Ra­chel Val­dés, una ar­tis­ta en la vi­da de Ale­jan­dro Sanz

De ori­gen cu­bano, la nue­va pa­re­ja del can­tan­te for­ma par­te de la van­guar­dia de su país y es co­no­ci­da por sus gran­des ins­ta­la­cio­nes

El País (País Vasco) - - GENTE - MAI­TE NIE­TO,

“Me ins­pi­ra la na­tu­ra­le­za, in­ten­tar crear es­ce­na­rios en di­fe­ren­tes en­tor­nos y es­pa­cios que pue­dan ayu­dar al es­pec­ta­dor a per­ci­bir la reali­dad de di­fe­ren­te ma­ne­ra”, así se ex­pre­sa en un ví­deo pu­bli­ca­do en su web, Ra­chel Val­dés, a quién se se­ña­la co­mo nue­va pa­re­ja del can­tan­te Ale­jan­dro Sanz. Val­dés, de 30 años, es una ar­tis­ta de ori­gen cu­bano que se gra­duó en la Aca­de­mia Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes San Ale­jan­dro de La Ha­ba­na en 2010 y en el Ver­mot Stu­dio Cen­ter. Es­ta úl­ti­ma es una se­lec­ti­va or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro si­tua­da en John­son, ciu­dad del Es­ta­do de Ver­mont, que or­ga­ni­za pro­gra­mas de re­si­den­cia en Be­llas Ar­tes y Es­cri­tu­ra y es­tá con­si­de­ra­do co­mo una de las más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos en es­te ti­po de dis­ci­pli­nas.

La ar­tis­ta se de­cla­ra mul­ti­dis­ci­pli­nar y así lo re­fle­ja su pá­gi­na web don­de se pue­den ver al­gu­nos ejem­plos de su pro­duc­ción en pin­tu­ra y fo­to­gra­fía. Pe­ro la es­pe­cia­li­dad en la que más ha des­ta­ca­do, y por la que se la co­no­ce es­pe­cial­men­te en La­ti­noa­mé­ri­ca, son las ins­ta­la­cio­nes de gran ta­ma­ño con las que bus­ca in­ter­ac­tuar con el es­pec­ta­dor sea en­ten­di­do o no en ar­te. Una de las más des­ta­ca­das la bau­ti­zó The be­gin­ning of the end y con­sis­tió en una es­pe­cie de ca­lei­dos­co­pio gi­gan­te a ba­se de es­pe­jos que que­dó ins­ta­la­da en la neo­yor­qui­na Ti­mes Squa­re.

“Fue un re­to crear pa­ra un es­pa­cio enor­me”, afir­ma en su pro­pia web, “com­par­tir mi tra­ba­jo con per­so­nas de muy va­ria­dos paí­ses, re­li­gio­nes, es­ti­los. Pa­ra mí el ar­te es un len­gua­je uni­ver­sal y de lo que va la pie­za es de crear emo­cio­nes y de es­tar conectados aun­que ca­da uno ex­pe­ri­men­te de for­ma di­fe­ren­te”.

Ra­chel Val­dés man­tie­ne un es­tu­dio en el ba­rrio de El Ve­da­do en La Ha­ba­na, pe­ro tam­bién re­par­te su tra­ba­jo en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Bar­ce­lo­na, ciu­dad a la que via­ja pe­rió­di­ca­men­te ya que es allí don­de vi­ve su hi­jo Max, de cin­co años, fru­to de su ma­tri­mo­nio con un ca­ta­lán al­gu­nos años ma­yor que ella de quien es­tá di­vor­cia­da.

Con­si­de­ra­da par­te de la van­guar­dia ar­tís­ti­ca cu­ba­na y ha­bi­tual de la Bie­nal de es­te país, el ar­te y ami­gos co­mu­nes pa­re­cen ha­ber si­do el ne­xo que le ha uni­do a Ale­jan­dro Sanz. El can­tan­te con­fe­só en 2018 a la agen­cia Efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.