Por­ta­voz es­pa­ño­la

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do no es ex­tran­je­ra. En eso lle­va to­da la ra­zón, por mu­cho que ha­ya si­do al­gún vo­ce­ro del PP quien lo ha­ya di­cho o lo ha­ya in­si­nua­do en bro­ma o en se­rio. Ser es­pa­ño­la su­po­ne so­lo te­ner los pa­pe­les ade­cua­dos en re­gla. Y una es­pa­ño­la pue­de, si le da la ga­na, de­cla­rar­se par­ti­da­ria de, por ejem­plo, la se­lec­ción ar­gen­ti­na de ba­lon­ces­to, o de la inexis­ten­te, por el mo­men­to, se­lec­ción ca­ta­la­na.

Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do es, si ella lo quie­re así, ab­so­lu­ta­men­te es­pa­ño­la. Co­mo to­das las mu­je­res y hom­bres que dan vi­da a la más que dis­cu­ti­ble cos­tum­bre his­pa­na de de­cir bar­ba­ri­da­des, lo pri­me­ro que se les ocu­rre, so­bre la si­tua­ción po­lí­ti­ca y sus pro­ta­go­nis­tas.

Por ejem­plo, es per­fec­ta­men­te ima­gi­na­ble que una es­pa­ño­la, o un es­pa­ñol si se quie­re, di­ga que los mi­li­tan­tes del PP son o han si­do “ti­bios” con el na­cio­na­lis­mo (no en­tre­mos por aho­ra en qué na­cio­na­lis­mo, se su­po­ne que el es­pa­ñol no es re­le­van­te).

Ca­ye­ta­na pue­de de­cir eso jus­ta­men­te por ser es­pa­ño­la, es de­cir, por­que no ha te­ni­do ni que acor­dar­se de los “años de plo­mo” en Eus­ka­di ni que do­cu­men­tar­se so­bre ellos an­tes de ha­blar. Aque­llos años en los que bas­ta­ba con ser cer­cano al PP, co­mo Gre­go­rio Or­dó­ñez, al PSOE, co­mo Fer­nan­do Bue­sa, o al PCE, co­mo Jo­sé Luis Ló­pez de La­ca­lle, pa­ra ser un hé­roe o una he­roí­na.

ETA ma­ta­ba a gen­tes, por los ga­llar­dos mé­to­dos del ti­ro en la nu­ca o la bomba la­pa, por el he­cho de ser es­pa­ño­les. Ca­ye­ta­na aho­ra, gra­cias al va­lor, en­tre otros, de mu­chos y mu­chas del PP, del PSE o del ca­si ex­tin­to PCE, pue­de reivin­di­car su con­di­ción de es­pa­ño­la sin que le pa­se na­da. Ya a na­die se le abre en ca­nal por eso.

Y Ca­ye­ta­na pue­de, co­mo bue­na es­pa­ño­la con to­dos sus pa­pe­les en re­gla, ha­blar sin sa­ber y sin do­cu­men­tar­se de to­da esa gen­te que dio la ca­ra, o la nu­ca, cuan­do ha­bía que dar­la. De to­da la gen­te que se la ju­ga­ba, des­de las se­des de su par­ti­do pa­ra que los vas­cos pu­die­ran ser li­bres, co­mo el res­to de los es­pa­ño­les.

Ca­ye­ta­na es hoy una fron­te­ra, co­mo lo son, por ejem­plo, mu­chos ve­ci­nos de Al­sa­sua o de Ger­ni­ka, en­tre la des­me­mo­ria y la estupidez.

A mu­chos no se nos ol­vi­da que les de­be­mos una bue­na ta­ja­da de la de­mo­cra­cia que dis­fru­ta­mos a quie­nes re­sis­tie­ron a ETA.

Ca­ye­ta­na es es­pa­ño­la, tie­ne pa­pe­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.