Los só­ta­nos del su­pli­cio

El País (País Vasco) - - CULTURA - J. O.

GHOSTLAND

Di­rec­ción: Pas­cal Lau­gier. In­tér­pre­tes: Crys­tal Reed, Anas­ta­sia Phi­llips, My­lè­ne Far­mer, Tay­lor Hick­son.Gé­ne­ro: te­rror. Ca­na­dá, 2018.Du­ra­ción: 91 mi­nu­tos.

“Las mu­je­res son más sen­si­bles a la trans­fi­gu­ra­ción con el mar­ti­rio. So­bre to­do, las mu­je­res jó­ve­nes”. Una dé­ca­da des­pués de Martyrs (2008) y de la in­clu­sión de es­ta fra­se, pues­ta en bo­ca de una su­pues­ta es­tu­dio­sa del tor­men­to fí­si­co, el fran­cés Pas­cal Lau­gier si­gue fiel a la por­no­gra­fía de la tor­tu­ra que le lle­vó a ha­cer­se un nom­bre den­tro del te­rror eu­ro­peo de ex­pli­ci­tud fí­si­ca. Siem­pre con fé­mi­nas. Y su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, Ghostland, re­in­ci­de en el uni­ver­so mo­no­te­má­ti­co: tres de sus cua­tro lar­go­me­tra­jes abor­dan el su­fri­mien­to de ni­ñas y ado­les­cen­tes en los só­ta­nos del mie­do. Re­duc­tos fic­ti­cios que, des­gra­cia­da­men­te, es­tán ins­pi­ra­dos en his­to­rias ver­da­de­ras.

Sin la me­nor in­ten­ción so­cial y con una mi­ra­da de in­co­mo­dí­si­ma am­bi­güe­dad, Lau­gier ha ido va­rian­do su es­ti­lo, Crys­tal Reed y My­lè­ne Far­mer, en la pe­lí­cu­la.

su tono y sus do­sis de fran­que­za visual de­pen­dien­do de la ca­te­go­ría de ca­da una de sus pro­duc­cio­nes. Con Martyrs, pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te ro­da­da en Fran­cia, trans­gre­so­ra y de un sa­dis­mo sin freno (inol­vi­da­ble la se­rie de mar­ti­lla­zos a la ca­be­za en pri­me­rí­si­mo plano), en­tró de lleno en una es­té­ti­ca de la mu­ti­la­ción en la que ha­bían triun­fa­do un año an­tes sus com­pa­trio­tas Ale­xan­dre Bus­ti­llo y Ju­lien Maury con Al in­te­rior. Unas ma­ne­ras a las que, aun par­tien­do del go­re y del tor­tu­re porn, se le adi­vi­na­ban unas in­ten­cio­nes fi­lo­só­fi­cas que, sin em­bar­go, nun­ca eran tras­cen­den­tes.

En Ghostland, re­gre­sa a la des­me­su­ra visual y a la aflic­ción ado­les­cen­te en gra­do su­mo, aun­que con dos de las ca­rac­te­rís­ti­cas de El hom­bre de las som­bras: su ai­re de cuento, cam­bian­do al hom­bre del sa­co por una bru­ja y un ogro, y los per­sis­ten­tes es­qui­na­zos del re­la­to, en una suer­te de me­ta­len­gua­je en­tre lo con­ta­do por una escritora de te­rror y lo real­men­te vi­vi­do du­ran­te su ado­les­cen­cia en uno de esos só­ta­nos del su­pli­cio. Con al­gún ha­llaz­go es­té­ti­co de mé­ri­to (la ca­mio­ne­ta de ai­re in­fan­til e in­te­rior es­pe­luz­nan­te), Lau­gier vuelve a ex­po­ner sus tor­tu­ras con una de­ter­mi­na­ción di­fí­cil­men­te so­por­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.