Su­per­he­roí­na de ba­rrio

Co­me­tie­rra, co­mo Ca­san­dra, tie­ne el don, qui­zá la mal­di­ción, de ha­llar la ver­dad. Y lo usa en la pri­me­ra no­ve­la de Do­lo­res Reyes pa­ra rom­per el si­len­cio y pe­dir jus­ti­cia

El País (País Vasco) - - BABELIA LIBROS CRÍTICAS - POR CAR­LOS ZANÓN

To­dos te­ne­mos el re­cuer­do in­fan­til de ju­gar en un par­que y un adul­to ri­ñén­do­nos y qui­tán­do­nos la tie­rra de la bo­ca. Des­pués de leer la pri­me­ra no­ve­la de la bo­nae­ren­se Do­lo­res Reyes (1978), uno sos­pe­cha que, ade­más de mo­ti­vos hi­gié­ni­cos, pu­die­ra ha­ber al­go más: im­pe­dir que vea­mos lo que no he­mos de ver, de­cir lo que na­die di­ce, con­tar lo que la tie­rra ocul­ta y que al tra­gar tie­rra nos mues­tra.

Do­lo­res Reyes, au­to­di­dac­ta y pro­duc­to del flu­jo na­ci­do de ta­lle­res li­te­ra­rios en Bue­nos Ai­res, ge­ne­ra un li­bro al­re­de­dor de la irrup­ción de un per­so­na­je que se le mues­tra ca­si co­mo una re­ve­la­ción. Co­me­tie­rra, po­de­ro­sí­si­mo y, al mis­mo tiem­po, frá­gil, ve­ro­sí­mil, fle­xi­ble, que a mo­do de imán nos atra­pa a su lec­tu­ra. La lla­man Co­me­tie­rra y vi­ve con su her­mano, Wal­ter, en un su­bur­bio del co­n­ur­bano de Bue­nos Ai­res. Arran­ca­mos con la pér­di­da de la ma­dre, un en­torno de vio­len­cia y mal­tra­to que ha he­cho que el pa­dre de am­bos an­de des­apa­re­ci­do. Co­me­tie­rra tie­ne un don. Una ta­ra, una mal­di­ción. Lle­var­se la tie­rra a la bo­ca, mas­ti­car­la, en­gu­llir­la, de­jar que cai­ga en su es­tó­ma­go y a par­tir de ahí ver, en­con­trar, sa­ber. Cuan­do el fe­mi­ni­ci­dio no se in­ves­ti­ga, no se ata­ja, no se denuncia, uno ha de re­cu­rrir a una mé­dium pa­ra sa­ber qué pa­só con su hi­ja, con su ma­dre, con su her­ma­na. Reyes de­di­ca el li­bro a las víc­ti­mas de los fe­mi­ni­ci­dios y sus des­cen­dien­tes, y a Me­li­na Ro­me­ro y Ara­ce­li Ra­mos, dos ado­les­cen­tes ase­si­na­das por hom­bres y cu­yos res­tos re­po­san en un ce­men­te­rio de un ba­rrio hu­mil­de a las afue­ras de Bue­nos Ai­res, cer­ca de la es­cue­la de Pa­blo Po­des­tá, en la pe­ri­fe­ria bo­nae­ren­se, don­de Do­lo­res Reyes tra­ba­ja co­mo ac­ti­vis­ta en ser­vi­cios so­cia­les. El te­rreno de la ca­sa don­de re­si­den Wal­ter y Co­me­tie­rra se lle­na de bo­te­llas en cu­yo in­te­rior hay tie­rra de ce­men­te­rio, de fo­sa co­mún, de des­cam­pa­do, de sim­ple sos­pe­cha. Las de­po­si­tan fa­mi­lia­res que acu­den a ella an­tes que a la po­li­cía o a los jue­ces, o des­pués de acu­dir a es­tos y can­sa­dos de que no les ha­gan ca­so. Co­me­tie­rra es una mu­tan­te, una trá­gi­ca su­per­he­roí­na de ba­rrio que se de­ba­te en­tre ser una cría que en­vi­dia las bo­tas que ve a la puer­ta del dor­mi­to­rio de su her­mano, pro­pie­dad de la no­via de turno, en­tre su as­pi­ra­ción a ser una mu­jer que pro­te­ge y es pro­te­no­ve­la. gi­da de la vio­len­cia mas­cu­li­na y su con­di­ción ex­traor­di­na­ria ca­si a mo­do de cas­ti­go di­vino de Ca­san­dra, de bus­ca­do­ra de la ver­dad. Co­me­tie­rra tie­ne al­go, mu­cho de he­cho, de he­roí­na trá­gi­ca grie­ga, de có­mic de Mar­vel, de Leo­nar­do Oyo­la, de Ga­brie­la Ca­be­zón o Sa­ra Ga­llar­do tan­to co­mo de víc­ti­ma so­cial de can­ción pop-himno que se re­sis­te a de­jar apa­gar su bri­llo, sus ra­bio­sas ga­nas de vi­vir a fa­vor de to­do, sin ir con­tra na­die.

