‘New nor­mal’ en el mu­seo

El País (País Vasco) - - CULTURA -

El otro día, irri­ta­do por mis pro­tes­tas du­ran­te la vi­si­ta al ac­tual mon­ta­je de las co­lec­cio­nes del mu­seo Ste­de­lijk, un ami­go me di­jo que pa­re­cía la Ma­rie Kon­do de la his­to­ria del ar­te: qué ma­nía con es­pe­rar unas sa­las lim­pias y unas pie­zas ar­mó­ni­cas. Eso era nor­mal an­tes. Aho­ra rei­na­ba lo new nor­mal, cier­ta nue­va nor­ma­li­dad que ha­cía nor­mal lo in­ve­ro­sí­mil. Así se ex­po­nía aho­ra, mez­clan­do gran­des maes­tros con di­se­ño se­ria­do, des­pa­rra­man­do he­te­ro­to­pías, ol­vi­dan­do los an­ti­guos cri­te­rios de ca­li­dad. Ade­más, ¿no era eso lo que yo lle­va­ba años pre­go­nan­do des­de la teo­ría de gé­ne­ro? ¿Ter­mi­nar con las ex­clu­sio­nes y pro­mo­ver la di­ver­si­dad, las nue­vas nor­ma­li­da­des? Los al­ma­ce­nes de­bían ser vi­si­ta­bles y las tra­se­ras de los cua­dros vi­si­bles tam­bién. Era ur­gen­te des­ve­lar­lo to­do.

Sí, pe­ro no es­tá­ba­mos en un al­ma­cén, aun­que lo pa­re­cie­ra. Era la sa­la de un mu­seo, ar­gu­men­ta­ba yo ter­ca pe­ro preo­cu­pa­da, tra­tan­do de di­lu­ci­dar si esa di­ver­si­dad en efec­to de­fen­di­da por mí des­de ha­cía 30 años te­nía co­mo re­sul­ta­do fi­nal aquel ex­pe­ri­men­to na­da con­vin­cen­te. Me sen­tía an­ti­gua y reac­cio­na­ria. Re­so­na­ba en mi men­te la fra­se de Or­te­ga: no era es­to, no era es­to.

No es que yo fue­ra Ma­rie Kon­do, re­fu­ta­ba a mi ami­go. Las sa­las des­ve­la­ban más bien el pa­so de la pro­pia Kon­do: ha­bía sa­ca­do ca­da ob­je­to dis­pues­ta a po­ner­se a ti­rar co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. No me pa­re­cía jus­to que los ma­ra­vi­llo­sos cua­dros de Mon­drian o has­ta los ex­qui­si­tos mue­bles cons­trui­dos por los miem­bros de De Stijl se agol­pa­ran. Ha­bía de­ma­sia­das co­sas y al­gu­nas ne­ce­si­ta­ban pa­sar por el ta­ller. Aque­llo ha­bía en­ve­je­ci­do de ma­ne­ra de­si­gual. Te­nía el ai­re de una ma­la ins­ta­la­ción de Ka­der At­tia, que siem­pre hi­la fino por otro la­do.

Y co­mo en un cuen­to de Bor­ges, mi pro­pia com­pa­ra­ción con Ka­der At­tia me lle­va­ba más allá del su­pues­to fra­ca­so de mis ideas en torno a lo frá­gil del cri­te­rio de ca­li­dad. La ex­po­si­ción en­te­ra, en su apa­ren­te atur­di­mien­to y ex­ce­so, di­bu­ja­ba un me­di­do re­la­to sin re­la­to, cau­te­lo­so in­clu­so. Era una ins­ta­la­ción que, co­mo al­gu­nas de At­tia, se tra­ves­tía de al­ma­cén co­lec­cio­nis­ta pa­ra re­vi­sar lo im­pues­to. Pe­ro la cues­tión se­guía abier­ta: cuan­do la ex­po­si­ción per­ma­nen­te de un mu­seo abor­da el an­ti­ca­non, lo con­vier­te de in­me­dia­to a su vez en canon o, co­mo se di­ría aho­ra, en new nor­mal. Se po­dría de­cir que se ha clau­su­ra­do el con­cep­to de ex­po­si­ción per­ma­nen­te y que las mues­tras son hoy, por de­fi­ni­ción, tem­po­ra­les, ins­ta­la­cio­nes de los di­rec­to­res o je­fes de co­lec­ción. Y aquí les de­jo la pre­gun­ta: ¿son es­tas nue­vas fór­mu­las otra ma­ne­ra de es­ta­ble­cer el canon? ¿No es to­do lo que se mues­tra en el mu­seo canon por es­tar en el mu­seo, in­clu­so en es­te mo­men­to? Ha­ce po­co el ICOM no se po­nía de acuer­do a la ho­ra de de­fi­nir el mu­seo. Nor­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.