo li­bre; que Twit­ter le sir­ve pa­ra ajus­tar cuen­tas, pe­ro tam­bién pa­ra crear un víncu­lo con los lec­to­res, di­fun­dir his­to­rias, no que­dar­se en­ca­si­lla­do en su pro­pio mun­do. Tam­bién que, al con­tra­rio que con Fal­có o Ala­tris­te, no va a se­guir con el Cid; su his­to­ria con él ha ter­mi­na­do, pues su in­te­rés se li­mi­ta­ba a an­tes de que fue­ra po­de­ro­so, a la le­yen­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.