Al ha­llaz­go, a la crea­ción de ese per­so­na­je, Do­lo­res Reyes, al am­pa­ro de men­to­res co­mo Ju­lián Ló­pez o Sel­va Al­ma­da, pu­ro ta­len­to y ries­go tan­to el uno co­mo la otra, sa­be man­te­ner el pul­so a la no­ve­la. Es de­cir, ese per­so­na­je —ha­llaz­go y, al mis­mo tiem­po, pro­ble­ma na­rra­ti­vo— no con­si­gue co­mer­se la tie­rra de la La na­rra­ción mer­ced a una pro­sa poé­ti­ca, sin ser re­sul­to­na o en­si­mis­ma­da, más de bis­tu­rí y en­so­ña­ción que de ocu­rren­cia y so­na­je­ro, se ver­te­bra en una se­rie de es­ce­nas y acon­te­ci­mien­tos que ha­ce que la lec­tu­ra no de­cai­ga, con una tra­ma que sos­tie­ne in­te­rés y per­so­na­je prin­ci­pal, aun­que el fi­nal, en ex­ce­so wes­ter­ni­za­do en mi opi­nión, ha­ga pe­li­grar el fi­nal de la tra­ve­sía.

El len­gua­je, las pin­ce­la­das, el gus­to por la am­bien­ta­ción y los per­so­na­jes, la elec­ción de los de­ta­lles nun­ca da­dos a bro­cha­zos ha­cen de es­ta pri­me­ra no­ve­la una re­ve­la­ción lec­to­ra. Tam­bién el he­cho de que la pa­le­ta de te­mas se am­plíe sin ha­cer­se nun­ca pan­fle­to o en­sa­yo. Es una no­ve­la de in­adap­ta­dos, de gen­te pro­fun­da­men­te da­ña­da, de po­li­cías y de­lin­cuen­tes que no en­cuen­tran ni fun­ción ni lu­gar don­de des­can­sar, des­de don­de em­pe­zar su re­den­ción de no sa­ben muy bien qué. Es tam­bién una no­ve­la de denuncia al fe­mi­ni­ci­dio, a la vio­len­cia ma­chis­ta sin ser nun­ca ma­ni­quea —los per­so­na­jes mas­cu­li­nos son com­ple­jos, di­ver­sos y fun­cio­na­les—, ne­gra por no que­rer ser po­li­cial, gó­ti­ca y fan­tás­ti­ca, aun­que qui­zá es­to úl­ti­mo más pa­ra el lec­tor es­pa­ñol que pa­ra el ar­gen­tino, ya que lo que a no­so­tros nos pue­de pa­re­cer fantástico, pa­ra el lec­tor ar­gen­tino pue­de ser sim­ple­men­te so­cial o que en lo que da­mos por fantástico re­ver­be­re su tris­te­men­te par­ti­cu­lar re­la­ción con el mun­do de los des­apa­re­ci­dos, de los fan­tas­mas, de los no muer­tos, fru­to de la trau­má­ti­ca his­to­ria ar­gen­ti­na a fi­na­les del si­glo pa­sa­do. Es un li­bro de fic­ción y no de tesis, tan en­tre­te­ni­do y bien es­cri­to que for­ta­le­ce la denuncia y el as­pec­to so­cial de la mis­ma, y que in­ci­de en nues­tro ima­gi­na­rio mí­ti­co de­lin­cuen­cial, her­mo­so por vi­tal, irre­duc­ti­ble, un por­ten­to­so Co­ro Mu­tan­te que nos re­cuer­da que los po­bres es­tán ahí, que las ase­si­na­das es­tán ahí, que las de­sigual­da­des tam­bién, y que bas­ta con co­mer tie­rra —o ba­jar a la ca­lle, a de­ter­mi­na­das ca­lles— pa­ra sa­ber, rom­per el si­len­cio, pe­dir jus­ti­cia y se­guir vi­vien­do.

Co­me­tie­rra Do­lo­res Reyes Si­gi­lo, 2019

177 pá­gi­nas. 18 eu­ros

MA­LE­NA Q. (EDI­TO­RIAL SI­GI­LO)

La es­cri­to­ra ar­gen­ti­na Do­lo­res Reyes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.