La gue­rra de Bin Sal­mán

Washington se­ña­la a Tehe­rán tras el ata­que con dro­nes a los po­zos sau­díes

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Moha­med Bin Sal­mán, el im­pe­tuo­so prín­ci­pe he­re­de­ro de Ara­bia Sau­dí y au­tén­ti­co go­ber­nan­te del reino del de­sier­to, es­tá en ho­ras ba­jas. La úl­ti­ma prue­ba es el ata­que por un en­jam­bre de dro­nes con­tra las ins­ta­la­cio­nes de ex­trac­ción pe­tro­le­ra de Ab­qaiq y Khu­rais, que han de­ja­do a la em­pre­sa sau­dí Aram­co sin la mi­tad de la pro­duc­ción. El Go­bierno de Riad, uno de los ma­yo­res clien­tes de la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca mun­dial, se ha mos­tra­do in­ca­paz de de­fen­der la in­dus­tria ex­trac­ti­va so­bre las que se ba­sa la ri­que­za del país en una gue­rra asi­mé­tri­ca en la que se en­fren­ta di­rec­ta­men­te a la gue­rri­lla Hut­hi, con­tra la que com­ba­te en Ye­men, e in­di­rec­ta­men­te con su ad­ver­sa­rio es­tra­té­gi­co, el ré­gi­men is­lá­mi­co de Irán.

La par­ti­ci­pa­ción de Ara­bia Sau­dí en la gue­rra de Ye­men des­de 2015, ori­gen del ac­tual ata­que, se de­be ín­te­gra­men­te a Bin Sal­mán, en aque­lla fe­cha mi­nis­tro de De­fen­sa y se­gun­do en la su­ce­sión nom­bra­do por su pa­dre, el rey Sal­mán. La lle­ga­da de Bin Sal­mán al po­der im­pri­mió un fuer­te gi­ro a la po­lí­ti­ca re­gio­nal de su país, con la par­ti­ci­pa­ción en las gue­rras de Ye­men y Si­ria, la rup­tu­ra y blo­queo co­mer­cial a Qa­tar, una ex­ten­sa re­pre­sión de la di­si­den­cia y de la opo­si­ción chií en su país y, so­bre to­do, la hos­ti­li­dad abier­ta con­tra Irán.

El po­der in­men­so del que go­za Bin Sal­mán, des­pués de eli­mi­nar a sus ri­va­les den­tro del clan fa­mi­liar, no se de­be tan so­lo a su pa­dre, que ya lle­gó al trono muy an­ciano y con li­mi­ta­das ca­pa­ci­da­des, sino a la amis­tad de Do­nald Trump y es­pe­cial­men­te la de su yerno Ja­red Kush­ner. Sin la ben­di­ción im­pe­rial del pre­si­den­te, di­fí­cil­men­te Bin Sal­mán ha­bría te­ni­do ma­nos li­bres pa­ra su ac­ti­vis­mo bé­li­co y, so­bre to­do, su cruel per­se­cu­ción de quie­nes se opo­nen a sus de­sig­nios, co­mo el pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi, des­cuar­ti­za­do cum­plien­do sus ór­de­nes en el con­su­la­do sau­dí en Es­tam­bul.

La ten­sión en el Gol­fo, que em­pe­zó con ata­ques a pe­tro­le­ros y ha cul­mi­na­do con un bom­bar­deo de los po­zos sau­díes, se de­be di­rec­ta­men­te al gi­ro en la po­lí­ti­ca de Washington, ba­jo la pre­sión de Bin Sal­mán y tam­bién de Ne­tan­yahu. Aun­que no ca­be des­car­tar que el ata­que sea de fac­tu­ra Hut­hi, ca­be tam­bién la di­rec­ta in­ter­ven­ción de la Guar­dia Re­vo­lu­cio­na­ria ira­ní, al me­nos en el su­mi­nis­tro de la tec­no­lo­gía. Tehe­rán bus­ca y com­ba­te a su ri­val es­tra­té­gi­co en to­da la re­gión, sea Ye­men, Si­ria, Lí­bano o Irak, don­de sus ami­gos se en­fren­tan a los ami­gos del enemi­go co­mún sau­dí.

El ori­gen es­ta­dou­ni­den­se de las ar­mas uti­li­za­das por Riad y los ata­ques di­rec­tos con dro­nes es­ta­dou­ni­den­ses con­tra in­sur­gen­tes en Ye­men au­to­ri­zan un ra­zo­na­mien­to si­mé­tri­co des­de Tehe­rán. A fin de cuen­tas, el ata­que a las plan­tas de Ab­qaiq y Khu­rais de­be iden­ti­fi­car­se co­mo un epi­so­dio más de una gue­rra por pro­cu­ra­ción en la que los ira­níes, so­me­ti­dos al blo­queo pe­tro­le­ro dic­ta­do por Washington, han que­ri­do he­rir a Bin Sal­mán don­de más po­día do­ler­le, co­mo son los ya­ci­mien­tos de la em­pre­sa na­cio­nal Aram­co, jus­to en vís­pe­ras de la sa­li­da a Bol­sa de un ini­cial 1% del ca­pi­tal, por va­lor de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res, pla­ni­fi­ca­da co­mo la ma­yor ofer­ta pú­bli­ca de ac­cio­nes de la his­to­ria y pie­za in­dis­pen­sa­ble del plan Vi­sión 2030 pa­ra cam­biar la eco­no­mía y la so­cie­dad sau­díes.

Bin Sal­mán es­tá per­dien­do la gue­rra de Ye­men, pe­ro lo que es peor, ba­jo su ba­tu­ta se ha in­cre­men­ta­do la ten­sión en la re­gión en­tre dos re­gí­me­nes igual­men­te exe­cra­bles, y se ha en­tra­do en una zo­na de pe­li­gro que a to­dos asus­ta. Do­nald Trump, que le ha au­pa­do en el po­der y le ha ani­ma­do en su aven­tu­ris­mo bé­li­co, acom­pa­ña la ges­ti­cu­la­ción acu­sa­do­ra con­tra Tehe­rán de la ma­yor de las pru­den­cias a la ho­ra de es­co­ger las ar­mas pa­ra res­pon­der al ata­que, de mo­men­to ex­clu­si­va­men­te eco­nó­mi­cas. Des­pués de sem­brar el des­or­den, Trump se en­fren­ta aho­ra con un ries­go de gue­rra que ame­na­za di­rec­ta­men­te sus pre­ten­sio­nes de re­no­var su pre­si­den­cia en no­viem­bre de 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.