El re­sa­cón de la de­mo­cra­cia

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Hay al­go, al me­nos al­go, que pro­ba­ble­men­te nos va­mos a aho­rrar en es­ta re­pe­ti­ción elec­to­ral: na­die va a de­fi­nir el 10-N co­mo “la fies­ta de la de­mo­cra­cia”. Esa ex­pre­sión ha­bi­tual des­de los ochen­ta, con la can­di­dez emo­cio­nan­te de las pri­me­ras ur­nas li­bres en la Tran­si­ción, se ha con­ser­va­do co­mo una le­ta­nía pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta vez ya no sir­ve. El 10-N no es la fies­ta de la de­mo­cra­cia sino más bien un mal re­sa­cón de la fies­ta de la de­mo­cra­cia; uno de esos des­per­ta­res tur­bu­len­tos del día des­pués, la desa­so­se­gan­te vuel­ta a la reali­dad des­pués de la fies­ta del 28-A, que se ha pro­lon­ga­do 150 días. No va a ha­ber su­fi­cien­tes blo­di­me­ris pa­ra que la ciu­da­da­nía so­bre­lle­ve el ma­les­tar, ni es­ló­ga­nes de cam­pa­ña. La iner­cia de 2015 es­tá muy ago­ta­da.

Co­mo sue­le su­ce­der con los re­sa­co­nes, se sa­be per­fec­ta­men­te có­mo se ha aca­ba­do así. Na­die ig­no­ra, al despertar, cuá­les fue­ron los ex­ce­sos; y al despertar del 28-A, na­die du­da­rá qué ma­los com­bi­na­dos han im­pe­di­do un buen fi­nal: Sán­chez-Igle­sias, con un pe­li­gro­so des­pre­cio de los 42 es­ca­ños del otro sin ad­mi­tir nun­ca que con 123 no se pue­de te­ner un Go­bierno a la car­ta; el cóc­tel ex­plo­si­vo Ri­ve­ra-Sán­chez, con una ani­mad­ver­sión so­bre­ac­tua­da des­pre­cian­do el cen­tro pa­ra se­du­cir a la de­re­cha, sin acep­tar re­unir­se si­quie­ra has­ta que el ca­len­da­rio re­sul­tó agó­ni­co; el Ca­sa­do-Sán­chez, con el tac­ti­cis­mo de re­gre­sar al bi­par­ti­dis­mo ig­no­ran­do la reali­dad mul­ti­par­ti­dis­ta; el Igle­sias-Sán­chez de un ego… Con to­do es­to, ¿qué po­día sa­lir… bien? Pues la ofer­ta pa­ra re­gre­sar a las ur­nas es la mis­ma.

Sán­chez, a quien co­rres­pon­día ha­cer Go­bierno por­que no ha­bía otra op­ción, no ha que­ri­do; tal vez tam­po­co ha po­di­do, pe­ro des­de lue­go no ha que­ri­do. Y no que­rer es no po­der. Sin du­da re­sul­ta exa­ge­ra­do el apo­do de yon­quis elec­to­ra­les pa­ra él e Iván Re­don­do, pe­ro la su­ya es una apues­ta lle­na de vér­ti­go. En el ju­ga­dor, co­mo en el re­tra­to dos­toievs­kiano, hay una pa­sión pe­li­gro­sa­men­te au­to­des­truc­ti­va, y ese es un te­mor que hoy re­co­rre las fi­las so­cia­lis­tas: si Sán­chez, en cier­to mo­do co­mo Mat­teo Sal­vi­ni con su fan­ta­sía es­ti­val de blo­quear el

Go­bierno e ir a las ur­nas a pes­car en río re­vuel­to, arries­ga de­ma­sia­do. Ahí han nau­fra­ga­do mu­chos lí­de­res. Sán­chez me­re­cía go­ber­nar des­pués del 28-A, pe­ro cuán­tos pen­sa­rán aho­ra que ya no me­re­ce go­ber­nar tras lo su­ce­di­do. Cla­ro que tal vez le fa­vo­rez­ca el nú­me­ro de quie­nes pue­dan pen­sar que tam­po­co lo me­re­cen cua­les­quie­ra de los otros, aun­que ese no es pre­ci­sa­men­te un ar­gu­men­to muy es­ti­mu­lan­te.

Na­die va a es­ta ci­ta co­mo a la “fies­ta de la de­mo­cra­cia”. Si al­go no ape­te­ce a na­die en lo peor de un re­sa­cón es que le lla­men pa­ra re­pe­tir. Pe­ro esa es la ofer­ta, lle­na de ries­go: con­vo­car a las tri­bus con el mis­mo tam-tam, sin en­sa­yar si­quie­ra men­sa­jes bal­sá­mi­cos de au­to­crí­ti­ca a una ciu­da­da­nía que ve có­mo sus pro­ble­mas, del pa­ro y la de­sigual­dad a la re­for­ma edu­ca­ti­va o fis­cal, han de es­pe­rar por es­tra­te­gias per­so­na­lis­tas en la ba­ta­lla del re­la­to. Es ver­dad, co­mo sos­te­nía Ed­gar Mo­rin, que la po­lí­ti­ca es el ar­te de lo in­cier­to, pe­ro la ges­tión del has­tío es un te­rreno muy pe­li­gro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.